Nuestro Blog

Millones de personas en el mundo padecen uno de los más grandes males de nuestra época ; La Depresión

La depresión es uno de los problemas psicológicos más comunes en las sociedades desarrolladas y se encuentra, junto con el abuso de sustancias y los trastornos de ansiedad, entre los que se diagnostican con mayor frecuencia:

Se calcula que un 15% de la población sufrirá en algún momento de su vida un episodio depresivo  mayor, un altísimo porcentaje que pone de manifiesto que todos nosotros conocemos o conoceremos a lo largo de nuestra vida a muchas personas afectadas por este trastorno.  No será extraño, por tanto, que alguna de ellas se encuentre en nuestro entorno más cercano: Familiares, amigos o compañeros de trabajo. Conocer mejor la depresión, sus síntomas, su curso y su tratamiento, será por tanto la mejor arma para combatirla.

Es necesario señalar que la depresión es un trastorno común, en el sentido de sumamente frecuente, pero no por frecuente debemos pensar que es un problema leve.

En primer lugar, porque el sufrimiento que causa a los afectados es enorme y está muy por encima de  lo que las palabras son capaces de transmitir: Únicamente quien ha pasado por ello puede comprender esta frase en toda su dramática amplitud.

Y en segundo lugar, porque la depresión es un trastorno psicológico con un tasa de mortalidad muy elevada: Entre el 50% y el 70% de las personas que cometen suicidio tenían un historial previo de depresión. Y se calcula que, aproximadamente, un 19% de las episodios depresivos acaban de esta forma trágica.

Por todos estos motivos: Su altísima frecuencia, su capacidad devastadora para quienes la padecen y  el riesgo real de suicidio al final del túnel, pensamos que es necesario difundir información útil sobre este trastorno, que pueda ayudar a detectarlo y a orientar al gran público en un problema que, estadísticamente, va en aumento.

Éste será el primero de una serie de artículos sobre distintos aspectos de la depresión, escritos fundamentalmente con una intención divulgativa y conscientizadora ; pero también con un afán motivador:

La depresión es la enfermedad de la tristeza. En su interior cabalgan un abanico de sentimientos que van desde la melancolía al desencanto pasando por la falta de ganas por vivir, pérdida de confianza en sí mismo y un sentido de inutilidad.  Hablar de la depresión es adentrarse en un túnel oscuro, en el que parece que nunca se va a encontrar la salida.

La depresión es un síndrome caracterizado por una tristeza profunda y la inhibición de casi todas las funciones psíquicas, que dan lugar a síntomas físicos, psicológicos, de conducta, intelectuales, asertivos y sociales.

La depresión es una enfermedad del espíritu.

En la jerga técnica de la Psicología, el término “co-dependiente” se utiliza para definir el comportamiento de aquellos que están fuertemente ligados a una persona (puede ser la pareja, un hijo o un amigo), hasta tal punto que desarrollan una relación patológica. Obviamente, ser una persona co-dependiente genera sufrimiento.

La primera Conferencia Nacional sobre la co-dependencia se llevó a cabo en los Estados Unidos en el año 1989 y desde entonces este término ha asumido diferentes significados. Algunos expertos lo definieron como “un conjunto de comportamientos típicos que son característicos de los miembros de una pareja/familia de personas con adicciones, trastornos compulsivos o de la personalidad y otros trastornos psiquiátricos”.

Sin embargo, lo cierto es que la co-dependencia no siempre está vinculada a los trastornos psiquiátricos. Por eso  es mejor definir este problema como “un modelo de dependencia dolorosa acompañado por conductas compulsivas y la necesidad de aprobación de los demás con el fin de encontrar la seguridad, la autoestima y la identidad “.

Desde esta perspectiva, se puede apreciar que la persona co-dependiente tiene profundos problemas para encontrar la satisfacción personal por sí sola. Depende de los demás porque ve en ellos la fuente que calma su sed, encuentra en los demás las respuestas a sus necesidades emocionales.

¿Quiénes son las personas co-dependientes?

A menudo la co-dependencia se combina con un trastorno límite de la personalidad, la drogadicción, el alcoholismo, la adicción al sexo o los juegos de azar y otros trastornos psicológicos que  hacen que la persona se “deshaga” de su yo para dedicarse por completo a otra.

Sin embargo, en un gran número de casos, sobre todo cuando la co-dependencia se manifiesta en la relación de pareja, no se llega a diagnosticar. La falta de diagnóstico empeora la condición de la persona co-dependiente ya que experimenta un malestar constante que no es comprendido por quienes le rodean.

¿Qué sucede en la vida de un co-dependiente?

Cuando la persona es co-dependiente pierde gran parte de su identidad y se centra por completo en el otro. Esto hace que sus pensamientos, recursos económicos, su tiempo y su vida social se limiten a la relación con la otra persona. Al final, invierte tanta energía y tiempo que prácticamente no deja espacio para sí mismo.

Si este estado persiste a lo largo del tiempo, puede provocar una alternancia de sentimientos ambivalentes hacia el supuesto “verdugo”, sentimientos que van desde la ira por la falta de gratitud hasta la culpa que normalmente subsigue a la ira, creando así un círculo vicioso del que resulta muy difícil escapar.

Esta condición emocional de “esclavitud” puede llegar a estados patológicos que se manifiestan a través de síntomas como la ansiedad, la depresión, la somatización o las alteraciones en la alimentación y el sueño. En los casos más severos incluso pueden aparecer pensamientos suicidas e ideación paranoide.

¿Cualquiera puede convertirse en co-dependiente?

Sí. Aunque algunos tipos de personalidad son más propensos a desarrollar este tipo de simbiosis.

De hecho, ciertas personas parecen tener una tendencia natural a involucrarse continuamente en relaciones en las cuales son sometidos. Aunque no lo hacen de manera consciente, lo cierto es que estas personas suelen elegir a parejas propensas a adoptar el papel del “verdugo”. Esto se puede deber a que tenían modelos de relación que seguían este patrón (como el de sus padres), o porque pueden sentirse bien eliminándose a sí mismos, quizás  para evitar hacerle frente a sus dificultades personales.

¿Qué hacer?

Salir de una relación de co-dependencia es muy complicado. El primer paso radica en reconocer la condición emocional de “esclavitud”. Luego, lo ideal es que la persona reciba ayuda especializada.

En la novela “Fight Club” Chuck Palahniuk afirmaba a través de su personaje principal: “Esta es tu vida y se acaba a cada minuto”. Se trata de una verdad tan grande como el monte Everest pero lo cierto es que nos negamos a aceptarla. Nos negamos a tomar conciencia de que morimos con cada día que pasa.

Dicho de esta manera puede sonar bastante dramático o incluso deprimente pero en realidad es todo lo contrario. Ser conscientes de que morimos cada día nos debe infundir nuevas fuerzas para disfrutar más de la vida y para apropiarnos de nuestro tiempo que, al fin y al cabo, es la posesión más valiosa que tenemos.

Una carta del pasado que nos enseña el valor del presente

Durante los tres últimos años de su vida el filósofo romano Séneca escribió las célebres Cartas a Lucilio, un total de 124 misivas en las que abordaba diferentes cuestiones relacionadas con la vida, en una de ellas aborda de manera exquisita la importancia del tiempo:

“Reivindícate a ti mismo y también al tiempo del que hasta ahora fuiste despojado, desposeído o que te fuera escamoteado: reconquístalo y presérvalo. El tiempo nos es a veces arrebatado con violencia, otras usurpado, a veces simplemente se desvanece. Ignominiosa es sin embargo tal dilución cuando acontece por pura negligencia.

Contacto

Ayuda 100% confidencial, profesional y con calidez humana.
Lic. Miguel Ángel Pla
Correo: direccion@miguelpla.com
Teléfonos:
Consultorio (81) 8143-0123
Celular 811-165-9270
Esquina Ave Sertoma y Ave la Clínica Hospital San Lucas
Segundo Piso Consultorio 202
Entrada por Ave Sertoma, frente al estacionamiento del Hospital San José

Para su mayor comodidad tenemos dos opciónes de consulta:
Consulta Presencial y Consulta Telefónica

Nombre
Correo
Teléfono
Mensaje

Su mensaje fue enviado exitosamente.
Error! Por favor revise los campos.
MIGUEL PLA PSICOTERAPUETA © DERECHOS RESERVADOS 2014