Nuestro Blog

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach Ejecutivo

Teléfono: (81) 83 78 47 10

 

El problema no está en en la provisión. El problema es que usted no tiene la capacidad de recibir. Si usted cambia ese pequeño recipiente y consigue algo más grande, entonces yo podré darle más.

 

Tiene usted que extender su visión y hacer espacio para las cosas nuevas que quiere hacer. Su actitud debería ser “Puede que la economía vaya mal, pero sé que algún día estaré en el trono”

 

Cuando usted cambie su modo de pensar, extenderá la capacidad de recibir. Algunas personas van por ahí con una taza pequeña, por así decirlo. No esperan mucho; quizá se deba a que han batallado durante muchos años.

 

Otros puede que tengan un cubo en lugar de una taza les ha ido bien; están sobreviviendo, pero no planean avanzar más. Y aún otros han cambiado el cubo. Han extendido su fe y tienen un barril. Creen que llegarán más alto.

 

Le pido de la manera más atenta que aumente su capacidad de recibir. Extienda su fe y sueñe en grande. Vaya por encima de las barreras que le han retenido.

 

Pero muchas veces cuando usted esté planeando ciertas estrategias positivas, su mente intentará convencerle de lo contrario, aparecerá con razones por las que no va a suceder.

 

Todo comienza con su capacidad para recibir. No puede ir usted con pensamientos de mediocridad y esperar sobresalir. No puede tener pensamientos de carencia y esperar tener abundancia. Ambas cosas no van juntas.

 

Asegúrese de no defraudarse a usted mismo, no limite su visión. Puede que no vea cómo podría suceder y eso está bien, pues no es tarea de usted… su única tarea es creer.

 

Mi mejor consejo es: Tenga una mejor visión mayor para su vida. No permita que una mentalidad limitada la retenga.

 

Acuérdese: Si usted elimina los limites y hace espacio para que haga algo nuevo, rebasará los limites del pasado y entrará en la abundancia que la vida le tiene preparada.

 

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach Ejecutivo

Teléfono: (81) 83 78 47 10

 

Todos afrontamos desafíos, pero lo importante no es el tamaño del problema, es nuestra percepción de ese problema; es lo grande o lo pequeño que hagamos en nuestra mente.

 

¿Podría ser que su perspectiva le esté manteniendo fuera de su tierra prometida? Si usted ve sus desafíos como imposibles y dice para sí: “Nunca saldré de la relación, nunca venceré la enfermedad” entonces su perspectiva errónea puede evitar que llegue la mejoría a su vida.

 

Aquello en lo que se enfoca, lo agranda. Cuando usted agranda algo, no cambia el tamaño del objeto; solamente cambia su percepción de el. “Si voy a engrandecer algo, engrandeceré la fuente de mi fuerza”

 

No tengas temor, quienes están a tu favor son mayores que quienes están contra ti. Manten tus hombros erguidos y tu cabeza alta. No eres débil, derrotado o sin poder; eres ungido, equipado y capaz. No te atrevas a acobardarte y pensar “Es demasiado grande, nunca romperé esa relación”.

 

Obtenga una nueva perspectiva, usted está lleno de poder capacitador. La mayor fuerza en el universo sopla en dirección a usted. No hay ningún desafío demasiado difícil para usted, ningún enemigo es demasiado grande.

 

Si se enfrenta a un desafío gigante, no se desaliente; eso significa que la vida le tiene algo sorprendente delante de usted. Tendrá un nuevo nivel de su destino.

 

Puede que esté pasando por momentos difíciles, pero la perspectiva correcta que debe tener es: “No voy a quedarme aquí; voy a salir” No estoy enterrado, estoy plantado, puede que esté abajo pero saldré mas fuerte, mejor aumentado, ascendido y a un nuevo nivel.

 

Cuando usted afronte adversidad, no se deprima y tome como actitud lo siguiente: “Sé que esta oposición es una señal de que el aumento llegará a mi camino. Parece un revés, pero sé que en realidad es un avance. No será una piedra de tropiezo para derribarme, lo utilizaré como escalón para llevarme más alto.

 

Se la pongo así:

Imagínese que usted tiene un telescopio y lo ha usado durante mucho tiempo de manera errónea, ha estado mirando por el extremo incorrecto, miraba por la lente más grande… Por mucho tiempo lo estuvo haciendo al revés pero dele la vuelta y hará que todo se vea más grande, para eso es.

 

Puede que usted necesite darle la vuelta al telescopio. Ha agrandado ese problema o a esa persona que no lo merece por el tiempo suficiente, ha pensado sobre lo imposible que es y que nunca va a funcionar. Pero si usted decide darle la vuelta, lo verá desde la perspectiva correcta, y se dará cuenta que ahora podrá ver las cosas con mayor claridad y de manera positiva.

 

Esa depresión por falta de amor, por problemas de familia por tantos años no será transmitida a su siguiente generación.. Está bajo sus pies, usted la detiene. Esa lucha constante no es permanente, y no evitará que sea usted bendecido. ¡Ya no más!  Es solo cuestión de tiempo que usted llegue a un nuevo nivel.

No se guíe por lo que ve o lo que le dicen, guíese por lo que sabe; recuerde que andamos por fe y no por vista.

Tome nota del ultimo punto:

Usted no está de pie para mirar a los ojos al enemigo. Ese enemigo no está a su nivel. Puede que sea un bocazas; puede parecer mayor y más duro, como si usted nunca pudiera derrotarlo. Pero lo cierto es que no es rival alguno para usted.La dirección de la batalla está comenzando a cambiar. No será usted vencido sino el vencedor. No será la víctima, es usted el vencedor. ¡No solo se saldrán personas de su vida, también hará que las cosas salgan mejor que antes.

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach Ejecutivo

Teléfono: (81) 83 78 47 10

¿Cómo adquirimos el hábito de cuidar de nosotros mismos y de saber realmente escucharnos?

Desde luego, no será repitiéndonos que se trata de algo que tenemos que hacer. ¿Cuántos otros deberes se convierten en tareas ingratas para las que, por algún motivo, nunca encontramos el tiempo necesario? Si tiene que obligarse a sí mismo para hacer algo es que no tiene el corazón puesto en ello. Su mente ha tomado una decisión que usted intenta oponerse.

Piense por un momento en algo que le parezca muy fácil de llevar a cabo de manera habitual.

Algo con lo que disfruta mucho porque tiene el corazón puesto en ello.

Queremos que la sintonización se parezca a esto, es decir, es necesario que tanto la cabeza como el corazón estén en ello.

¿Se trata sencillamente de identificar circunstancias que lo conviertan en algo natural y fácil, y luego arreglárselas para situarse a sí mismo en esas circunstancias, o de darse cuenta de cuándo ya está situado.

Cuando usted se proponga crear la habilidad de sintonizar consigo mismo, aproveche cualquier cosa que lo convierta en algo fácil y natural. Cuando conduzca por un camino que le sea familiar y se ponga a divagar mentalmente, observe lo fácil que ha sido saltar de una idea a otra, o soñar o reflexionar.

En momentos como ésos ya se encuentra sintonizado consigo mismo. Tómese el tiempo para constatar qué onda es. Ésta es una manera natural e inmediata de aprender y estimular el coaching interior, a saber, prestar atención a la información que se proporciona a sí mismo y cómo se la proporciona, para luego preguntarse qué le está señalando y cómo podría beneficiarse de ello.

Por lo tanto, hay dos maneras de conectar con uno mismo:

  • Puede hacerse deliberadamente, cuando se desea o cuando se necesita y permanecer alerta y sintonizado
  • Servirse de los momentos “accidentales” o que ocurren de modo espontáneo.

 

Enfócate en la conexión hacia tu persona, se producirá aquella magia y resultará algo totalmente fácil y natural.

 

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach Ejecutivo

Teléfono: (81) 83 78 47 10

El coaching interior comienza cuando experimentamos un estado de conciencia plena o de alerta interior.

Uno de los beneficios específicos que esto procura es conectar más plenamente con su información mente-cuerpo.

Para esto,  puede aprender un proceso sencillo de tres etapas que denominamos sintonizar.

  1. Permítase acceder a la propia experiencia:

Para conseguirlo, debe dejar de lado las conductas aprendidas que “ignoran” el malestar o la enfermedad. Tiene que fomentar poco a poco su habilidad para observar y discriminar entre diferentes tipos de información sensorial, así como importantes portadores de información del mundo interior y exterior.

  1. Aprender a reconocer el propio sistema de señales:

¿Suele tener una sensación de malestar, o dolores de cabeza, cuando las cosas no van del todo bien? ¿Se siente vivo y lleno de energía cuando se le presenta algo positivo, o quizás experimente una sensación de paz? Aprenda a prestar atención ya  entender estos mensajes y el significado que tienen para usted. Si actúa según una sensación de este tipo, ¿Siente que la sensación de ansiedad aumenta o disminuye?

  1. Aprender a observar diferencias más pequeñas y sutiles:

Cuando se percate de las diferencias y los cambios, aprenderá a sintonizar los mensajes. Le proporcionará la información necesaria para orientarse en su búsqueda.

 

Sí… al principio, aprender a sintonizar exige tiempo, pero a medida que se convierte en un hábito la información con la que puede contar es más fácil de obtener y es todavía más amplia.
Comience el día de hoy a ir detectando estos 3 puntos mencionados y a medida que vaya reconociendo las respuestas que existen en su interior irá sintonizando su interior.

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta- Coach Ejecutivo

Teléfono: (81) 83 78 47 10

Las investigaciones en psicología y fisiología comenzaron a demostrar que carecían de fundamento las diferencias comúnmente aceptadas entre mente y cuerpo. Hay demasiadas conexiones, superposiciones, demasiada integración entre lo que se solía concebir como entidades distintas o como sistemas especializados de funcionamiento.

Cuando nos permitimos entregarnos a un estado de reflexión y receptividad podemos explotar una gama más amplia de nuestros modos de conocer y ser.

Ser receptivos de esta manera nos conducirá a un estado de profunda curiosidad y exploración. El coaching interior no nos proporciona necesariamente respuestas inmediatas. A veces sí lo hará solo porque lo único que teníamos que hacer era volver a nosotros mismos para saber qué era en realidad lo que más nos convenía.

El coaching interior le ayudará a desarrollar una mayor sensibilidad ante su propia sabiduría y aprenderá a reconocer las señales interiores de confirmación que le dicen que las respuestas que obtiene son correctas.

La dicotomía trabajo/juego es una más de aquellos pares de opuestos, siempre a nuestro alcance pero falsos, que nos limitan más de lo que creemos.

Describir y compartir cómo funciona el proceso natural que llamamos coaching interior, y cómo usted puede utilizarlo para enriquecer su vida en un sentido muy profundo y de gran alcance.

  • Una fuente de orientación desde el interior:

Es un proceso de colaboración que se abstiene de formular juicios, y que permite que sus habilidades y recursos trabajen juntos, teniendo su bienestar como fin último.

  • Es un proceso reflexivo

Siempre actuará a favor de usted y con usted. Le devolverá un reflejo de sí mismo que será a la vez esclarecedor y riguroso.

  • Le ayuda a encontrar las respuestas adecuadas:

Le ayudará a sondear las zonas más relevantes y a formular las preguntas más productivas, puesto que el coaching se realiza fundamentalmente y con mayor intensidad a través de preguntas que lo estimularán a seguir explorando.

  • Le permite identificar sus objetivos:

Le ayuda a descubrir lo que realmente quiere, por oposición a aquello que cree que quiere o debería querer. También lo conectará con los recursos mente-cuerpo que tendrá que estimular.

  • Es una relación interna permanente:

Tendrá que convertirla en una práctica constante, sistemática y permanente. La relación que mantiene consigo mismo como un todo requiere atención y en ocasiones paciencia y tolerancia.

¿Ya iniciaste la conexión de tu mente y de tu cuerpo? Recuerda que en cualquiera que sea el caso te impulsará a avanzar.

 

 

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach Ejecutivo

Teléfono: (81) 83 78 47 10

 

El buen amor es un problema de calidad total, es cualitativo más que cuantitativo…

El “cómo” tiene que ver con los valores (reciprocidad, solidaridad y autonomía) y con el amor digno y el amor justo. Cuando ponderamos la cantidad por encima de la calidad afectiva distorsionamos la verdadera esencia del amor.

Si fuera así, deberíamos valorar los excesos de las personas celosas, apegadas, obsesivas o codependientes, simplemente porque te “aman demasiado”

Amar mucho no significa que amemos bien… el tema de este blog quiere decir que no necesitas la taquicardia y la alteración hormonal desmedida para disfrutar el amor. La manía no siempre conduce a la felicidad.

La propuesta no es mantener el amor encapsulado, sino enseñarle a volar.

Si te sientes correspondido/a en el amor, si tu auto realización persona no se ve afectada y tus principios son respetados , hay que poner el pie en el acelerador.

Hay que vivir el amor intensa y vitalmente, si ya pasaste el filtro del auto-respeto. ¿Amor pensado y racional? Sin duda, si quieres sobrevivir. La cultura del amor romántico aconseja entregarse sin pensar tanto, porque de no ser así perderíamos la magia del amor, su irracionalidad.

La irracionalidad es una de las principales causas de la patología afectiva.

Para cerrar me gustaría compartirte una reflexión para que la tengas siempre presente:

 

Enamoramiento es una cosa, amor es otra. Amar es hacer el amor con la mejor o el mejor amigo, y con ternura, pasión, amistad y dulzura sin violencia. Si le das cierto orden al amor, si lo vinculas con tu autoestima, con el “ser para sí” además del “ser para el otro”, habrás definido un sendero seguro por el cual transitar. Cuando la compañía es confiable, hay que acelerar, si el enredo no pinta bien, hay que frenar en seco.

 

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach Ejecutivo

Teléfono: (81) 83 78 47 10

Lo que equivale a decir: hagas lo que hagas, te amaré igual. Sin condiciones, en las buenas y en las malas, bajo cualquier circunstancia, en la infidelidad, en los golpes, en la explotación, en el desamor, en la burla y en la indiferencia. No importa que hagas… yo siempre estaré allí.

¿A quién se le ocurrió semejante disparate?

¿Es que en el amor de pareja no intervienen los derechos humanos?

Amor reverencial, imposible de cuestionar: ¿Quién puede vivir con semejante compromiso? Juremos menos y construyamos más.

Aceptar todo de antemano implica negar la propia consienta y perder de vista los límites que no debemos traspasar. El amor de pareja debe estar condicionado a los mínimos éticos, como cualquier otra relación interpersonal, porque de no ser así, le otorgaríamos al amor la propiedad de transgredir las leyes humanas y universales.

No ser incondicional o ser condicional no significa hacer una apología del egoísmo y la indiferencia sino definir límites.

La frase mágica que debemos de decir cuando vivimos en un amor así es: “Te amo, pero no puedo vivir contigo”

El amor no garantiza una buena convivencia, esa se construye.

La idea de que el amor debe ser absoluto e ilimitado es irracional, porque un pacto de incondicionalidad rompe las leyes de las probabilidades y el azar, ya que pretende establecer una certeza imposible.

¡Mucho ojo! La convivencia con la persona que amas requiere unas variables distintas y a veces en sentido contrario al amor universal, porque el ego está mucho más involucrado y el deseo también.

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach Ejecutivo

Teléfono: (81) 83 78 47 10

La cultura de “vivir para el otro” es un atentado a la salud mental.

Hay que inclinar el péndulo hacia el “sí mismo” y llevarlo del “tú exclusivo” a un “nosotros” más democrático. Te amo y me quiero. Todo a la vez, porque no es incompatible.

Hay que alimentar un yo digno que permita equilibrar el intercambio afectivo y crear un amor de ida y vuelta.

La autonomía hay que completarla con ciertos deberes racionales y necesarios, pero ella misma no es negociable. Podemos modularla, hacerla más empática y considerada, pero no reprimirla porque hacerlo sería anular la esencia misma del ser humano.

La propuesta que te incluyas en la relación afectiva salvando el amor propio. Insisto: no significa que no te importe tu pareja, sino que tú también importas. El péndulo va y viene, a veces tú, a veces yo, pero el balance debe incluirnos a ambos.

Puedes ser solidario y aun así no descuidar tu plan de vida… Si el amor de pareja no es auto afirmativo, si no promueve la búsqueda y la defensa de lo que es más beneficioso para cada uno, es destructivo. Un amor inteligente busca lo que es provechoso para ambos, pero “ambos” significa dos individualidades.

La ayuda y el cuidado al otro no significan que debamos renunciar a nuestra autoestima. Esta asistencia de ayuda necesaria en casos especiales puede llevarse a cabo con todo el amor del mundo sin renunciar radicalmente a uno mismo.

Existen los tipos de afirmaciones como: “Soy tuya/o” esto declara abiertamente la muerte de lo personal. En el nuevo paradigma afectivo no se elimina el yo; no desaparece, sino que se abre amorosamente hasta incluir a los demás.

Entonces… El amor saludable no es un voluntariado. Tú y yo somos una continuidad democrática que excluye la esclavitud y la servidumbre.

Miguel Ángel Pla – Psicoterapeuta – Coach Ejecutivo

Teléfono: (81) 83 78 47 10

La mayoría de la gente piensa que el tema de los derechos humanos es algo que concierne a los políticos y no se percatan de que su importancia se revela en todos los aspectos de la vida interpersonal.

Creemos que el amor por su glorificación está por encima de la humanidad, es algo tan limpio y puro que no puede contaminarse con lo mundano. Nada más falso.

En las relaciones afectivas, llámese amistad, pareja, familia en general, los derechos humanos son violados sistemáticamente. ¿Quién no se ha visto enredado alguna vez con alguien que intenta engañarlo para imponer sus intereses personales?

Si, los monstruos afectivos existen, así como existen los grandes amores.

Debemos de reconocer que, bajo los efectos de un fuerte amor pasional, podemos hacer cualquier estupidez y aceptar cualquier cosa. La capacidad de enamoramiento nos hace vulnerables y debilita nuestra autonomía; esto es debilidad placentera pero peligrosa.

Muchos de los abusos no solamente se enmarcan en las agresiones físicas sino en las psicológicas como el chantaje emocional, amenazas, sarcasmo y estas también son importantes de descubrir.

La intromisión indebida en la mente de un individuo es quizás la peor forma de violencia, porque la víctima no siempre se da cuenta de lo que está ocurriendo y puede acostumbrarse a los ataques.

Muchas veces esto existe en las personalidades débiles y sufren una resignación a la tortura psicológica que a veces sorprende…

Seguro te preguntas: ¿Entonces? ¿Cómo sigo en una relación si me ignoran, no me dirigen la palabra, no me escuchan o me pasan por encima como si fuera un objeto?

¿Qué se necesita para soportar la ausencia voluntaria del otro y luego sentir como si nada hubiera pasado?

Solamente tú puedes decir si quieres y mereces permanecer en el lugar en donde estas.

Miguel Ángel Pla – Psicoterapeuta – Coach Ejecutivo

Citas al: (81) 83784710

Un amor sin valores que lo guíen es un amor a la deriva, desorientado. Debemos de analizar con la cabeza fría si la relación afectiva en la que estamos vale la pena o no.

Los siguientes valores guía te servirán para ubicar el amor en un sitio mejor y más gratificante. La ausencia de cualquiera de ellos hace insostenible cualquier relación, por más buena voluntad que tengan los implicados. Estos principios representan valores centrales, exigencias fundamentales, dentro de las cuales debe moverse el amor de pareja para construir una relación estable y satisfactoria. Por eso, ninguno de ellos es negociable, o al menos no debería serlo para alguien que se ama a sí mismo.

  • Primer valor: De la fusión/comunión al amor solidario

“Mi media naranja” querer ser uno, donde hay dos, ¿Habrá mayor obstinación? Es apenas obvio que en semejante amalgama de personalidades no haya nada que dividir, ni partición de bienes ni de cuerpos. No habrá “yoes”, no habrá individualidades.

Estar unidos afectivamente implica tener un lazo, un vínculo que por más estrecho que sea, mantiene la diferencia. Si eres “una unidad” con tu pareja, te perdiste. Debes buscarte a ti mismo en el revoltijo afectivo y pasar del “ser de” al “estar con”. Es cuestión de dignidad y respiro.

Pertenecer a la pareja es volverse totalmente semejante a ella y renunciar a la propia singularidad. Si estás enamorado/a no perteneces a tu pareja solamente participas en una relación.

La relación comunitaria se basa en lo que tenemos en común y no en una concordancia absoluta. El amor de dos es un intercambio de información, emoción, ternura. En el canibalismo afectivo ya no tendrás nada que compartir porque todo está dicho. Por eso, el amor/fusión, tarde o temprano, termina deslizándose peligrosamente hacia el más pesado aburrimiento.

Te propongo adoptar el valor de la solidaridad en lugar de la absorción emocional. La solidaridad implica actuar a favor de alguien cuyos intereses se comparten, es decir, al defender los suyos, defiendes también a los tuyos.

  • Segundo valor: De la generosidad al amor recíproco.

Les guste o no a los dadores compulsivos debe existir un intercambio básico para que el amor de pareja pueda funcionar.

El amor recíproco va más allá del puro “dar”, que caracteriza a la generosidad, y propone una relación basada en el “dar” y “recibir”. La generosidad es moralmente superior pero la reciprocidad es el motor de la vida en pareja.

No es posible aceptar una relación desigual, si queremos mantener un amor constructivo y saludable.

  • Tercer valor: De la obligación al amor voluntario.

La relación amorosa no puede ser una exigencia. No se trata de estar con quien se debe estar, sino de estar con quien se quiere estar.

Así como el sentimiento amoroso no se obliga, tampoco puede imponerse a una persona vivir con alguien si no desea hacerlo o no le conviene.

Es mejor un amor sin la carga de los “debería” sin deudas adquiridas. “Quiero estar contigo porque me nace, con la menor cantidad posible de preceptos y disposiciones”.

El amor sano no es una tabla de mandamientos sino un proceso vital de descubrimiento y crecimiento personal. Amas a una persona cuando respetas su capacidad de crearse a sí misma.

¿Entonces? En un amor inteligente y maduro, básicamente ético, la responsabilidad asumida libremente pesa más que el deber tajante, el querer amar, más que el deber amar.


Contacto

Ayuda 100% confidencial, profesional y con calidez humana.
Lic. Miguel Ángel Pla
Correo: direccion@miguelpla.com
Teléfonos:
Consultorio (81) 8143-0123
Celular 811-165-9270
Esquina Ave Sertoma y Ave la Clínica Hospital San Lucas
Segundo Piso Consultorio 202
Entrada por Ave Sertoma, frente al estacionamiento del Hospital San José

Para su mayor comodidad tenemos dos opciónes de consulta:
Consulta Presencial y Consulta Telefónica

Nombre
Correo
Teléfono
Mensaje

Su mensaje fue enviado exitosamente.
Error! Por favor revise los campos.
MIGUEL PLA PSICOTERAPUETA © DERECHOS RESERVADOS 2014