Nuestro Blog

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach Ejecutivo

Citas al: (81) 83784710

Si usted cree, puede ser exitoso. Si usted cree, puede vencer los errores del pasado. Si usted cree, puede vencer los errores del pasado. Si usted cree, puede cumplir el destino que la vida le tiene preparado. Hay un poder increíble en lo que creemos.

Lo que cree puede anular cualquier ley natural. Lo que usted cree es mayor que lo que hay en su cuenta bancaria.

Siempre podemos encontrar excusas; pero en lugar de convencerse usted mismo de otra cosa, tan sólo responda con dos sencillas palabras: “Yo creo”.

Le pongo un ejemplo fácil… Si usted cree será usted quién prestará y no pedirá prestado, será cabeza y nunca cola.

Usted puede que esté afrontando situaciones que parecen imposibles. En lo natural, no puede ver cómo podría llegar alguna vez estar sano, cómo podría vencer la adicción, o cómo su familia podría ser restaurada. Si solamente crees, la vida se empeñará en cambiar la situación. Si solamente crees, victorias se dirigen a tu camino.

Usted necesita creer que puede vencer el obstáculo. Si ha sido negativo por mucho tiempo, debería entrenar de nuevo a su mente para que pase del “no puedo” al “sí puedo”. Del “no sucederá” al “sucederá”.

Ahora bien, no sea intimidado por el tamaño del problema o por el tamaño de su sueño. Cuanto mayor es el problema, mayor es su destino. Sea creyente y no alguien que duda.

Puede que haya soportado heridas y desengaños, y puede que la gente le haya ofendido, pero no tiene que vivir derrotado, deprimido y con autocompasión.

La respuesta ya está en camino, y es sólo cuestión de tiempo antes de que aparezca. A usted le irá bien, decrételo.

Puede que tenga muchas deudas, pero está bien, no se preocupe; esto es cuestión de tiempo en el que las condiciones en mi vida igualen a las condiciones en pensamiento.

Comience a creer una vez más. Crea que puede vivir libre del dolor. Crea que puede mudarse a esa casa más bonita.

Necesita usted prepararse porque las promesas de la ida están a punto de cumplirse. Sea un creyente, quite los límites y mantenga avivada su fe.

¡Yo creo y declaro que usted va a ver la grandeza cuando empiece a creer!

 

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach Ejecutivo

www.psicoterapiamp.com

Citas al: (81) 83784710

 

Aunque al nivel del alma el drama arquetípico tanto de los hombres como de las mujeres es el mismo, es decir, ambos anhelan reunirse con su YO SUPERIOR y su llama gemela, son múltiples diferencias entre ambos.

En primer lugar, mientras estemos en cuerpos físicos, hay ciertas diferencias que siempre vamos a tener. Los hombres tienden a tener cuerpos físicos con mayor musculatura. Los cuerpos de las mujeres están concebidos para tener niños.

En realidad, uno de los desafíos de nuestros días es el hecho de que están combinando los papeles de hombre y mujer cuando en el pasado estaban divididos por esposo/esposa.

A la hora de liderar, los hombres tienden a usar la mente y el cuerpo, y las mujeres dan preferencia a las emociones y la intuición.

Esto no quiere decir que los hombres no tengan sentimientos ni que las mujeres nos sean capaces de realizar ciertos problemas pero la forma en la que fuimos criados también desempeña un importante papel en cómo nos vemos a nosotros mismos y en cómo nos relacionamos a los demás.

Si un niño y una niña se caen del mismo lugar y ambos tienen una cortada ¿A quién le dan las atenciones? A la niña, le brindan todo el apoyo mientras que al niño le dicen que se pare y no llore por algo así.

¿Por qué pasa esto? Por motivos culturales, educamos a los niños pequeños para que sean fuertes y valientes y no lleven sensibilidad en su vida mientras que las niñas se espera que sean emotivas.

El resultado final hemos educado niños para que oculten sus sentimientos y a las niñas para que expresen su sentir.

Este tipo de incidentes a edad temprana producen cierta predisposición subconsciente a reaccionar según fuimos educados. Todavía seguimos ceñidos a los papeles tradicionales.

Muchas veces, los hombres ignoran tanto sus sentimientos que pueden llegar a no ser conscientes de ellos pero por otro lado, el hombre ha aprendido a valorar los logros intelectuales y físicos y cuando no logra algo así sus sentimientos son vulnerables pero les es difícil demostrarlos.

El sentido de identidad de la mujer queda indefinido por sus sentimientos y relaciones mientras que el del hombre queda definido por su capacidad de lograr resultados.

¿Cómo influye todo esto en las relaciones?

La mujer quiere compartir sus sentimientos; el hombre quiere aparecer con el siguiente paso estratégico. Están funcionando en dos niveles diferentes, dos niveles que no se prestan a una fácil interacción.

Le sugiero que pida entonces a su YO SUPERIOR que le ayude a entenderse con su pareja y a sanar sus emociones para de esa manera aprender a comunicarse en los momentos difíciles.

Involucrarse en este proceso no quiere decir que nos abandonemos a nosotros mismos. En realidad, es todo lo contrario. En lugar de estar en una relación en la que uno domina al otro, participamos en un diálogo abierto y en un intercambio de apoyo y cooperación.

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach ejecutivo

Haz una cita: 83-78-47-10

Cuando nuestra atención se enfoca en dar y unirse con los demás, el temor desaparece y aceptamos la curación de nosotros mismos.

Aunque hacemos intentos por ser pacientes y amables, después retiramos nuestro amor cuando los esfuerzos no nos son reconocidos como quisiéramos. El verdadero dar no requiere un sacrificio, pero un enfoque conflictivo de dar debe verse honestamente si queremos saber lo que es la felicidad constante.

Todos nos enfrascamos en nuestros problemas, sin importar si son físicos, emocionales o financieros y de repente nos llaman para ayudar a alguien en una situación crítica. Hasta que pasa la crisis nos damos cuenta de que nuestros problemas habían desaparecido de nuestra conciencia durante el tiempo en el que nos concentramos en ayudar a los demás.

La verdadera curación no es una manipulación del interior. Es un cambio de percepción, no un cambio de circunstancias aunque puede estar acompañada de ellas.

Cuando nos concentramos en dar también recibimos, porque las ansiedades personales comienzan a disiparse de nuestros pensamientos. Cuando reconocemos que dar es lo mejor, nos beneficiamos por completo, pues obtenemos tranquilidad interna.

La mente simplemente no puede centrarse en nuestra desdicha cuando es inundada por el deseo de curar y dar felicidad, incluso si no desaparece lo que causa daño.

La práctica del amor es idéntica a la práctica de la paz, sería destructivo convertir el control de la mente en una batalla más. La tierra fértil de la que sale el amor espontáneamente es la auto liberación del conflicto. Es mucho mejor estar en paz que aumentar la tensión de los procesos mentales en nombre del amor. Una buena regla para la conducta mental es: piensa en lo que te haga realmente feliz.

Es importante recordar que el propósito de bendecirnos en silencio no es tratar de cambiar alguna enfermedad física, sino recordarnos que el amor es el vínculo de conexión entre todos nosotros. La transmisión de amor de nosotros a otra persona tiene un efecto invisible y realmente profundo.

¿Entonces? ¿Estamos claros? El regalo que damos a los demás se mantiene en el contenido silencioso de nuestra mente y no sólo en nuestras palabras o hechos. Da sin esperar algo a cambio, lo demás vendrá por añadidura.

Miguel Ángel Pla – Psicoterapeuta

Haz una cita al teléfono: 83-78-47-10

Para conocer la paz debemos reconocer lo que hay dentro de nosotros que ya está en paz. La paz se encuentra en la mente. El cuerpo no puede decirnos lo que debemos sentir porque la fuente de nuestra experiencia es la mente, sin importar cómo elegimos utilizarla.

No somos víctimas del cuerpo y la mente realmente no puede ser amenazada. Por esto siempre hay un camino hacia la libertad.

La salud es paz interna. La curación es olvidarse del temor. Tener como objetivo cambiar el cuerpo es no reconocer que nuestro único objetivo es la paz mental.

Sin importar el estado de nuestro cuerpo sabemos que el estado natural de la mente es la paz y el amor. Cualquier persona que lo quiera puede tener paz interna.

Para tener descanso interno, contención y una experiencia creciente de libertad y liberación, es necesario cuestionar nuestro viejo sentido de identidad.

Actualmente hay muchos sistemas de pensamientos que reconocen que el cuerpo no es un límite de la mente, que hay una realidad que espera ser reconocida más allá de lo que ven los ojos y escuchan los oídos físicos y que una sola fuente une todas las mentes en un estado que podemos experimentar aquí y ahora.

Para experimentar la paz, cada uno de nosotros debe elegir entre ver su identidad severamente limitada y pequeña o infinita y llena de amor. No tenemos que establecer límites a la salud y la felicidad porque los doctores, padres, amigos, y medios o la sociedad, digan que siempre habrá cosas que no podemos cambiar.

La seguridad se encuentra en el “podemos”. Siempre elegimos entre lo que afirma la vida y lo que la niega. Nuestros pensamientos nos apoyan y nos llevan hacia arriba, o comienzan a hundirnos en la depresión y la desesperanza.

Nuestras ideas son como piedras en el camino. No hay un solo pensamiento que no nos lleve a algún lugar, y por esto no debemos dejar nuestra mente en un estado de temor si deseamos encaminarnos hacia la paz y la salud interna.

Para liberarnos del temor necesitamos de una sola cosa: una meta que no sea temerosa. Tratar de cambiar algo es una forma de batalla.

Desear algo que solamente puede ser en nuestro futuro, bloquea nuestro potencial para ser felices ahora. Por ende, es importante establecer un objetivo que puedas cumplir ahora. Haz de este instante tu puerta hacia la libertad y descubrirás que se abrirá un poco más cada vez que regreses a este momento de paz.

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach Ejecutivo

Citas al: (81) 83-78-47-10

 

Nuestra antigua forma de pensar nos hace ver la vida con miedos y ver la muerte como el fin de nuestra realidad. Pensamos en nosotros y en los seres que amamos como cuerpos y sabemos que somos frágiles y vulnerables.

Desde esta perspectiva, es lógico vivir con miedo y temiendo a la muerte. Pero hay otra realidad…

Debido a que el amor es eterno, la muerte no tiene que verse con temor. Comenzamos a olvidarnos del temor a la muerte cuando realmente creemos que lo real nunca cambia y que el amor siempre está presente.

Una realidad basada en los sentidos físicos puede reconocer sólo la historia que cuenta el cuerpo y por supuesto, es una historia con final triste. Pero hay otra historia de amor eterno, de otra realidad que no cambia y no tiene tiempo. Es la historia que cuentan nuestras vidas una vez que creemos que somos más que un cuerpo y que nuestra identidad está más allá de lo que cambia, se enferma, sufre y muere.

Una vez que reconocemos que el amor y la vida son uno, dejamos ir no sólo nuestro miedo a la muerte, sino también al futuro. El cuerpo simplemente no es nuestra realidad y esta verdad nos libera para vivir con esperanza, paz y unidad sin límites.

Normalmente experimentamos la muerte de formas que no están relacionadas con el cuerpo, por ejemplo: el perder un trabajo puede experimentarse como la pérdida de la identidad. Ese tipo de cosas pueden ser retos que producen cargas emocionales que nos hacen sentir desesperados y deprimidos. En nuestra voluntad de enfrentar estas emociones y creencias detrás de ellos, lo importante al recordar que somos más que las historias que cuentan nuestros cuerpos.

Aunque físicamente estemos bien, vivimos sintiéndonos medio muertos, debido a todos los juicios que hacemos.

Cuando ve usted su vida en retrospectiva, quizás observe que durante muchos años ha vivido medio muerto.

Hasta que estemos dispuestos a abandonar todas las formas de juicio y ataque, seguiremos medio muertos e inconsciente del esplendor que nos espera.

Nuestros egos trabajan tiempo extra creando todo tipo de miedos por los cuales preocuparnos. Todos tenemos nuestras formas individuales de evitar todo este asunto de la muerte y a morir, algunos se vuelven adictos al trabajo y llenan sus días de interminables actividades.

Aunque tal vez se tenga la apariencia de una persona exitosa y completa, también pueden estar ciegos ante emociones y sentimientos.

Siempre es importante que usted reconozca y honre completamente la humanidad y sus sentimientos, porque eso le permitirá comenzar a reconocer una realidad mayor. Por eso también es importante no elevar sus sentimientos al grado que se adhiera a ellos como si representaran todo lo que es usted.

Si quiere dejar ir la adherencia a su cuerpo, debe tratar de ver más allá de los sentidos, imaginando que hay un amor filtrado por tus ojos y oídos para poder concentrarte únicamente en él.

Algo único sucede cuando nos despertamos en la mañana y recordamos que somos la luz del mundo. Cuando creemos verdaderamente que nuestro propósito aquí es hacer brillar esa luz y ver sólo esa luz en los demás, comenzamos a experimentar la alegría, la paz y la felicidad.

Extienda su amor incondicionalmente en el presente, ya sea en silencio o ayudando en lo que le sea posible.

Comience a vivir de una manera significativa..

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach ejecutivo

Haz una cita: 83-78-47-10

 

Todos estamos cansados a veces; cansados de intentar hacer crecer un negocio, de tratar una enfermedad, de criar a un hijo difícil.

Incluso podemos estar haciendo lo que nos gusta, ya sea viviendo en la casa de nuestros sueños o teniendo un buen empleo pero si no tenemos cuidado podemos perder nuestra pasión y permitir que llegue el cansancio.

Póngase a reflexionar y conteste: ¿Qué hace usted cuando la batalla ha durado más tiempo del que se pensó?

La palabra cansado significa “perder el sentimiento del placer, no sentir el disfrute que antes se sentía”.

Puede sucedernos a cualquiera de nosotros que hemos estado luchando por algo durante un largo periodo. El problema es que cuando usted se permite llegar a estar cansado, será tratado a abandonar: abandonar el crecimiento, abandonar a estar firme.

No nos cansemos de hacer el bien porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos…

Si usted se viste de una nueva actitud permanecerá firme y dirá: “He llegado demasiado lejos para detenerme ahora”, si no se da por vencido, verá cumplirse la promesa.

En lugar de quejarse por lo larga que está siendo la batalla deberá de decir: “Esto también pasará, sé que no es permanente”. Cuando usted está desalentado, ve el problema en lugar de ver la posibilidad, habla sobre el modo en que es el lugar del modo en que puede llegar a ser.

¿Cree que con esto usted logrará crear soluciones?

Necesita que palabras de fe y victoria salgan de su boca: “Puede que esto sea difícil pero soy capaz”

Esto no significa que sea demasiado positivo sino que busca la mejoría en su estado mental, físico y emocional. Esta en busca de algo que le trae beneficios, algo que le mueve la fe, algo con lo que vive mejor.

Entienda que todos nos cansamos, todos nos sentimos agotados. De hecho, si nunca ha tenido ganas de abandonar, entonces sus sueños han sido demasiado pequeños.

No significa que estemos sentados, siendo pasivos y complacientes sino que debemos de esperar con expectativa, sin quejas, sin desaliento, sin hablar de todas las razones por las que no saldrá bien.

De seguro usted se ha mortificado por el futuro como: ¿Cómo voy a lograrlo la semana que viene o el próximo mes? Déjeme decirle que esa preocupación agotará sus fuerzas, agotará su energía, agotará su pasión y agotará su victoria.

Lo único que hace la preocupación es abatirnos y evitar que disfrutemos de la vida así que en lugar de preocuparse por su futuro, levántese cada mañana y diga para sí: “Puedo hacer esto un día más”

Le pido que permanezca fuerte, no se canse. Siga creyendo, esperando y haciendo lo mejor que pueda.

Recuerde: Usted afronta la mayor presión cuando está cerca de su victoria.

 

“Si no desmayas, recibirás la recompensa”

 

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach Ejecutivo

Teléfono: (81) 83 78 47 10

 

Enseña solo amor, ya que eso es lo que eres…

Esta declaración indica nuestro objetivo y los medios para lograrlo. Nos dice que nuestra esencia es el amor y nos enseña a reconocerlo en medio de cualquier dificultad, pequeña o grande; dar sólo amor, enseñar sólo paz y nunca atacar de ninguna manera al otro, por nuestra propia seguridad.

 

  • Cuando estemos ocupados ayudando a otra persona, no experimentemos temor.
  • El temor no propicia los cambios positivos y siempre es un error provocar temor cuando ayudamos a los demás.
  • No podemos esconder exitosamente nuestros temores a los niños.
  • El verdadero contenido de nuestra mente está abierto a todos, especialmente a los niños, y en cierto nivel único, todas las mentes están en comunicación.
  • No estamos confinados por nuestros cuerpos y no estamos limitados por la realidad física.
  • La mente, por su deseo de vida, puede incidir en el curso de una enfermedad.
  • Una preocupación del pasado altera nuestras actitudes presentes.
  • Siempre podemos aprender de cualquier situación, sin importar qué tan indeseable puede parecer.
  • Nuestros objetivos internos determinan nuestra experiencia. No somos una victima del mundo.
  • El amor sí existe

Creo que la vida nos permite descubrir la manera de transferir lo que vemos con claridad y facilidad en una parte de nuestra experiencia, a aquellas áreas donde el temor aun parece razonable.

Constantemente pensamos en el futuro y esperamos que sea como el pasado. Nuestras fantasías y pensamientos tratan sea como el pasado. Nuestras fantasías y pensamientos tratan de proyectar el futuro lo que recordamos que nos gustó del pasado y tratan de eliminar lo difícil y doloroso.

Cuando pensamos así no estamos viendo al futuro de manera práctica y razonable, sino que solamente estamos creando un estado mental compuesto casi en su totalidad de temor.

Cuando no nos sentimos amados o no podemos ser amados, generalmente cometemos el error de tratar de controlar las circunstancias externas que consideramos que causan nuestra infelicidad.

Si se presenta algún grado de felicidad, cualquier persona con esta actitud sospecharía inmediatamente de ella.

Cuando la mente acepta la curación, ese estado de bienestar se extiende a las demás mentes con las que se encuentra unida.

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach Ejecutivo

Teléfono: (81) 83 78 47 10

 

Puede que no se haya dado cuenta de ello, pero las perlas, una de las joyas más hermosas y naturales están formadas por irritaciones.

Las ostras se alimentan del fondo del océano, y ocasionalmente algo se quedará dentro del caparazón e irritara la ostra; ella responde cubriéndolo con el mismo material utilizado para crear el caparazón. Cuando está totalmente cubierto, el “irritante” se convierte en una hermosa perla.

De la misma manera, cada irritación en nuestras vidas está diseñada para convertirse en una perla.

Las cosas no salen a nuestra manera, no nos tratan correctamente, no sucede tan rápidamente como nos gustaría. Esa presión saca a la luz impurezas en nuestro carácter, cosas como orgullo, egoísmo, ser críticos y ofendernos fácilmente. Esas son características de las que debemos liberarnos.

Cada vez que nuestros sentimientos podrían estar resultando heridos, necesitamos recordarnos: “Es solo una prueba, es una oportunidad para subir más alto.

La irritación nunca fue diseñada para frustrarle; fue diseñada para ayudarle a crecer, para ayudarle a desarrollar la perla.

Si no entendemos el modo en que la vida opera y el proceso que se tiene que llevar, entonces iremos por la vida fastidiados y huyendo de cada dificultad.

Puede que diga “Mi supervisor me pone nervioso, no tengo que soportar eso. Me voy de ese empleo” Quizá la vida le haya puesto a ese supervisor en su camino para ayudarle a desarrollar su perla, para que pueda aprender a amar a quienes no son fáciles de amar, a ser bueno con las personas que no son tan buenas, a desarrollar paciencia y bondad.

Entienda que la irritación no es hacer que nuestras vidas sean desagradables, pero la vida sabe que hay una perla en cada uno de nosotros a la espera de formarse.

Todos los problemas o mortificaciones son oportunidades de desarrollar nuestras perlas. Nuestra actitud debería ser: “Mantengo una buena actitud porque sé que detrás de esta irritación hay una hermosa perla”.

Para crecer, puede que tenga que sufrir irritaciones y sentirse incomodo durante un tiempo pero esto pasará y llegará a un nuevo nivel de su destino.

La clave es pasar la prueba. No luche contra nada que no le guste. Aprenda a pasar por alto una ofensa, disculpe a alguien con quien sea difícil llevarse bien. Sea más duro y pase esas pruebas.

Cuando usted pasa esas pruebas, algo es depositado en su interior que nadie puede arrebatar. Hay una confianza, una seguridad que pueden desarrollarse solamente al pasar por el fuego de la aflicción.

Pregúntese a sí mismo: ¿Cuánto he crecido en los últimos 5 años? ¿Tengo una mejor actitud?

Deberíamos de estar creciendo, dando más fruto; no deberíamos estar este año en el mismo lugar donde estábamos el año pasado. Si sigue sintiéndose molesto por las mismas cosas que le molestaban hace cinco años, es momento de crecer.

Si la misma persona que le irritaba hace 5 años le sigue robando el gozo, necesita mirar en su interior y realizar algunos cambios.

La vida pasa muy de prisa, y no podemos desperdiciar el tiempo dando vueltas al mismo monte año tras año. Póngase firme y diga: “Hasta aquí, este es un nuevo día” No seguiré dando vueltas a ese mismo monte que ya conozco 100%.

Mire en su interior y decida realizar los cambios necesarios. Cuanto antes comience a pasar esas pruebas, mejor estará. Hay una perla en usted.

Recuerde: Al hacer todo esto, usted subirá cada vez más alto. Siempre que pase la prueba, se dirige hacia el ascenso.

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach Ejecutivo

Teléfono: (81) 83 78 47 10

 

Sí, logrará usted sus sueños. Sí vencerá esa adicción Sí, sus hijos cumplirán sus destinos. El sí está en su futuro.

En el camino hacia el sí estará el no. Tiene usted que pasar por el NO para llegar al SÍ. El error que muchas personas cometen es que se desalientan por el NO y dejan de intentarlo.

Tiene usted que pasar por sus puertas cerradas antes de llegar a sus puertas abiertas. Cuando llegue a un NO, en lugar de desalentarse, la actitud correcta es: “Estoy un paso más cerca de mi sí”.

Si supiera que su SÍ estaba solamente a unos cuantos “NO” de distancia, no abandonaría si un préstamo no fue aprobado, o si no consiguiera un gran contrato.

Tan sólo marcaría y diría: “Muy bien, ese es un NO menos en el camino” En lugar de quedar desalentado, sería alentado cada vez que oyera un no.

El no es sencillamente una prueba. ¿Llegará a desalentarse y conformarse dónde está? ¿O seguiría avanzando y sabiendo que el sí llegará en su camino?

Usted necesita pensar: No me quedaré atascado en un NO, sé que hay un SÍ en mi futuro.

¿Qué sucedió cuando no recibieron lo que querían? Se quedaron atascados en un NO. Se desalentaron y pensaron: “No sucedió la última vez entonces nunca más sucederá” No entienden que están a solo un NO de distancia de verlo tener éxito.

Puede que usted batalle con sus propios desafíos; quizá sea un mal hábito o una adicción. Usted piensa: “He intentado mil veces romper esto”

Le pido de la manera más atenta que lo intente una vez más. La próxima vez puede que sea su sí. Usted nunca lo sabrá hasta que siga intentando, siga soñando y siga persiguiendo.

Puede que sea un pequeño “sí” un sí que apenas se ve, pero cuando usted está esperando que las cosas cambien a su favor y cuando sabe que hay un sí en su futuro se agarrara incluso a una pequeña señal por la fe. “Ese es mi sí”

Algunas personas podrán decirle que son demasiado positivos pero déjeme decirle que esto está bien, pues son creyentes y no alguien que duda.

No se sienta mal porque no está donde quiere estar en este momento. No se enfoque en los problemas, el desengaño, el fracaso o los errores, pues todos ellos son una parte del plan que la vida le tiene destinada para prepararle un sí.

Siga siendo decidido, persistente…

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach Ejecutivo

Teléfono: (81) 83 78 47 10

Dentro de cada uno de nosotros hay dos personas…

Una dice: “Llegaré a ser todo aquello para lo cual Dios me ha creado”

La otra dice: “Nunca saldré de la deuda”

Una quiere estirarse, y la otra quiere quedarse. Puede usted escoger qué persona será. Demasiadas personas deciden quedarse.

No, no cometa el error de conformarse con lo “bastante bueno”. Lo bastante bueno no es su destino; usted tiene semillas de grandeza en su interior. Si quiere ver la plenitud tiene que tener la actitud correcta. “No voy a permitir que lo bastante bueno sea lo suficientemente bueno” Sé que fui creado para sobresalir.

Voy a estirarme, suelto las cosas que no funcionaron y me extiendo hacia las cosas nuevas que la vida me tiene preparadas.

Ha aceptado el hecho de que su visión para su vida probablemente no sucederá. Se ha vuelto cómodo con lo bastante bueno pero usted ya ha habitado el tiempo suficiente en este monte, es tiempo de avanzar.

¿Se ha conformado usted con mucho o menos de lo que sabe que la vida le ha puesto en su interior? ¿Ha renunciado a un sueño, o ha soltado una promesa solo porque no se produjo la primera vez?

No se quede estancado en una rutina pensando que ha llegado a sus límites. Estire su fe y busque oportunidades dando pasos para mejorar.

¿Se ha dado cuenta que siempre empezamos bien cuando tenemos un gran sueño y a lo largo del camino nos enfrentamos con oposición y surge la adversidad?

Recuerde que usted no es débil, no está derrotado ni le falta nada. Ha sido armado con fortaleza. Póngase firme y diga: “Estoy en esto para ganar”

Realice todo el camino para llegar a su tierra prometida, si quiere ser victorioso tiene que tener una mente decidida.

Contacto

Ayuda 100% confidencial, profesional y con calidez humana.
Lic. Miguel Ángel Pla
Correo: direccion@miguelpla.com
Teléfonos:
Consultorio (81) 8143-0123
Celular 811-165-9270
Esquina Ave Sertoma y Ave la Clínica Hospital San Lucas
Segundo Piso Consultorio 202
Entrada por Ave Sertoma, frente al estacionamiento del Hospital San José

Para su mayor comodidad tenemos dos opciónes de consulta:
Consulta Presencial y Consulta Telefónica

Nombre
Correo
Teléfono
Mensaje

Su mensaje fue enviado exitosamente.
Error! Por favor revise los campos.
MIGUEL PLA PSICOTERAPUETA © DERECHOS RESERVADOS 2014