Nuestro Blog

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach personal y ejecutivo

direccion@miguelpla.com

Teléfono: (81) 83 78 47 10

La amistad de pareja implica sentirse complice del otro, tal como ocurre con los buenos amigos. Lo primero que debes preguntarte es qué tan compañera o compañero te sientes de tu pareja y no me refiero a ser LA AMIGA o EL AMIGO con mayúscula, es decir, el mejor o el único (eso ya sería un poco asfixiante), sino a que si realmente puedes contar a tu pareja entre tus mejores amigos.

¿Te alegras cuando estás con él o ella? ¿Te hace falta? ¿La pasan bien juntos? ¿Se ríen? ¿Tienen de qué hablar? Si la respuesta a estos interrogantes es afirmativa, hay buen clima.

Recuerda que la alegría potencia el ser y la tristeza lo hunde. En algunas parejas el fastidio o la molestia es obvia. “¡Estoy feliz porque mi marido se fue a un viaje de trabajo!”, me dijo en cierta ocasión una amiga. Le pregunté con curiosidad por qué estaba tan feliz y me contestó que cuando él se iba, volvía a ser ella: “¡Me siento libre!”, me dijo en un suspiro.

Era evidente que algo andaba mal. Los alejamientos moderados son buenos, pero si saltas de alegría por su ausencia y la diversión comienza en el preciso momento en que tu pareja se va, no estamos ante un amigo o una amiga de corazón, es probable que se trate más de un estorbo o de un mal necesario.

Hay parejas que confunden la “alegría de que existas” con la “resignación de que existas”. Se aguantan, se critican, se aburren: la “alergia” de que existas, el hastío de que andes rondando mi vida, la carga de tenerte. Los amigos, por definición, son livianos.

Una manera adecuada para saber si hay una buena amistad es comparar la relación de pareja con la de algún buen amigo o amiga. Buscar similitudes y diferencias, pero sobre todo cómo te sientes en un caso y otro. Compara emociones: ¿sientes alegría cuando estás con tu pareja o te invade el tedio? Es verdad que no se puede sentir alegría todo el tiempo, eso nos llevaría otra vez a la manía, pero en general ¿es satisfactorio? ¿Te complaces con su compañía?

Si no es así, la cuestión necesita nuevos aires. Hay que revisar qué no está funcionando. Puede que eros y ágape no anden bien y afecten a philia. De hecho es muy difícil ser amigo de alguien que nos hiere o nos rechaza. Sin embargo, a veces el problema es de simple convivencia o de aburrimiento.

No hay vuelta de hoja, debe haber alegría. No es negociable el desgano o el fastidio. No es aceptable que te moleste su presencia. Un paciente me describía así los encuentros con su esposa: “Veda me genera malestar. El ochenta por ciento del tiempo estamos en controversia. Ella se queja de que salgo con mis amigos, pero es que con ellos no hay peleas. Lo único que hacemos es pasada bien… Con ellos me relajo, ella me genera estrés”. En la amistad alegre, la proporción se invierte: el ochenta por ciento del tiempo la pasas bien y el veinte por ciento discutes, amigablemente. La amistad de pareja se basa en algo más que deseos y compasión.

Yo diría que es una mezcla de gusto y humor. Los amigos se ríen y están del mismo lado en lo fundamental, ésa es la razón por la cual disfrutan estar juntos.

¿Ya indagaste en tu sentir? ¿Qué encontraste?

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach personal y ejecutivo

direccion@miguelpla.com

Teléfono: (81) 83 78 47 10

 

La negación consiste en sacar de nuestra conciencia aquello que consideramos amenzante y reprobable. Es la invalidación de aspaectos con los que nos costaría trabajo lidiar. Rechazamos o ignoramos hechos incuestionables, que demuestran que lo negado existe. Otra de sus modalidades consiste en minimizar la importancia de lo que está sucediendo.

Los ejemplos más reveladores es el “alcoholismo” todo mundo se da cuenta de dicha problemática excepto esa persona.

Se resisten de manera rabiosa a aceptar su condición hasta que “tocan fondo”. Tienen que perder a sus familias, su patrimonio, sus trabajos, o que su salud llegue a estar tan deteriorada, que si toman un poco más inexorablemente morirían.

“Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma”

Con esta espectacular frase queremos que te des cuenta de manera espléndida que cuando incurrimos en la negación, se cierran las puertas del crecimiento personal, en cambio cuando aceptas tu realidad, se abren de par en par.

Aunque con frecuencia ésta nos resulta muy útil para nuestros propósitos de evasión, dado que en nuestro mundo interno, intuimos que están alojados nuestros dragones o bichos, la mayor parte de las veces tenemos que recurrir a la proyección, para tratar de convencernos de que habitan fuera de nosotros, ya sea en otras personas o en ciertas situaciones.

 

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach personal y ejecutivo

direccion@miguelpla.com

Teléfono: (81) 83 78 47 10

 

El victimismo es una actitud, una postura ante la vida; es, sobre todo, una elección (aunque sea de manera inconsciente), lo cual la convierte en un “juego” cuya oculta, pero no por eso menos valiosa recompensa, es la comodidad de no asumir las responsabilidades que nos corresponden porque esto supone esfuerzos, retos y enfrentamientos contra muchos dragones de la vida, en especial de los que llevamos dentro. Por eso las personas que la adoptan prefieren los beneficios de la autocompasión o la lástima que producen en los demás, en lugar del crecimiento personal que se logra cuando luchamos valiente y denodadamente contra todo lo que sea necesario.

Para poder hacer tuyo este credo deberás programar a tu sabio para que te convenza de que ante situaciones adversas o conflictivas es muy poco lo que se puede hacer, es preciso resignarse ante la “fatalidad” de la vida. Asimismo, hay que entrenar negativamente a tu creador para que siempre encuentre problemas a las soluciones que se le proponen.

El victimismo se ha convertido en toda una “cultura” que, para poderse expresar y reproducir, ha inventado todo un lenguaje verbal y no verbal. Este último consiste en crear un clima o una atmósfera lúgubre, triste y derrotista.

Para ello hay que “conseguirse” una “nube gris” con la cual nos “ataviemos” para que nos acompañe a todas partes, que mientras más oscura, lluviosa y relampagueante sea, más apropiada y recomendable resultará. Esta “nube” deberá ir adornada con tonos de voz plañidera y con gestos faciales de orfandad y desvalía.

En cuanto al lenguaje verbal, la sombra del creador puede diseñar infinidad de frases victimoides y lastimeras. Algunos ejemplos de ellos serían las siguientes:

  • Él siempre me trata mal
  • Todo el mundo abusa y se aprovecha de mí
  • Yo sólo trato de ayudarte
  • Tengo que cargar mi cruz
  • La mala suerte me persigue
  • Claro, como no has sufrido tanto como yo
  • Si yo hubiera tenido las facilidades que has tenido tú
  • Mis emociones me controlan
  • Mi matrimonio no funciona por culpa de él
  • No puedo luchar contra mi adicción
  • Algún día, cuando sean padres, me comprenderán

 

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach personal y ejecutivo

direccion@miguelpla.com

Teléfono: 81 83 78 47 10

Una baja autoestima puede provenir de la niñez, donde la mayoría de los niños se crían con la idea de que no valen nada.

Su autoconfianza es nula debido a que se les vende la idea de que nunca lograrán el éxito en lo que se propongan. Casos de burlas por parte de compañeros de colegio, apodos y maltratos pueden también influir, no es extraño, que esos niños crezcan llenos de resentimientos.

Si esta fue tu experiencia, no todo está perdido, es hora de que le des fin a esa mentalidad, y que te enfoques en mejorar como persona.

Empieza a leer acerca de personas exitosas y descubrirás que ante las adversidades, los exitosos perseveran y no escuchan a quienes intentan lastimarlos. Muchos de los grandes empresarios ni siquiera terminaron sus estudios, aun así, estas personas gozan de un alto nivel de autoestima.

Muchos decidieron sobrellevar la baja autoestima y mejorar su actitud sea como fuere la situación. Estas personas luego fueron los más grandiosos hombres y mujeres que han vivido en la tierra.

La baja autoestima realmente nunca ha ayudado a nadie, y muy seguramente no te ayudará a ti tampoco. Sólo podrá traer a tu vida depresión, ira, temor y muchos otros males.

Re-programa tu pensamiento y controla tu estado mental. Debes creer que vales mucho más de lo que piensas o permanecerás siempre en la ladera de la montaña que tanto deseas escalar, por no intentarlo.

No desperdicies tu vida con sentimientos inadecuados, por el contrario, piensa en las formas mediante las cuales podrás mejorar tu autoestima y por tanto ser una mejor persona en múltiples ámbitos.

El éxito depende de ti. ¡Ve por el!

Miguel Ángel Pla

Psicoterapia – Coach personal y ejecutivo

direccion@miguelpla.com

Teléfono: (81) 83 78 47 10

 

A las personas dependientes no les molesta perder la libertad en la pareja, más bien les agrada el sometimiento afectivo (“Haz de mí lo que quieres, tú tienes el poder”) porque se sienten más seguras, protegidas o amadas.

Su premisa es categórica: “Cuanto más atados estemos, más felices seremos”. Y esa felicidad no es gratuita, tienen un motivo de fondo relacionado con el miedo de perder al otro: “Cuanto más apegado o apegada esté a ti, más difícil es que me hagas a un lado”.

La estrategia preferida para mantener el contubernio de la dependencia es la sumisión: no expresar, sentir o pensar cualquier cosa que pueda contradecir o provocar malestares en el otro. Adiós, libertad; bienvenida la esclavitud por amor.

Los gustos y actividades de las personas dependientes quedarán supeditas a la aprobación de su pareja, así como la posibilidad de tener amigos o amigas.

“Decide por mí, tu sabes mejor que yo lo que me conviene”, decía una mujer de diecisiete años a su amado de la misma edad, quien se mostraba claramente empoderado de su papel de “gurú existencial” del otro. Él iba a dirigir la vida de su pareja, y la pregunta que surge es natural: ¿y quién iba a dirigir la del joven?

Cientos de miles de personas en el mundo adoptan la dependencia emocional y la pérdida de libertad como estilo afectivo: “No te prefiero, te  necesito por encima de todo”.

Encadenados a un amor y aparentemente felices, enredados en un vínculo de dominancia/sumisión por elección propia.

Para la persona dependiente, el sujeto de su amor es imprescindible para su funcionamiento como ser humano. Su mente no concibe la vida sin el otro. De ahí creencias irracionales como “No puedo vivir sin ti” o “Lo eres todo para mí”.

Su esquema mental central es de creencia, de vacío y de una necesidad apremiante que solo la persona amada podría llenar o resolver.

La pesadilla interpersonal, la peor de todas, es no tener quien se haga cargo de ella y tener que enfrentar la vida sola y sin alguien que la quiera.

Las personas independientes no consideran que la pareja deba interferir de manera tajante en sus decisiones, en su manera de pensar, sentir y actuar. Defienden su libertad de expresión y no aceptan prohibiciones amparadas en el amor o en cualquier otra actitud de superioridad/dominación. Aman siendo libres. Su esquema básico es definitivamente saludable: amor y libertad no son incompatibles.

Miguel Ángel Pla

Psicoterapia – Coach personal y ejecutivo

direccion@miguelpla.com

Teléfono: (81) 83 78 47 10

 

Tener buenas conexiones emocionales es tan natural como el que una planta absorba agua.

Hacer conexiones humanas, cuando uno creció sin ellas, demanda una buena dosis de gracia, verdad y tiempo.

Las siguientes son algunas habilidades que lo colocarán en el largo camino para hacer cambios que sanan:

  • Advierta la necesidad: Muchos no se dan cuenta de que sus problemas tienen como raíz la falta de vínculo y apego. Así, lo primero que se debe hacer es darse cuenta de cuánto se necesita el apego.

 

  • Acérquese a los demás: Es maravilloso cuando los demás se acercan a uno y buscan nuestro corazón, sin embargo, con frecuencia los demás no pueden ver qué uno necesita y cuán emocionalmente aislado está realmente. Busque activamente ayuda y apoyo.

 

  • Sea vulnerable: Usted puede acercarse a los demás, involucrarse socialmente y tener amistades y aun así, estar aislado. Aprenda a ser vulnerable. La palabra vulnerable significa literalmente “abierto a la crítica o al ataque”. Advertir la necesidad es el comienzo del crecimiento pero la vulnerabilidad es también una habilidad que abre el corazón para que el amor forme raíces. Cuando puede admitir que necesita apoyo o ayuda, y puede revelar su dolor y aislamiento, se pone en movimiento una dinámica que literalmente puede transformar su personalidad y su vida.

 

  • Desafíe el pensamiento distorsionado: Esto esencialmente le hace repetir lo que sucedió en el pasado. Desafíe las distorsiones que lo mantiene atado. Necesita nuevas relaciones para deshacer el aprendizaje del pasado; allí su yo real puede conectarse con la gracia y la verdad, y por lo tanto, ser transformado.

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach personal y ejecutivo

direccion@miguelpla.com

Teléfono: (81) 83 78 47 10

 

Las relaciones saludables crecen entre personas que han abrazado su responsabilidad individual de cuidar de sus propios huertos. Sí, ambos vienen a la relación con necesidades y participan a la hora de suplir la necesidad del otro. Pero es un sencillo principio económico el hecho de que cada uno de ellos debe estar saludable y ser fructífero para poder seguir ofreciendo recursos al otro para así poder suplir sus necesidades.

Comunica a los demás lo que tú vas a hacer en vez de decirles lo que tienen que hacer.

Si de verdad quieres ser amoroso y no egoísta, tienes que tomarte el tiempo y el esfuerzo para que tu huerto produzca el mejor fruto posible y así poder ofrecer algo de valor a los demás. A medida que compartes tu vida con otros, estarás haciendo lo necesario para proteger y sostener la productividad de tu jardín para que tu salud y la salud de tus relaciones no se vean amenazadas.

Si no puedes establecer límites con los consumidores, te van a explotar.

El hecho de verse explotado no es bonito. Todos hemos tenido diferentes experiencias en las que los consumidores se han aprovechado de nosotros. Pero lo que de verdad importa es cómo respondemos ante estas experiencias.

¿Perdonaremos la ofensa y nos convertiremos en personas poderosas que pueden proteger y compartir sus recursos de manera más eficiente?

Las personas normalmente terminan totalmente devastadas cuando se ofenden, amargan y resienten con los consumidores.

Las personas que se responsabilizan de las vidas de otras personas, intentan convertirse en sus monos particulares. Están consumiendo de forma egoísta la vida de otras personas y evitando que estas se conviertan en personas completas, poderosas y responsables en esa relación. Así es la codependencia.

El establecer límite con alguien de tu círculo íntimo que está rompiendo tu corazón con sus decisiones puede ser una de las cosas más difíciles. Pero si quieres proteger tu relación con esa persona, deber ser lo suficientemente poderoso como para seguir adelante con tu compromiso de ir tras el estándar de respeto en tus relaciones.

El establecer límites y envíar el mensaje, “Estoy apuntando mis recursos en esta dirección” Te amo, pero no te puedo dar lo que me estas pidiendo ahora mismo porque tengo otras prioridades.

Como persona poderosa que eres, siempre quieres estar centrado en aquello en lo que tienes poder de controlar, a ti mismo.

Cuando empiezas a decir a la gente que vas a hacer y que no vas a hacer y hacer lo que dices, la gente terminará creyendo lo que dices. Tus palabras tienen peso.

Recuerda; cuanto más se den cuenta los demás de que honramos los límites que hemos establecido para nuestras vidas, más sabrán que pueden confiar en nosotros con sus vidas. Establecer límites honorables es algo esencial para crear una cultura relacional de respeto, honor, confianza y amor en nuestras conexiones con las personas.

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach personal y ejecutivo

direccion@miguelpla.com

Teléfono: (81) 83 78 47 10

 

La seguridad de sí mismo no es algo que se manifiesta automáticamente. La misma se desarrolla creyendo en uno mismo, tratando de realizar logros y haciendo pequeñas cosas que gradualmente van a cambiar la actitud de las personas si son realizadas diariamente.

Algunas cosas pueden dar un aumento de la seguridad de sí mismo rápidamente, como ser por ejemplo estudiar para un examen o tratar de lograr una promoción en el trabajo.

Existen algunos ejercicios para aumentar la seguridad de sí mismo pero para lograr resultados favorables deben de ser realizados diariamente.

1.    Sonría

Es fundamental que usted sonría, esto parece un poco tonto pero pronto se dará cuenta de cómo aumenta la seguridad de sí mismo con este hábito.

Científicamente el sonreír de forma más frecuente ayuda a liberar una hormona que combate el estrés y lo hace sentir feliz. Por lo tanto trate de sonreír frecuentemente.

2.    Reconozca lo bueno que ha logrado

Lo primero que puede hacer es decirse algo bueno todas las mañanas, todos los días. Esto lo hará sentir de una manera diferente.

La seguridad de sí mismo se desarrolla cuando sentimos que tenemos cosas útiles que ofrecer a las otras personas. Si las personas a su alrededor no reconocen sus logros, no importa, reconozca usted en sí mismo estos logros. Usted debe apreciarse a sí mismo antes de que las personas a su alrededor lo hagan.

 3.    Sea Usted mismo

Sun Tzu una vez dijo que lo más importante es conocerse a sí mismo. Usted no puede desarrollar la seguridad en sí mismo si usted no se conoce y es usted mismo, es decir no trata de imitar a alguien más.

4.    Descubra sus fortalezas

Esto no significa que usted debe ver los defectos de los demás, significa que tiene que tener claridad de sus fortalezas. Esto le va a dar seguridad en sí mismo porque va a tener muy claro lo que puede ofrecer.

5.    Utilice ropa adecuada

Utilice vestimenta que le sienta bien y se sienta cómodo. Cuando usted se siente muy bien con la ropa que lleva puesta se siente más seguro de sí. Esto se va a notar, en sus movimientos y forma de caminar.

6.    Descubra su parte atractiva

Es fundamental que descubra primero que tiene una parte atractiva. Todos tenemos algo atractivo y debemos fomentarlo. De esta manera usted se sentirá seguro de sí mismo.

7.    Practique posturas

Aprenda a caminar derecho. Mire siempre a las personas a los ojos. La postura es fundamental y la imagen que usted muestra al mundo. Una persona que camina encorvada y que no mira a los ojos no demuestra confianza en sí mismo.

8.    Piense de manera positiva

El mantener una actitud positiva en situaciones negativas es un tanto difícil. Pero el mantenerse positivo lo va a ayudar a cambiar su estado anímico y a reducir el estrés. El sentirse positivo le va a hacer sentir certeza y la certeza da seguridad. Por lo tanto trate de no engancharse en situaciones negativas que lo van a hacer sentir inseguro y con dudas.

9.    Póngase metas y lógrelas

Las metas que se ponga no tienen que ser muy grandes. La idea es que ponga metas que pueda lograr a corto plazo. De esta manera usted se mantendrá enfocado en sus logros, en la seguridad de que puede conseguir lo que se propone.

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach personal y ejecutivo

direccion@miguelpla.com

Teléfono: (81) 83 78 47 10

 

Dentro de los factores psicosociales, la mayoría de los estudios suelen distinguir entre factores provocadores (aquellos acontecimientos o dificultades sociales persistentes y que suponen una amenaza potencial) y la vulnerabilidad de la persona para padecer un trastorno depresivo (características de orden personal y social).

De la conjunción de estos dos factores, vulnerabilidad y acontecimientos amenazantes concretos, se derivaría un incremento de la predisposición a padecer una depresión.

Se pueden enumerar los siguientes aspectos psicosociales determinantes en la aparición de un trastorno del estado de ánimo:

  • La personalidad y el estilo cognitivo
  • Las pérdidas parentales (infantiles)
  • Ausencia de soporte social. Carencia de relaciones interpersonales, de forma específica, con la pareja.
  • Presencia de determinados acontecimientos vitales y factores estresantes crónicos: existe una relación entre el comienzo de un trastorno depresivo y la existencia de acontecimientos vitales recientes.

Los factores psicosociales se pueden enfatizar de la siguiente manera:

  1. Acontecimientos vitales: Son aquellas experiencias personales lo suficientemente perjudiciales o amenazadoras como para requerir un reajuste del individuo. La amenaza experimentada y la necesidad de cambio puede exigir un reajuste que ponga en peligro el bienestar psicológico de la persona.

 

  1. Estresores crónicos: Se caracterizan por su persistencia en el tiempo, generalmente más de dos años. Este tipo de estresores se asocia con la sintomatología depresiva: como, por ejemplo, circunstancias estresantes relacionadas con la situación familiar o de pareja.

 

  1. Micro-estresores: Se definen como un conjunto de circunstancias asociadas al estilo de vida de cada persona y que producen irritabilidad, frustración o estrés de menos intensidad como pueden ser los problemas cotidianos del tráfico etcétera.

 

  1. Apoyo social: Producido por aquellos lazos que pueden beneficiar al individuo psicológicamente y que permiten que se sienta realizado personalmente en cuanto a sus necesidades afectivas, materiales, de orientación vital o de autoestima.

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach personal y ejecutivo

direccion@miguelpla.com

Teléfono: (81) 83 78 47 10

 

Nos hemos montado en un carrusel frenético, que gira tan rápido que no podemos aferrarnos a nada, tan rápido que no nos podemos bajar.

Si por casualidad llegamos a tener un minuto libre, no lo utilizamos para concentrarnos en nosotros mismos, no pensamos en nosotros. Nos ponemos nerviosos; nos da pánico y tratamos de hacer algo o buscamos a alguien que nos diga qué hacer.

Si constantemente estás cansado, estresado, decaído emocionalmente o incluso deprimido, preocupado e infeliz, es que estás ignorando a tu auténtico yo y viviendo a una vida que sólo deja pasar los momentos.

¿Te quejas constantemente de tener sobrepeso y sin embargo lo mantienes? ¿No has podido hacer ejercicio, regresar a la escuela, cambiar de trabajo, enfrentarte con tu pésimo matrimonio, conseguir una cita, adquirir un pasatiempo o manejar el dolor que acarreas desde tu infancia? Si es así, no es posible que estés viviendo en armonía con quien estabas destinado a ser. Si tu vida está dominada por la ansiedad y la preocupación y tú no haces absolutamente nada para cambiar, eso también es un mal augurio.

Ignorar lo que eres, lo que auténticamente eres, puede literalmente matarte.

Expertos médicos dicen que podemos perder hasta 14 años, respecto a nuestra expectativa de vida, si vivimos bajo condiciones constantes de estrés como las que hemos descrito.

Empieza a preguntarte ¿Qué es lo que te importa: ¿Qué quieres? ¿Qué necesitas para formar parte de tu vida?

Toda la responsabilidad recae en ti, porque tú, ya sea pasiva o activamente, te has estado burlando de ti mismo, al ponerte a ti y a lo que te es importante hasta el final de la lista de prioridades.

Cuando nos vendemos, las cosas que abandonamos primero son las que sólo nos importan a nosotros. ¿Por qué? Para no desilusionarnos a nadie.

Encuentra a tu auténtico yo, tienes la obligación de hacerlo. Si tienes la mente tan cerrada para hacerlo por ti mismo, hazlo por tus hijos, familia o cualquier otra persona que signifique mucho para ti. De otra manera no te vas a recuperar a ti mismo, ellos no te van a recuperar, y eso, créeme no está nada bien.


Contacto

Ayuda 100% confidencial, profesional y con calidez humana.
Lic. Miguel Ángel Pla
Correo: direccion@miguelpla.com
Teléfonos:
Consultorio (81) 8143-0123
Celular 811-165-9270
Esquina Ave Sertoma y Ave la Clínica Hospital San Lucas
Segundo Piso Consultorio 202
Entrada por Ave Sertoma, frente al estacionamiento del Hospital San José

Para su mayor comodidad tenemos dos opciónes de consulta:
Consulta Presencial y Consulta Telefónica

Nombre
Correo
Teléfono
Mensaje

Su mensaje fue enviado exitosamente.
Error! Por favor revise los campos.
MIGUEL PLA PSICOTERAPUETA © DERECHOS RESERVADOS 2014