Nuestro Blog

Sabemos que perder a una pareja es difícil, por eso, te dejamos los consejos más eficaces para combatir el Desafortunadamente, el amor y el dolor muchas veces van de la mano. Una pareja, que ha sido parte importante de tu vida, de pronto ya no está. El proceso de ruptura suele ser mayor si tu ex llevaba muchos años junto a ti o cuando se estableció una relación que fue particularmente intensa, pero encerrarse como Bridget Jones, con una tableta gigante de chocolate, no hace que la situación mejore. Sólo una cosa ayuda en estas situaciones: mezclarse entre la gente y hacer la mayor cantidad de actividades posibles para mantenerte ocupada.

Quien se acaba de separar se hace con frecuencia innumerables reproches. “La persona suele sentirse como una casa a la que le han quitado las columnas, pareciera que el techo en cualquier momento se viene abajo”, comenta un especialista en relaciones. En esa situación de poco sirve pensar en los motivos de la ruptura. El contexto y las razones pueden ser evaluadas, pero primero es necesario descargar mucha energía, deshacerse de las tensiones y pensar lo máximo posible en otros asuntos.

Un estudio reciente llegó a la conclusión de que puede ser muy útil hablar sobre la pérdida amorosa  para superarla mejor. Según la psicóloga Grace Larson, de la Northwestern University de Estados Unidos, quien puede trabajar su separación desde lo verbal se siente menos solo y no sufre tanto de estallidos emocionales.

Por lo general, los especialistas no recomiendan aplicar el “seamos buenos amigos” tras una separación, ya que muchos esperan que la amistad les permita recuperar la pareja, cuando en realidad es prácticamente imposible pasar sin transición de una relación amorosa a una relación de amistad. “Sería más bien como estar excarbando todo el tiempo en una herida”, comenta la psicóloga.

La situación es algo más compleja si hay hijos de por medio, pero también en esos casos se recomienda pasar cierto tiempo sin contacto hasta que todo se asimile mejor.

Después de una ruptura amorosa debes evitar permanecer encerrada en tu casa. Sal y realiza actividades que te hagan feliz y mantengan tu mente ocupada. (Fotografía: EFE)

No existen recetas y cada uno debe encontrar sus propias herramientas para sanar el mal de amores. Pero, sin duda, estos tips te ayudarán a sentirte mejor:

1. Haz deporte
La separación puede ser una gran oportunidad para poner en práctica viejos proyectos, como inscribirte en un gimnasio, salir a caminar o andar en bicicleta. Hacer deportes y ejercitarte te permitirán liberarte de muchas tensiones.

2. Córtate el cabello
Puede parecer un cliché, pero tiene un efecto positivo. A la gente le llamará la atención tu cambio de look y obtendrás más de un cumplido, por lo que ayudará a tu autoestima.

3. Deshazte de cosas
Es recomendable tirar o regalar todos los objetos que te recuerden a  tu ex pareja. En caso de que los quieras conservar, lo ideal es que los guardes en el sótano o donde permanezcan fuera de tu alcance, hasta que hayas superado la ruptura. Esto hará que recuerdes menos la ausencia del otro. También se sugiere hacer cambios en la casa, como comprar cortinas nuevas, pintar las paredes o decorar los ambientes con otros colores.

4. Escucha música que te alegre
Evita las canciones melancólicas o las que te recuerden a tu ex. En cambio, intenta escuchar música o la que más te guste. Esto te ayudará a mantener una actitud optimista.

5. Recurre a tus amigos
Pídele a  tus amigos que te mencionen cuatro razones por las que te consideran una gran persona. Al principio puede parecer embarazoso, pero esto hará que te des cuenta de lo especial que eres.

6. Evita el contacto con tu ex
Aunque te parezca muy difícil, reduce al mínimo las posibilidades de tener contacto con tu amor anterior. La comunicación (que también incluye redes sociales) intensificará el malestar y hará que sea más difiícil superar la dolorosa situación.

7. Actívate
No importa si es cortando madera, dando vueltas en coche o trabajando en el jardín. Hacer actividades al aire libre te ayudará a despejar tu mente.

8. Establece nuevas relaciones
No nos referimos precisamente a que comiences una nueva relación en inmediato, pero conocer gente abrirá tu mente y podrá ofrecerte interesantes oportunidades.

9. Consiéntete
Ve por un masaje, disfruta de tus películas favoritas, lee, come lo que te gusta, compra ropa y busca realizar actividades que sabes que te harán feliz.

10. Aprende
Las separaciones sirven de lección y nos ayudan a mejorar como personas. En muchos casos, es bueno que reflexionar sobre nuestros propios errores para tratar de no repetirlos en un futuro y asegurarnos de que la próxima relación sea mejor que la anterior.

 Estás con la pareja correcta ?

www.psicoterapiamp.com tel 8378 4710

Cuando te planteas si estás o no con la persona correcta, con la que tener una relación de pareja que te haga verdaderamente feliz, recurres con frecuencia a un diálogo como este.

-¿Me quieres?

-Sí. ¿Y tu a mí?

-Muchísimo.

Parece que si tu pareja te quiere y tú a él o ella, debería ser suficiente para aclarar todas las dudas.

Pero lo cierto es que quererse es un primer paso necesario pero casi nunca suficiente para conseguir una relación de pareja satisfactoria a largo plazo.

Si los dos nos queremos, ¿por qué las cosas no fluyen como deberían? ¿Por qué hay más discusiones de las necesarias, problemas de comunicación, celos, desencuentros…?

El miedo a mirar un poquito más adentro de la relación te deja muchas veces (como a mí, como a todos) dando vueltas en este diálogo demasiado sencillo.

Pero si te atreves a profundizar un poco más y te haces las preguntas adecuadas vas a descubrir un montón de cosas sobre la relación y sobre ti misma/o, que te van a otorgar una enorme sensación de fortaleza, y seguridad.

Como si el viento despejara las nubes de golpe y vieras el paisaje mucho más claro.

Podrás entender qué puede estar fallando, por qué, y tomar las decisiones que consideres adecuadas para alcanzar aquello deseas y mereces.

La cuestión ahora es: Iñaki, ¿cuáles son entonces esas preguntas que me tengo que hacer para aclarar mis dudas? ¿Para saber si estoy con la persona correcta?

Aquí te dejo con 5 de las que considero importantes. Pero escucha. Antes de contestarlas te diré que no hay respuestas buenas o malas. Nadie las responde a todas en la dirección que se supone “correcta”.

Lo importante aquí es hacer el ejercicio de reflexión. Con eso es suficiente (y muy valiente) por tu parte. Recuerda: nada malo puede salir de ser sincera/o contigo y con tus sentimientos.

¿De acuerdo? Vamos entonces a por esas preguntas:
1- ¿Cumple mi pareja con las expectativas de lo que deseo en una relación?

¿Comparte mis valores, la forma de ver el mundo? ¿Somos compatibles? ¿O existe algo esencial que no voy a poder aceptar? ¿Algo en su carácter, la manera en la que se comporta conmigo o con los demás que es intolerable para mí?
2- La relación que tengo, ¿me hace grande? ¿Me hace crecer como persona?

¿Me siento evolucionar, desarrollar mis potencialidades? ¿O por el contrario me siento más pequeña/o recluido, encerrado…? ¿Mi pareja me apoya en mis proyectos y deseos?
3-¿Me siento segura/o, física y emocionalmente en mi relación de pareja?

¿Puedo mostrar mis sentimientos sin temor, confiar, desnudarme… sin miedo a que me hieran o me hagan daño? ¿Tenemos intimidad, cariño, ternura…? ¿Me siento cuidada/o?
4- ¿Está equilibrada la relación?

¿Aporto tanto como recibo? ¿O invierto más amor, energía, tiempo, esfuerzo, dinero, ternura… y poco a poco me voy desgastando porque doy mucho más de lo que recibo?
5- ¿Admiro a mi pareja en algún aspecto de lo que hace, de su forma de ser?

¿Me siento admirada/o por ella?

¿Ves? Todas estas preguntas te invitan a reflexionar en diferentes aspectos de la relación que son muy importantes.

Seguro que te has sorprendido contestando algunas de una forma que no te gusta del todo, o puede que otras ¡ni te las hubieras planteado! En cualquier caso, todo está bien.

Lo importante es abrir la puerta de la sinceridad, dejar salir los pensamientos y las emociones y ellos sabrán colocarse par mostrarnos el camino correcto.

Y terminamos igual que empezamos, con estas preguntas:

-¿Me quieres?

-Sí. ¿Y tu a mí?

-Muchísimo.

Te he dicho que no eran suficientes, pero sí necesarias. Así que ¡no dejes de hacértelas de vez en cuando

Miguel Ángel Pla
Psicoterapeuta – Coach personal y ejecutivo

direccion@miguelpla.com
Teléfono: (81) 83 78 47 10

Hemos sido diseñados para vivir con confianza. De hecho, los psicólogos dicen que la confianza es la primera tarea de desarrollo que cada persona tiene que conseguir en la infancia para poder desarrollar una percepción sana de su persona y formas relaciones saludables.

En el ciclo de la confianza solo se puede completar mediante una conexión relacional, ya que solo una relación puede suplir toda la variedad de necesidades.

Desde el momento en el que entramos en el mundo, nuestra necesidad más profunda es amar y ser amados por otros seres humanos y formar parte activa de los vínculos relacionales duraderos. Nuestra capacidad de salir esta necesidad se desarrolla a medida que completamos de manera constante los círculos de confianza en nuestras interacciones con otras personas.

Un círculo de confianza se completa cuando:

  1. Tienes una necesidad
    2. Esa necesidad se expresa
    3. Hay una respuesta ante dicha necesidad
    4. La necesidad se suple

El problema es el siguiente, este ciclo de confianza se puede descomponer en cualquier momento. La confianza se daña si la gente no llega a identificar y expresar sus necesidades, si la otra persona no responde a la necesidad o si responde de forma negativa, o si la necesidad no llega a suplirse nunca.

Las experiencias dolorosas dan lugar a heridas que se infectan cuando nos ponemos de acuerdo con mentiras como:

  • Nadie me ama
  • Hay algo que no anda bien conmigo y por eso no soy digno de amor
  • Esa persona no me amaría jamás si de verdad me conociera
  • No me merezco que mis necesidades sean suplidas.

Estar de acuerdo con estas mentiras crea una expectación de que las necesidades no se suplan. Esa expectación nos lleva a más experiencias dolorosas que nos desilusionan y evita que esa herida se sane jamás.

Los supervivientes aprenden a manipular su entorno y a la gente para que algunas de sus necesidades se vean suplidas. No esperan ser amados porque después de años de abandono, negligencia y abuso, creen que no son dignos de amor.

Por supuesto, no tienen recursos emocionales con los que intentan suplir las necesidades de ningún otro, así que se quedan con lo que pueden. Y ¿Qué crees que termina pasando? Los supervivientes terminan creando una realidad en la que no son amados, las relaciones no duran y el dolor de las necesidades sin suplir sigue destruyendo sus vidas. De ahora en adelante vas a aprender a cómo volver a confiar. Vas a sr capaz de construir relaciones contigo y con los demás, relaciones en las que tu corazón estará satisfecho.

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach personal y ejecutivo

direccion@miguelpla.com

Teléfono: (81) 83 78 47 10

 

Nuestros pensamientos, sentimientos y acciones nos convierten en artífices de nuestro destino. En la última instancia, podemos superar cualquier limitación porque nosotros, con nuestras acciones, la hemos creado y, como hijos de un Dios Padre/Madre de amor, siempre podemos recurrir al nivel espiritual.

Los detalles concretos de cómo se relaciona el karma con nuestra relación con la llama gemela van a depender del uso que hayamos hecho de nuestro libre albedrío.

Recibimos en forma de consecuencia, en esta vida o en una vida futura, el efecto de toda causa que con nuestras acciones hayamos puesto en movimiento.

Cuando hacemos el mal, sembramos semillas negativas que darán el fruto de la mala fortuna: discordia, dolor, pérdida. De la misma manera, con las buenas obras sembramos semillas buenas que darán el fruto de la buena fortuna: alegría, paz, satisfacción.

Nuestro karma es individual y único, depende de las acciones que hayamos realizado en esta vida y a lo largo de muchas vidas.

 

 

 Miguel Angel Pla, Phd   Psicoterapeuta  Tel  8378 4710  Facebook : Miguel Pla Psicoterapueuta

Indudablemente, el principal sujeto del sufrimiento es la persona que padece la enfermedad. Pero también es incuestionable que la pareja —que forma parte del campo relacional— también tiene que lidiar día a día con sentimientos contradictorios y no fáciles de digerir, como son la frustración, la impotencia, la ira, la negación o la depresión.

La experiencia de la irrupción de una enfermedad crónica en una ámbito de convivencia, modifica notablemente la vida de la persona que comparte la vida con el enfermo crónico, máxime cuando, en ocasiones, no se cuenta con el apoyo de otros miembros familiares y se experimentan sentimientos de soledad al desempeñar una labor que suele pasar desapercibida y no reconocida socialmente.

Tanto es así que, frecuentemente, la pareja de quien sufre una enfermedad crónica no se encuentra con nadie de su entorno que le haga una pregunta sencilla, evidente y empática, una pregunta que le permita sentirse vista, tenida en cuenta y apoyada como miembro activo y sujeto de una situación que también ha cambiado su vida aunque con esfuerzos se intente simular normalidad a los ojos de los demás, normalidad que no es una simulación ni una postura de inconsciente negacionismo, sino sólo la consecuencia de un necesario proceso de adaptación, de ajuste creativo.

La pareja del enfermo crónico necesita sentirse arropada y no invisible por el entorno, y la pregunta en cuestión que tanto y tantas veces le ayudaría a sentirse mejor es un simple: ¿Y tú cómo estas?

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach personal y ejecutivo

direccion@miguelpla.com

Teléfono: (81) 83 78 47 10

“Nunca tomes una decisión o cambies el curso de una acción cuando estés desolado, nunca lo hagas”

La aflicción, angustia o desolación indica que hay un espíritu maligno trabajando en nosotros y, por lo tanto, nunca debemos tomar o cambiar una decisión estando afligidos.

Las buenas personas toman decisiones porque malinterpretan la desolación y toman el desánimo, la sequedad y la inquietud como señales para sus vidas.

La desolación, en sus diferentes expresiones, nunca proviene de lo bueno.

Nunca renuncias a un cargo, o a una organización cuando tengas ira o miedo. No interrumpas un programa de estudio por el desánimo, ni dejes por la desesperación de apartar tiempo para recapacitar, pensar y orar si es que crees en Dios.

Las decisiones en sí deben tomarse en paz, no con ira, frustración o desánimo.

Recuerda que la señal de paz puede ser la fortaleza interior y el coraje necesarios para tomar decisiones difíciles.

Actuemos únicamente cuando tengamos paz

Si podemos identificar la fuente de nuestra desolación, podremos buscar una solución antes de reconsiderar nuestra decisión.

¿Qué debemos hacer si estamos obligados a tomar una decisión cuando no tenemos tiempo para reflexionar sobre una idea en nuestro corazón?

Necesitamos volver a las decisiones básicas y fundamentales de la vida. Debemos resolver las prioridades, los valores que guían nuestra vida. Nos perdemos en los detalles porque no hemos resuelto las decisiones básicas.

Podemos encontrar que las decisiones que nos parecían tan urgentes, realmente no son tan urgentes.

rosalia@miguelpla.com  Tel  8378 4710

rosalia@miguelpla.com  Tel  8378 4710

rosalia@miguelpla.com  Tel  8378 4710

rosalia@miguelpla.com  Tel  8378 4710


Contacto

Ayuda 100% confidencial, profesional y con calidez humana.
Lic. Miguel Ángel Pla
Correo: direccion@miguelpla.com
Teléfonos:
Consultorio (81) 8143-0123
Celular 811-165-9270
Esquina Ave Sertoma y Ave la Clínica Hospital San Lucas
Segundo Piso Consultorio 202
Entrada por Ave Sertoma, frente al estacionamiento del Hospital San José

Para su mayor comodidad tenemos dos opciónes de consulta:
Consulta Presencial y Consulta Telefónica

Nombre
Correo
Teléfono
Mensaje

Su mensaje fue enviado exitosamente.
Error! Por favor revise los campos.
MIGUEL PLA PSICOTERAPUETA © DERECHOS RESERVADOS 2014