Nuestro Blog

Miguel Ángel Pla

Presidente y Director General

direccion@miguelpla.com

Teléfono: (81) 83 78 47 10

 

Algunas diferencias pueden corresponder al objetivo, intereses y hábitos cotidianos que, día a día, van generando una serie sucesiva de conflictos pequeños los cuales provocan, en un sinnúmero de casos, el desamor.

Estas diferencias tienen mucho que ver con la relación de competencia y poder entre las partes. Es natural que cada uno de los miembros de la pareja tienda a dominar, en determinado aspecto, al otro, dependiendo de sus propias capacidades e intereses. Sin embargo, de una manera u otra, en cada pareja se establece un intento de liderazgo por cada uno. Lo normal y lo deseable es que se establezca un equilibrio. Por supuesto, a mayores diferencias, más precario será este equilibrio y las posibilidades de desavenencias y discusiones aumentan. La buena comunicación y el sano debate permanente servirán de antídoto frente a ésta situación que parece sencilla pero que puede traer malas consecuencias con el tiempo.

Debemos intentar sentarnos a hablar del tema y de lo que no está funcionando en la relación. Tratar puntualmente ese tema, más allá de las actitudes que uno u otro han tenido en diferentes oportunidades. Decir lo que uno siente y cómo se sienten frente a ésta situación. Una relación se construye de a dos, por lo que cada uno tiene una cuota de responsabilidad en este problema.

Las Discusiones

Deberemos también identificar los motivos de las últimas discusiones. Cada pelea, por más superficial que parezca tiene un verdadero motivo de fondo que no fue hablado en su momento e intentemos tratar de identificar ese problema para poder solucionarlo. Hay que tratar de mejorar la comunicación. Una buena comunicación es una de las bases de toda relación. Hablar las cosas a tiempo evita interpretaciones equivocadas, enojos silenciosos y sobre todo rencores. Es importante evitar que en las discusiones surjan temas del pasado. Cada situación tiene que ser única y resolverse en el momento.

Un motivo de discusión: El Dinero

El dinero es uno los temas más conflictos en la pareja. Tener más o menos, ser un derrochador o un tacaño, resulta un handicap que sólo se puede superar con diálogo. Aunque resulte un tema desagradable, antes de iniciar una convivencia mejor hablar el tema, para que no sea área de conflicto.
Si la economía afecta a todos los aspectos de la vida es iluso pensar que las relaciones amorosas quedan fuera de su campo de acción. Son muchas las razones por las cuales una pareja puede discutir por dinero:

  • El engaño:. Algunos hombres o mujeres no se atreven a contar al otro lo que están gastando fuera de las necesidades del hogar.
  • No llegar a fin de mes: la falta de dinero suele ser motivo de discusiones constantes, presiones, reproches y culpabilidades.
  • Una mala administración: el vivir por encima de las posibilidades, con independencia del dinero del que se disponga, acaba haciendo mella en la relación. Forzar a alguien a gastar más dinero del que tiene es una receta para la aparición de problemas.
  • Una persona tacaña: El ser una excesivamente cuidadora del dinero puede conllevar a resentimientos en ambos lados.
  • Desequilibrios económicos: También el que uno gane más que el otro puede ser fuente de problemas, cuando se utiliza esa ventaja como forma de poder.

Estas son algunas de las situaciones que afectan al estado de ánimo en la pareja. Si no se solucionan comienzan a surgir sentimientos de angustia, agobio y tristeza, que dan lugar a un estado permanente de mal humor y susceptibilidad. Además, la intimidad de la pareja es uno de los primeros frentes que se resienten cuando el ambiente queda viciado por problemas de dinero. En definitiva: no mezclar temas económicos con el amor en la pareja es la mejor de las sugerencias, y se consigue con la comunicación y un plan en común.

Descalificando al Otro

El que una pareja tenga desacuerdos no significa que la relación este mal, es lógico que no siempre coincidan, además ante estas situaciones se tiene la oportunidad de enfrentar y expresar lo que sentimos, sin reprimirlo, ni mucho menos esconderlo. En cambio cuando los pleitos entre pareja son cada vez más frecuentes y están llenos de descalificaciones se borran de la memoria todas aquellas cualidades que pueda tener el otro.
Cuando hay una discusión entre pareja, por muy molestos que estemos debemos saber que el argumento es el principal protagonista; las descalificaciones, ironías, burlas y sarcasmos, están fuera. La solución a una discusión está en conversar con fundamentos, explicando los puntos de vista de cada uno. Así se asegura una discusión basada en el respeto y que seguramente terminará con éxito para la pareja.

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach personal y ejecutivo

direccion@miguelpla.com

Teléfono: (81) 83 78 47 10

 

En la vida existen decenas de miles de preguntas sin respuesta: ¿De dónde venimos? ¿A qué venimos al mundo? ¿Hay vida después de la muerte? ¿Puede existir algo tan sabroso que no seamos capaces de comerlo?

¿Por qué se acaba el amor entre las parejas?

Después de que los investigadores que realizaron los estudios y se convirtieran casi en psicólogos, que escucharan diversos puntos de vista que se transformaban por momentos en quejas, el estudio determinó que hay tres causas principales por las que el amor entre parejas termina. Los errores por parte de los hombres son:

  1. La falta de higiene
  2. Que sea perezoso
  3. Que no tenga estabilidad económica.
  4. Relee: La importancia de enseñar a nuestros hijos pulcritud e higiene.

Específicamente hablando de las relaciones fugaces, las cuales fijaron a una duración menor a un año y medio, los científicos encontraron que el mal olor y una higiene descuidada son los principales motivos para decir “ahí nos vemos”. En resumidas cuentas, no toleran que un príncipe se haya convertido en sapo.

Para esas relaciones de más de un año y medio y que pueden durar, vamos no la eternidad pero sí el cambiar varios calendarios, las causas principales por las que las parejas terminan el vínculo son, en las mujeres:

  1. La falta de sentido del humor en la relación
  2. Que no haya confianza
  3. Una mala relación íntima

En cuanto a las relaciones largas, éstas terminan por la falta de libido en ambos sexos.

El tema es muy amplio y también relativo, ya que hasta donde sabemos, todavía no nace el científico capaz de explicar lo que es una “mala” relación íntima. Claro puede haber situaciones en común, pero cada pareja tiene sus formas para tratarse dentro de las sábanas.

Lo que sí es importante destacar, es el cuidado personal. Es muy común que, tanto hombres como mujeres, al sentirse “seguros” con alguien, ya no tengan el esmero y la atención hacia su persona. No se trata de ser superficiales y basar todo en la imagen; pero sí en tratar de que cada día el gusto crezca y no decaiga.

Miguel Ángel Pla
Psicoterapeuta – Coach personal y ejecutivo
direccion@miguelpla.com
Teléfono: (81) 83 78 47 10
Uno mismo el que debe tomar la decisión de cambiar para tener una mejor calidad de vida. Las personas que sufren de apego excesivo, no disfrutan de las relaciones, se enganchan en exceso y pierden su individualidad satisfactoria.
Hay más porcentaje de mujeres con este problema, aunque también hay hombres que lo sufren exactamente igual que cualquier mujer, con la desventaja de que les suele dar más vergüenza acudir a una consulta psicológica. Sienten que su hombría está en duda, cuando en realidad nada de eso tiene que ver, una autoestima baja puede acarrear este problema, independientemente del sexo de la persona.
1. Reconocer que hay un problema
Analiza. No solo existe la dependencia emocional en las relaciones de pareja, también se puede dar en amistades, compañeros, familia y personas del entorno. En general, es una situación que puede establecerse en cualquier ámbito.
A continuación, te ofrecemos un listado de situaciones y sentimientos para que evalúes si sufres este problema. Así, una persona con apego enfermizo o que tiene dependencia emocional se caracteriza por:
Su felicidad se centra en una sola persona, no disfruta de otra cosa que no sea estar con quien ama o aprecia.
Su alegría depende de cómo le tratan los demás y de lo que piensen de ella. Si se siente aceptada todo genial, pero como sienta que cae mal o que tienen mala opinión de ella, se esfuma la felicidad. Dependen en exceso de los demás para estar bien o mal.
Evitan a toda costa llevar la contraria para evitar enfrentamientos, le invade el temor a molestar o a ser rechazado.
Antepone el deseo de otros, al suyo propio, se siente como si no tuviera capacidad de decisión, su vida la manejan.
Solo se siente bien consigo mismo si se siente querido. Si no hay alguien a quien querer, se siente vacío, sin amor propio.
Le invade el miedo a menudo, miedo a perder a esa o esas personas que tanto ama o aprecia. Ese miedo le impide disfrutar como debería de las relaciones.
Cae fácilmente en los chantajes emocionales, no soportaría que por su culpa alguien se hiciera daño. Sacrifica su felicidad para dársela a otros.
Prefiere sufrir, antes que dejar a la persona a la que estás enganchado/a. No tienes la fortaleza de cortar un contacto porque tampoco siente que tiene la capacidad de salir adelante sin esa persona a la que quiere.
Necesitas al otro/a, sino la vida pierde total sentido.
El sentimiento de culpa está a menudo con ella. Siente que es el responsable de la felicidad de los demás, ya sea su pareja, familia, amistades, etc. Se siente con la obligación de contentar a los demás y si no lo hace se siente culpable.
Quiere tener el control de toda su vida, para tener la seguridad de que no le perderá. Se convierte en una especie de espía para seguir incluso las conversaciones que tiene con otras personas. Se obsesiona un poco con esa persona, deja de vivir su vida para seguir la del otro.
La persona está tanto en el centro de su vida, que sus amistades y demás pierden importancia para ella. Hay tendencia de aislamiento social, sólo le apetece estar con esa persona, y cuanto más tiempo diario mejor.
La relación genera ansiedad. La persona nunca está contenta porque quiere más, y sobre todo teme que la dejen, lo cual sería una catástrofe porque no se imagina la vida sin esa persona.
A cualquiera nos gustaría tener a alguien especial en nuestra vida, lo que diferencia a una persona no dependiente, es que cuando están solo/as pueden tener momentos de melancolía, pero eso no les detiene para seguir disfrutando de otras facetas de su vida. La persona con dependencia emocional necesita al otro para disfrutar.
En cambio la persona dependiente no puede estar sola, se deprime, su autoestima decae y no es capaz de disfrutar de la vida. Ha convertido la relación con el otro en una necesidad para creer sentirse bien…
2. Listado de cosas que perjudican y se hacen por amor o cariño
Una vez que ya has reconocido que tienes un problema y tienes el convencimiento de que quieres eliminar la dependencia emocional de tu vida, haz un listado de cosas que has llegado a hacer por alguien, que a ti te perjudicaban. Debes ser consciente de que una persona dependiente no se fija en su bienestar personal, prefiere contentar a la otra persona para no perderla.
¿Qué cosas tenía la otra persona que te perjudicaban?, ¿qué has hecho tú por el otro que a ti te hacía daño?, ¿has dejado de lado amistades, familia, actividades, estudios, desarrollo personal, etc..?, ¿te han tratado con el respeto que te mereces?, ¿Has hecho cosas que no están bien para no perderle?, ¿cómo ha sido tu estado emocional?, ¿sientes que has mendigado amor o afecto y has ido muy insistente detrás?
A parte de esta persona, ¿has tenido otras facetas en tu vida donde has disfrutado? Pueden ser aficiones, amistades, etc… ¿has aguantado muchas cosas negativas con tal de no perder a esa persona?
Es importante que hagas consciente el sufrimiento que has tenido por ser una persona dependiente. Piensa en todo lo negativo que te ha traído esa relación, de esta manera reforzarás tus ganas de cambiar y de eliminar la dependencia emocional.
3. Reforzar la autoestima para eliminar la dependencia emocional
El factor principal de cualquier dependencia es una autoestima baja. Hay muchas opciones para poder reforzarla, desde acudir a un profesional de la psicología hasta hacer biblioterapia. En cualquier biblioteca hay libros muy interesantes sobre la autoestima.
Haz como si tuvieras que estudiar para el colegio, infórmate todo lo que puedas sobre reforzar tu autoestima y lee los libros que te parezcan más interesantes. De todos siempre se saca algo nuevo e instructivo.
4. Aprender a estar solo/a
La vida es más bonita con amor, pero éste llega sanamente cuando uno se siente bien consigo mismo. No podemos tener una relación sana si antes no nos hemos desarrollado como personas.
A todos nos gustaría tener una pareja ideal, personas a quien querer, etc… Pero una cosa es “necesitar” y otra muy diferente es “desear”. Cuando necesitas no funciona, porque si uno no se ama a sí mismo, tampoco podrá amar a los demás de una manera madura y sana.
Uno debe aprender a disfrutar de la vida sin pareja. Hay infinidad de cosas que hacer. Desarrolla tus habilidades, labra tu futuro, dedica tiempo a tus aficiones, haz amistades con gente buena, viaja, mira a tu alrededor para disfrutar de las pequeñas cosas, y sobre todo cuídate y ámate como te mereces.

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach personal y ejecutivo

direccion@miguelpla.com

Teléfono: (81) 83 78 47 10

¿Será de un momento para otro? ¿Será un proceso desgastante? ¿Cómo advertir si se terminó el amor?

Separarse siempre es un proceso doloroso y difícil de transitar

Cuando dos personas se casan “hasta que la muerte los separe” la frustración o la culpa por no poder seguir adelante con ese proyecto puede llevarlos a pasar de amar a soportar. Asimismo quienes no pasaron por el registro civil o el altar pero deciden formar una familia raramente se imaginan que tendrá fecha de vencimiento y pueden “estirar” la agonía de esa relación hasta un punto que jamás habrían pensado. Con todo el desgaste que eso ocasiona.

Es que eso de que cada pareja es un mundo aplica a todo. Y en cuestiones de cómo ponerle fin a un vínculo nadie tiene la fórmula perfecta.

¿Cuántas veces oímos a alguien decir que le “cayó la ficha” o que “se terminó el amor”? ¿Es tan fácil diferenciar una crisis pasajera del final de una relación? ¿Y si esa persona era el amor de su vida? En cuestionamientos de este tipo suelen empantanarse quienes sienten que algo ya no es como era, pero no se animan a dar el portazo e insisten en tolerar hasta lo intolerable.

“Las señales para darnos cuenta que una pareja no va más, pueden ser muchas y tener diversas características pero la principal es la subjetividad: alguien se podrá dar cuenta porque ya no es como antes y otra persona sentirá que ya no aguanta más”.

Más allá de la subjetividad, hay otros motivos a tener en cuenta, según el especialista. Y enumeró tres señales claras.

  1. Pensar en separarse sin estar enojado: muchas veces durante una pelea o inmediatamente después de ella, se piensa en terminar la relación y ese pensamiento está dominado por la emoción. Habitualmente, cuando la persona está tranquila esa idea desaparece. Ahora, si alguien piensa en separarse aun cuando está tranquilo y fuera de la situación “pelea”, este puede ser un indicador importante.
  2. Maltratos: las diferentes formas de maltrato son un indicador inmediato para pensar seriamente en alejarse. Maltrato físico, psicológico, falta de respeto y agresión verbal, entran dentro de estas causas.
  3. Desenganche emocional: cuando lo que le pasa al otro (lo bueno o lo malo) ya no interesa es un indicador muy fuerte, ya que cuando esto se da, los lazos afectivos están rotos y si se llega a este punto puede ser poco lo que queda por hacer.

“¿Aguanto un poco más o lo echamos a suerte?”

Así dice la canción más famosa del grupo español Ella baila sola y en ella se pregunta precisamente qué hacer frente a la situación de notar que el vínculo cambió y ya no es lo que era.

Cuando parece que todo da lo mismo es señal de que, al menos para uno de los integrantes, la pareja está llegando a su fin.

En el caso de la canción, a la protagonista le cuesta enfrentar el momento del corte y eso la llevaría a “estirar” la situación. “Lo sano es poder asumir el problema que está atravesando el vínculo y poder hacer algo con eso”, recomendó Girona, quien agregó que “para separarse hay tiempo, es decir que intentar casi siempre es una opción. Habrá que ver cuántos intentos y sobre todo los indicadores de cambio que se dan y que hacen ver que esas tentativas van generando algo”.

¿Por qué? ¿Cómo? y ¿Para qué? son tres preguntas que cualquier persona que quiera seguir intentando en una relación, se debería realizar. Estas tres preguntas -explicó el especialista- tienen que ver con la dimensión del tiempo. El por qué está en el pasado, el cómo está en el presente y el para qué en el futuro. ¿Por qué seguir intentando? Porque hay una historia en común, por todo lo que se construyó, etc. ¿Cómo hacerlo? O sea, de qué manera se puede seguir intentando, qué habría que cambiar (porque algún cambio debería haber con respecto a lo que venía pasando). ¿Y para qué cambiar? Se encuentra en el futuro porque todavía no se sabe si ese intento va a servir para bien o para mal.

“Un párrafo aparte lo merecen todas aquellas personas que dicen no separarse por sus hijos, porque son muy chicos y quieren esperar a que crezcan. Es difícil estar bien con alguien con quien se está mal, aunque sea por otros, y aunque esos otros sean los hijos. Y si lo logran, ¿hasta cuándo lo podrán sostener?”, analizó Girona, para quien “es preferible una separación en paz que una pareja en guerra”.

Las consecuencias para los integrantes de una pareja que se lleva mal y extiende la relación son muchas, entre ellas estrés físico y emocional, riesgo de enfermarse y mayores riesgos de depresión y ansiedad. Y los hijos de estas parejas no están a salvo y también pueden sufrir estrés, rechazo de los compañeros, riesgo de depresión, problemas de comportamiento y eventualmente fracaso escolar.

Más allá de las consecuencias, es importante que una persona adulta se haga cargo de sus decisiones y pueda pensar “yo me quedo porque así lo elijo, porque creo que es lo mejor para mis hijos”, destacó.

El rol de la mujer

Todavía suena conocido, aunque por suerte cada vez menos, la idea de que la mujer debe soportar todo. “Tolerante eterna sería la figura para describir esta posición psicológica dentro de una pareja”, mencionó el especialista, quien consideró que “detrás de esto aparece una mujer inferior al hombre, que debido a su inferioridad y a su correspondiente dependencia debe ‘aguantar todo’ de él, aunque se trate de maltrato, infidelidades, desprecio, desamor, etc”.

Empoderarse es una palabra que últimamente suena mucho y siempre aparece relacionada con la mujer. El motivo de esto es que en los últimos años la mujer logró reposicionarse en la sociedad y comenzar a ocupar un lugar diferente y por ende, un lugar menos dependiente. Aunque todavía falta, la mujer está logrando dejar ese lugar y así acortar la asimetría y las diferencias dentro de la pareja.

Enfrentar el final

 

“Si la persona considera que ya probó lo suficiente y de distintas formas, entonces puede ser el momento de enfrentar el final. Las separaciones y los divorcios se multiplicaron y se convirtieron en moneda corriente”, señaló Girona.

Y si bien hace unos años divorciarse era mal visto por la sociedad, hoy en día se organizan festejos de divorcio, los abogados ofrecen ofertas del tipo “divórciese en una semana” y últimamente hasta se puso de moda la ¡foto de los recién divorciados! (por supuesto si el divorcio se hace en buenos términos), eso no quita que sea un proceso doloroso y en general, muy difícil de transitar.

Aquí es donde entra en juego la capacidad que cada persona tenga para atravesar mejor el proceso. A continuación 3 consejos del especialista:

  1. Desarrollar la capacidad de aceptación: aceptar siempre implica un duelo, en este caso sería un duelo por la pareja que no fue. Esto es un proceso y, como todo buen proceso, implica tiempo y cambios. Además, aceptar es una tarea dura que no está exenta de recaídas.
  2. Dimensionar las consecuencias: es importante tomar conciencia de los riesgos que puede generar en la pareja y en los demás integrantes de la familia, especialmente en los niños. Los padres tienen la obligación de protegerlos y respaldarlos.
  3. Terapia de pareja: puede funcionar como un recurso para salvar el vínculo y también puede servir para una separación civilizada.

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach personal y ejecutivo

direccion@miguelpla.com

Teléfono: (81) 83 78 47 10

 

El problema residía en que hablábamos demasiado y actuábamos poco; es decir, había olvidado que “amar” es un verbo y no una palabra pasiva, un sustantivo.

Mientras el enamorarte en un principio es, hasta cierto punto, fácil, el permanecer enamorado precisa de constancia, detalles y mucha paciencia.

El seguir diciendo te amo en una relación estable puede llegar a ser más difícil por diferentes razones:

Percibes, de modo más fácil, las imperfecciones de tu pareja, tanto físicas como emocionales. La imagen de casi cualquier persona al despertarse por la mañana no es la más placentera, máxime cuando estamos acostumbrados al perfume y el maquillaje que se aplican con esmero durante el noviazgo.

No puedes esquivar aquellos días en los que alguno de los dos está de malas. No importa que casi no lo veas durante todo el día: el hecho es que comparten el mismo techo y, por ende, sus vidas. En un matrimonio no es posible escapar a los malos ratos del otro.

La rutina de mantener el hogar provee una forma de olvidarnos de los pequeños detalles que hacíamos en los días en que tan solo pensar en la persona amada provocaba incluso suspiros.

Si sientes que el estar enamorado se está perdiendo en tu relación, ¡haz algo al respecto!

Recuerda que el que quiere permanecer enamorado no espera a que el sentimiento venga por sí solo, lo busca, lo cuida y no lo deja ir, aprendiendo que cuanto más hace por su pareja más recibe, contribuyendo al enamoramiento mutuo y felicidad plena en el matrimonio.

 

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach personal y ejecutivo

direccion@miguelpla.com

Teléfono: (81) 83 78 47 10

 

Las personas que no están bien consigo mismas suelen sentirse tremendamente solas o poseen un pánico tremendo a la soledad. No saben que la soledad es provocada interiormente por la falta de conexión consigo mismos y la falta de cariño que su niño interior les grita.

Al estar desconectados con ellos mismos, no logran escuchar el grito de su interior expresándoles la necesidad de cariño de su ¨yo interior¨.

Lo único que sienten es una angustia vital tremenda, normalmente acompañada de una dinámica muy negativa: se suelen encadenar malas parejas, malas amistades etc.

Lamentablemente las víctimas atraen sentimientos y situaciones negativas atraen más sentimientos y situaciones negativas, de ahí que, lógicamente su vida no les satisfaga.

No hay que juzgarlos ni juzgarse, la culpa no es de ellos, simplemente desconocen que esa ¨mala vida¨ que llevan, es tan sólo el reflejo de su yo interior. No podemos pedir que nos vaya bien la vida, si nosotros somos los primeros en omitir  responsabilidad con nosotros mismos y los primeros en negarnos todo lo positivo que necesitamos.

El 98% de las preocupaciones que tenemos por creer que algo va a pasar, no pasa.

Aprende a priorizar, a relajar tu mente y a tomarte un tiempo para ti mismo.

Mándale órdenes a tu cuerpo de que todo está bien, que vas a cuidar de él. Lo único que tienes que hacer es respirar profundamente y relajarte un poco. Una buena forma de hacerlo es ponerte la mano en el estómago y contar las respiraciones. Así sentirás como una sensación de placer y bienestar recorre tu cuerpo.

Haz ejercicio, desconéctate de todo y concéntrate en ti, de preferencia en un lugar verde.

Antes de dormir piensa en cosas positivas, algo que te guste mucho pensar y te haga sentir bien, acompaña esos pensamientos con un té caliente y ve a la cama a descansar temprano.

Quiérete, cuídate, relájate contigo es con quien pasaras todo momento.

 

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach personal y ejecutivo

direccion@miguelpla.com

Teléfono: (81) 83 78 47 10

 

Es la clave principal para poder respetar a los demás, una persona que no se acepta ni se ama continuamente se estará descalificando y no podrá estar bien consigo misma, y por lo tanto no estará bien con los demás.

Puede sonar ilógico que una persona pueda faltarse al respeto a sí misma, la triste realidad es que es algo muy común, ya que una gran cantidad de gente no sabe aceptarse a sí misma y no se siente orgullosa de ser quien es.

Conócete – Es importante que reflexiones acerca de cómo eres, para que conozcas todas tus cualidades y defectos, para que destaques y explotes las primeras y aprendas a trabajar para mejorar los segundos.

Acéptate – Aprende a sentirte bien contigo mismo, a quererte y aceptarte tal y como eres, y a sentirte orgulloso de ello sin compararte con los demás.

Sé tú mismo – Por más que lo intentes, jamás vas a poder complacer a todos; por ello, al conocerte, descubrirás lo que es mejor para ti, para que puedas tomar las decisiones que te hagan feliz, sin importar que a los demás no les gusten.

Maneja las críticas con sabiduría – Las personas suelen criticar todo lo que no comprenden. Cuando te encuentres en medio de críticas evita responder a la defensiva, escucha lo que los demás tengan que decir, y si se trata de críticas constructivas toma lo que te sirva de ellas para mejorar. En cambio, si sólo son críticas negativas y destructivas, deséchalas y sigue tu camino.

Aprende a decir “no” – A lo largo de la vida habrá muchas ocasiones en las que otros te pidan que hagas algo por ellos, o que te involucres en algo que realmente no estás seguro de querer hacer. En esos casos, es importante que digas “no”, sin culpa ni remordimiento, porque estás en tu derecho de decidir lo que quieres o no hacer.

No coloques tu felicidad en manos de otros – Algo fundamental para respetarte es que aprendas a ser feliz contigo mismo, así podrás compartir esa felicidad, en vez de buscar que alguien la traiga a tu vida.

Miguel Ángel Pla 

Psicoterapeuta – Coach Personal y Ejecutivo 

dirección@miguelpla.com

Teléfono: (81) 83 78 47 10 

 

Enseña solo amor, ya que eso es lo que eres…

Esta declaración indica nuestro objetivo y los medios para lograrlo. Nos dice que nuestra esencia es el amor y nos enseña a reconocerlo en medio de cualquier dificultad, pequeña o grande; dar sólo amor, enseñar sólo paz y nunca atacar de ninguna manera al otro, por nuestra propia seguridad.

 

  • Cuando estemos ocupados ayudando a otra persona, no experimentemos temor.
  • El temor no propicia los cambios positivos y siempre es un error provocar temor cuando ayudamos a los demás.
  • No podemos esconder exitosamente nuestros temores a los niños.
  • El verdadero contenido de nuestra mente está abierto a todos, especialmente a los niños, y en cierto nivel único, todas las mentes están en comunicación.
  • No estamos confinados por nuestros cuerpos y no estamos limitados por la realidad física.
  • La mente, por su deseo de vida, puede incidir en el curso de una enfermedad.
  • Una preocupación del pasado altera nuestras actitudes presentes.
  • Siempre podemos aprender de cualquier situación, sin importar qué tan indeseable puede parecer.
  • Nuestros objetivos internos determinan nuestra experiencia. No somos una victima del mundo.
  • El amor sí existe

Creo que la vida nos permite descubrir la manera de transferir lo que vemos con claridad y facilidad en una parte de nuestra experiencia, a aquellas áreas donde el temor aun parece razonable.

Constantemente pensamos en el futuro y esperamos que sea como el pasado. Nuestras fantasías y pensamientos tratan sea como el pasado. Nuestras fantasías y pensamientos tratan de proyectar el futuro lo que recordamos que nos gustó del pasado y tratan de eliminar lo difícil y doloroso.

Cuando pensamos así no estamos viendo al futuro de manera práctica y razonable, sino que solamente estamos creando un estado mental compuesto casi en su totalidad de temor.

Cuando no nos sentimos amados o no podemos ser amados, generalmente cometemos el error de tratar de controlar las circunstancias externas que consideramos que causan nuestra infelicidad.

Si se presenta algún grado de felicidad, cualquier persona con esta actitud sospecharía inmediatamente de ella.

Cuando la mente acepta la curación, ese estado de bienestar se extiende a las demás mentes con las que se encuentra unida.

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach personal y ejecutivo

direccion@miguelpla.com

Teléfono: (81) 83 78 47 10

Supera las creencias negativas que tienes sobre ti mismo. Muchas personas tienen problemas para librarse de los pensamientos negativos que tienen sobre sí mismas. Estos pensamientos negativos a menudo provienen de personas externas cuyas opiniones valoramos y de quienes buscamos amor y aceptación.

Evita el perfeccionismo. Algunas personas tienen problemas para aceptar únicamente la perfección de sí mismas.

Si notas que buscas el perfeccionismo y tienes sentimientos negativos acerca de ti mismo cuando eres menos que perfecto, sigue tres pasos simples. Detén tu forma de pensar actual, luego enfócate en el esfuerzo que necesitarás para alcanzar una meta y luego aplícalo de manera constante.

Cambiar tu enfoque desde un producto final (el cual puede evaluarse en términos de “perfección”) hacia el esfuerzo detrás de una tarea (el cual es más difícil de cuantificar como “perfecto”) puede ayudarte a apreciar tu propio buen trabajo.

Nunca te insultes. Insultarte significa reducirte a ti mismo de ser un humano a un solo elemento de ti que no te agrada.[

  • Decir “Soy un fracaso” después de ser despedido de un trabajo es inadecuado e injusto para ti. En su lugar, haz un comentario útil, como “Perdí mi empleo, pero puedo utilizar esta experiencia para encontrar y mantener otro trabajo”.

 

  • Decir “Soy tan tonto” probablemente también sea falso y reductivo. Si te sientes como un tonto, lo más probable es que tengas una falta de conocimiento acerca de algo. En lugar de ello, piensa “No sé cómo hacer esta reparación básica. Quizás podría tomar una clase para hacerlo en el futuro”.

 

  • Deshazte de tu filtro negativo. Enfocarte únicamente en los aspectos negativos de tu vida es un mal hábito. El enfoque excesivo en los eventos negativos o menos favorables de tu vida puede hacer que parezcan desproporcionadamente importantes. Si te quejas de que todo lo que te sucede es malo, intenta encontrar un poco de evidencia que indique lo contrario. Es muy poco probable que todo sea realmente malo.

 

No asumas que lo peor puede suceder. Puede ser sencillo asumir que cada situación tendrá el peor resultado. Sin embargo, cambiar tus pensamientos internos para ser realista o veraz puede ayudarte a evitar la generalización o la exageración que acompaña la suposición de lo peor.

No sientas culpa por pasar el tiempo pensando y reflexionando sobre ti y tu propia vida.Es importante darte el tiempo y el permiso para quererte a ti mismo. Probablemente notes que al hacerlo eres más capaz de pasar un tiempo de calidad ayudando a otros.

 

 

 

 

Miguel Ángel Pla

Psicoterapeuta – Coach personal y ejecutivo

direccion@miguelpla.com

Teléfono: (81) 83 78 47 10

Supera las creencias negativas que tienes sobre ti mismo. Muchas personas tienen problemas para librarse de los pensamientos negativos que tienen sobre sí mismas. Estos pensamientos negativos a menudo provienen de personas externas cuyas opiniones valoramos y de quienes buscamos amor y aceptación.

Evita el perfeccionismo. Algunas personas tienen problemas para aceptar únicamente la perfección de sí mismas.

Si notas que buscas el perfeccionismo y tienes sentimientos negativos acerca de ti mismo cuando eres menos que perfecto, sigue tres pasos simples. Detén tu forma de pensar actual, luego enfócate en el esfuerzo que necesitarás para alcanzar una meta y luego aplícalo de manera constante.

Cambiar tu enfoque desde un producto final (el cual puede evaluarse en términos de “perfección”) hacia el esfuerzo detrás de una tarea (el cual es más difícil de cuantificar como “perfecto”) puede ayudarte a apreciar tu propio buen trabajo.

Nunca te insultes. Insultarte significa reducirte a ti mismo de ser un humano a un solo elemento de ti que no te agrada.[

  • Decir “Soy un fracaso” después de ser despedido de un trabajo es inadecuado e injusto para ti. En su lugar, haz un comentario útil, como “Perdí mi empleo, pero puedo utilizar esta experiencia para encontrar y mantener otro trabajo”.

 

  • Decir “Soy tan tonto” probablemente también sea falso y reductivo. Si te sientes como un tonto, lo más probable es que tengas una falta de conocimiento acerca de algo. En lugar de ello, piensa “No sé cómo hacer esta reparación básica. Quizás podría tomar una clase para hacerlo en el futuro”.

 

  • Deshazte de tu filtro negativo. Enfocarte únicamente en los aspectos negativos de tu vida es un mal hábito. El enfoque excesivo en los eventos negativos o menos favorables de tu vida puede hacer que parezcan desproporcionadamente importantes. Si te quejas de que todo lo que te sucede es malo, intenta encontrar un poco de evidencia que indique lo contrario. Es muy poco probable que todo sea realmente malo.

 

No asumas que lo peor puede suceder. Puede ser sencillo asumir que cada situación tendrá el peor resultado. Sin embargo, cambiar tus pensamientos internos para ser realista o veraz puede ayudarte a evitar la generalización o la exageración que acompaña la suposición de lo peor.

No sientas culpa por pasar el tiempo pensando y reflexionando sobre ti y tu propia vida.Es importante darte el tiempo y el permiso para quererte a ti mismo. Probablemente notes que al hacerlo eres más capaz de pasar un tiempo de calidad ayudando a otros.


Contacto

Ayuda 100% confidencial, profesional y con calidez humana.
Lic. Miguel Ángel Pla
Correo: direccion@miguelpla.com
Teléfonos:
Consultorio (81) 8143-0123
Celular 811-165-9270
Esquina Ave Sertoma y Ave la Clínica Hospital San Lucas
Segundo Piso Consultorio 202
Entrada por Ave Sertoma, frente al estacionamiento del Hospital San José

Para su mayor comodidad tenemos dos opciónes de consulta:
Consulta Presencial y Consulta Telefónica

Nombre
Correo
Teléfono
Mensaje

Su mensaje fue enviado exitosamente.
Error! Por favor revise los campos.
MIGUEL PLA PSICOTERAPUETA © DERECHOS RESERVADOS 2014