Nuestro Blog

Toda disciplina de conocimiento engloba datos que resultan curiosos a los ojos del gran público. La Psicología es, quizás, una de esas disciplinas donde las curiosidades abundan, ya que existen infinidad de leyendas respecto a nuestra conducta.

Mitos psicológicos: poniendo negro sobre blanco en base a datos científicos

Hoy repasaremos ocho de ellos, ocho mitos psicológicos.

1. Detectar mentiras

Existe la creencia popular según la cual hay una serie de personas con una habilidad superior a la hora de advertir cuándo están delante de alguien que les está mintiendo. Si bien el mito no es tal, cabe decir que una investigación realizada en los Estados Unidos en el año 1999 descubrió que esas personas más capaces de detectar la mentira ajena presentaban severos daños cerebrales en el lóbulo frontal, en el hemisferio izquierdo.

Estas lesiones les causan una mengua en sus capacidades lingüísticas, hándicap que compensan con una habilidad superior en el escrutinio del lenguaje no verbal ajeno, y gracias a esa compensación son capaces de advertir mejor las mentiras.

2. Mensajes subliminales: ¿funcionan?

Se suele creer popularmente que los mensajes subliminales (que percibimos de forma inconsciente) pueden realmente generar cambios en nuestro comportamiento, sin siquiera ser conscientes de que tales cambios se han producido; sin control sobre ellos.

En el año 1957, el publicista James Vicary aseguró haber demostrado que si se proyectaban en una pantalla ciertos mensajes subliminales del estilo de “Come dulces” o “Bebe Coca-Cola”, se generaba una demanda mayor de dichos productos, y por tanto un aumento de las ventas. Sin embargo, nadie en lo sucesivo fue capaz de corroborar esos resultados, y lo cierto es que en 1962 James Vicary reconoció haber manipulado la investigación.

3. Contar ovejas contra el insomnio

La recomendación de contar ovejas como remedio al insomnio fue desacreditada en una investigación del año 2002 que tuvo lugar en la Universidad de Oxford, Reino Unido. Se llegó a la conclusión de que esa técnica no era en ningún caso efectiva. Para llegar a esa conclusión, se comparó el tiempo necesario para quedarse dormidos de dos grupos de sujetos que padecían de insomnio. Uno de los grupos tenía que contar ovejas, y el otro, no.

No se reportaron diferencias entre grupos. Los miembros del grupo de contar ovejas sí se quejaron de haberse aburrido más, pero eso no logró que les entrara el sueño antes. Algo que sí ayuda a dormir, según ese estudio, es pensar en una escena que genere tranquilidad.

4. Cáncer causado por el mal humor

Ciertas enfermedades, como por ejemplo el cáncer, han sido vinculadas a determinadas actitudes personales negativas. Sin ir más lejos, se ha oído decir en numerosas ocasiones que aquellos que tienden a reprimir más sus emociones pueden ser más vulnerables a caer enfermos.

No obstante, aunque sí es cierto que mostrar una actitud positiva ante una enfermedad puede ayudar a salir de ella, no se ha demostrado que mantener una actitud negativa pueda provocar la dolencia. De hecho, lo que sí ha sido bastante estudiado es que hay una cierta relación en sentido inverso: algunas investigaciones revelan que entre las mujeres trabajadores, que reportan un nivel de estrés ligero o moderado, la probabilidad de enfermar de cáncer de mama es más baja que entre las mujeres que no presentan estrés.

5. Música clásica e inteligencia

Esta popular idea nació de un estudio norteamericano en el año 1993, y que parecía confirmarse en otro estudio de la Universidad de California diez años más tarde. A pesar de esas investigaciones, recientemente la Universidad de Viena llevó a cabo un estudio más pormenorizado y sistemático del fenómeno, sin haber reportado ningún aumento en la inteligencia de aquellos que escuchan música clásica.

6. Solo usamos el 10% del cerebro

Quizá uno de los mitos más recurrentes es el que reza que tan solo utilizamos el 10% de nuestro cerebro. Cómo nació el mito no es fácilmente explicable, pero es posible que ocurriera en el siglo XIX, momento en que un conocido psicólogo estadounidense manifestó ciertas dudas acerca de que las personas alcanzaran más de un 10% de su potencial intelectual. Es probable que surgiera como una interpretación equivocada de los conocimientos de la neurología de principios del siglo XX, cuando la ciencia aún creía que únicamente el 10% de las neuronas pueden estar activadas de manera simultánea.

Otra posible explicación de la génesis del mito es la idea de que las neuronas solo constituyen el 10% del total de células cerebrales, dado que las demás son células gliales, que aunque son necesarias, su función elemental es ofrecer soporte energético a las neuronas. En cualquier caso, el mito es totalmente falso. La idea de que las grandes regiones cerebrales permanecen inactivas no se basa en ninguna premisa científica, lógica ni evolutiva.

El tejido del cerebro tiene un costo elevado en cuanto a consumo energético, pues consume más del 20% del oxígeno que respiramos, a pesar de suponer no más de un 3% del peso corporal, y resulta descabellado pensar que el sistema energético y la evolución mantienen un órgano cuya eficiencia es de un 10%. Si el mito fuera cierto, una lesión cerebral en según qué área no repercutiría en la operatividad de los procesos mentales de la persona, cosa totalmente incierta.

7. ¿Memoria infalible?

En cuanto a la memoria, popularmente se cree que los recuerdos son un fiel reflejo de lo que vivimos en su día. No somos muy capaces de tener en cuenta que nuestra memoria puede distorsionar los hechos, ni que sea de forma inconsciente.

Pero la realidad es que la memoria no funciona como una máquina de grabación audiovisual (modo reproductor), sino que opera de un modo reconstructivo: esto es, el producto final (el recuerdo) es una mezcla de algunos detalles concretos y otros que en realidad hemos reconstruido en base a nuestras expectativas, necesidades, creencias y emociones.

8. Las mujeres hablan más que los hombres

Ya para acabar, es preciso aclarar otro mito muy extendido que refiere a una diferencia entre hombres y mujeres. Concretamente, el mito versa sobre cuál de los dos sexos habla más. Si formulamos la pregunta a un hombre, es probable que responda que ellas hablan mucho más que ellos. Pero lo cierto es que varios estudios han revelado que, en promedio, ambos sexos usan un número similar de palabras al día: unas 16.000.

Sí es cierto, con todo, que ellas tienden a expresar sus emociones y pensamientos de un modo más abierto, aparte de que son capaces de percibir la comunicación no verbal de un modo más preciso. Parece que también hay una explicación para el hecho de que el sexo masculino considere que las mujeres hablan más: al parecer, la voz femenina tiene una entonación más prolongada, un tono superior y unas inflexiones más complejas, factores que pueden llegar a causar irritación al hombre si está expuesto durante un buen rato al habla femenina.

Uno de los problemas más frecuentes en mi consulta es la baja autoestima. La baja autoestima conlleva una percepción negativa sobre uno mismo, y es un factor que nos puede limitar mucho en nuestra vida diaria.  Lo cierto es que, en muchas ocasiones, los pacientes no saben identificar que sufren una autoestima baja. ¿Por qué?

Porque la baja autoestima conlleva a otro tipo de problemas que son la supuesta causa por la que acuden al psicólogo, problemas como síntomas de ansiedad, de depresión, problemas de conducta, estrés, adicciones, etc. y aquí van unos consejos para saber identificar qué es lo que nos están pasando y cómo podemos solucionarlo. Es fácil aumentar la autoestima, solo hay que ponerle un poco de empeño.

¿Qué es la autoestima?

La autoestima es el conjunto de creencias, percepciones, evaluaciones y pensamientos que tenemos acerca de nosotros mismos, la valoración que realizamos basándonos en nuestras experiencias.

¿Qué síntomas me pueden avisar de que tengo la autoestima baja?

Algunos de los síntomas principales que nos pueden advertir de que nuestra autoestima no está en el mejor momento son los siguientes:

  • No tengo seguridad en mí mismo
  • No expreso mis gustos u opiniones por miedo a ser rechazado o por pensar que mis opiniones no tienen el mismo valor que las opiniones de los demás
  • No me siento merecedor de las cosas buenas de la vida
  • No me esfuerzo por conseguir lo que quiero ya que de antemano creo que no lo voy a lograr
  • No me relaciono con los demás como me gustaría ya que pienso que no voy a hacerlo bien y me van a dejar de lado
  • Necesito la aprobación de los demás con mucha frecuencia
  • Me dejo pisar con facilidad ya que no me atrevo a imponerme cuando es necesario
  • Veo al resto de personas como superiores a mí y me gustaría ser como ellos
  • Temo decir lo que siento ya no tal vez no les guste a los demás lo que digo
  • Suelo atribuir a causas externas mis logros y a causas internas mis fracasos
  • Casi nunca estoy contento con lo que hago ya que creo que podría estar mejor
  • No me siento feliz
  • Me cuesta acabar lo que empiezo ya que me desmotivo con mucha facilidad
  • La toma de decisiones se convierte en algo muy difícil ya que creo que decida lo que decida va a ser la opción incorrecta así que me dejo llevar por lo que decidan los demás, aunque sea de mi propia vida
  • Pienso en mis debilidades y casi nunca me paro a pensar en mis fortalezas
  • Me siento nervioso la mayor parte del día
  • Me es casi imposible tomar la iniciativa
  • Me siento evaluado casi constantemente en situaciones sociales
  • Me siento culpable
  • Me siento poco atractivo
  • Envidio la vida de los otros
  • Siento que no tengo nada que aportar

Si te has sentido así en varias ocasiones, puede que el resto de tus problemas vengan a raíz de tener una baja autoestima. Intentemos ponerle solución con unos ejercicios para que empieces a valorarte y a creer en ti. Podrías llegar a sorprenderte mucho de tus capacidades si te esfuerzas en mejorar tu autoestima.

¿Cómo puedo aumentar mi autoestima?

Muchas personas se preguntan si hay alguna manera de mejorar su propia autoestima. Obviamente no existe ninguna poción mágica, sino que debemos tomar conciencia de que solo cada persona puede mejorar en este sentido a base de constancia y siguiendo algunos consejos basados en la evidencia científica.

default Que es la autoestima y como aumentarla

1. Deja de machacarte

Tenemos que ser realistas tanto con nuestras virtudes como con nuestros defectos. No somos perfectos, pero la intención no es serlo. El objetivo es ser feliz. Así que para lograrlo debemos aceptar las cosas que no hacemos tan bien y aprender de ello. Y por supuesto, no restarle importancia a las cosas que sabemos hacer bien, sino valorarlas como se merecen.

Vamos a observar y ser conscientes de lo bueno que tenemos, de lo bueno que somos, de lo bueno que hacemos. ¿Por qué seguir pensando que soy un desastre? ¿A dónde me ha llevado este tipo de razonamiento?

2. Empieza a pensar en positivo

Cambia tus pensamientos. El ”no puedo” por “voy a intentarlo”, “voy a tener éxito” “me va a ir bien”. Parece un tópico pero forzarse un poco a mirar las cosas buenas de la vida nos puede ayudar a salir de la dinámica negativa. Si nos damos cuenta de que tenemos muchas cosas a valorar, es más fácil que salgamos del bucle negativo.

3. Ponte metas realistas

Y que puedas cumplir. Metas a las cuales sea relativamente fácil llegar. Poco a poco las podemos aumentar, y veremos que paso a paso estamos consiguiendo lo que nos proponemos. Si fracasamos, aprendamos de ello sin culparnos de nuestros errores, ya que fallar es una manera de saber cómo hacerlo de manera distinta la siguiente vez. Atrévete a afrontar retos.

4. No te compares

5. Acéptate y perdónate

Escribe una carta en la que describas todo aquello que no te gusta de ti, y todo aquello de lo que te sientes culpable. No te dejes nada. Léela con atención y valora lo que puedes mejorar. Despídete de esa carta y pártela en mil pedazos. A partir de ese momento empieza de cero, con todo lo que has aprendido pero dejando atrás la culpabilidad. Aún estás a tiempo de hacer borrón y cuenta nueva.

6. Haz críticas constructivas acerca de ti mismo

Que todo lo que te digas sirva para mejorar, no para estancarse y culpabilizarte. Asimismo, aprende a encajar las críticas de forma que no te afecten.

7. Trátate con cariño y respeto, siempre

Eres lo mejor que te ha pasado, así que demuéstratelo. Tienes derecho a ser feliz. Y a hacer feliz a los demás contagiándoles tu optimismo.

8. Regálate tiempo

Haz actividades que te hagan feliz. Es la mejor manera de encontrarse con uno mismo y desarrollar tus habilidades sin prisa pero sin pausa.

9. Supera tus lastres

Hay personas que viven arrastrando mochilas llenas de peso: trabajos que no les satisfacen, relaciones que no les aportan nada, hábitos que no les gustan… Para superar todos estos lastres, es preciso tomar cierto control sobre la situación, pensar en positivo y tratar de cambiarlas.

10. Cada noche antes de acostarte…

Piensa en las cosas buenas que te ha traído el día, los retos superados, los errores que hemos cometido y cómo podemos mejorar.

Intenta, durante 30 días, poner en práctica estos consejos. Ya verás que cuando finalice el mes te sentirás mejor y muchos de los síntomas que sentías desaparecen. Y recuerda, hay una única persona capaz de cambiar tu vida, y esa persona, ¡eres tú!

Aprende a quererte a ti mismo

En el siguiente artículo te explicamos más aspectos interesantes sobre la percepción que tienes de ti mismo, y cómo lograr mejorar en aquello que te propongas. Esperamos que te sean útiles estos consejos y que logres segur este buen camino que hoy has iniciado.

 

Muchos ya conocerán el caso de Beth Thomas, una intrigante historia que está impactando fuertemente en las redes sociales y que no ha dejado indiferente a nadie. Tanto para los que no hayan oído hablar aún de esta niña como para los que sí, recomendamos seguir leyendo este artículo

Beth Thomas: la historia de la niña psicópata

Esta historia trata de una niña que perdió a su madre cuando solo contaba un año de edad. Ella y su hermano quedaron bajo la tutela de su padre biológico, el cual abusó sexualmente de los dos menores. Por suerte, los abusos fueron detectados por médicos y los niños fueron acogidos por una asistente social seis meses después.

Por suerte para Beth y para su hermano pequeño Jonathan, ambos fueron adoptados por una pareja cristiana llena de ilusión por ser padres pero que no podían concebir. Todo parecía ir bien hasta que Beth empezó a manifestar que tenía pesadillas muy extrañas, y estos se dieron cuenta de que algo no marchaba bien.

Pesadillas, un preludio de la conducta antisocial de la pequeña Beth

Las pesadillas de la pequeña trataban sobre un hombre que se “caía encima suyo y la hería con una parte de él”. En adición, Beth manifestaba conductas violentas hacia su hermano, sus padres y animales (a los cuales llegó a matar). Además de ira, también encontraron que Beth manifestaba conductas sexuales inadecuadas: la niña se masturbaba públicamente y de manera excesiva, llegando a producirse sangrado.

Estos hechos hicieron considerar a los padres la posibilidad de acudir a un psicólogo. Precisamente en el transcurso del diagnóstico y la terapia psicológica a Beth se graba el vídeo que ha recorrido el mundo: una entrevista a Beth realizada por el Dr. Ken Magid, un psicólogo clínico especialista en el tratamiento de niños víctimas de severos abusos sexuales. Lo que descubrió este psicólogo sobre las causas y los efectos del abuso sexual es objeto de estudio en todas las facultades de psicología.

Los escalofriantes diálogos entre Beth y su psicólogoEsta es una pequeña transcripción del inicio de la entrevista:

-“Dr. Ken: ¿Las personas te temen Beth?

-Beth: Sí.

-Dr. Ken: ¿Tus padres tienen miedo de ti?

-Beth: Sí.

-Dr. Ken: ¿Qué harías con ellos?

-Beth: Apuñalarlos.

-Dr. Ken: ¿Qué harías con tu hermano?

-Beth: Matarlo.

-Dr. Ken: ¿En quién te gustaría meter alfileres?

-Beth: En mamá y papá.

-Beth: Que murieran.”

La pequeña admitió haber maltratado físicamente a su hermano

Beth admitió, en sus conversaciones con el Dr Ken y con total frialdad, haber maltratado a su hermano desde siempre, dándole cabezazos contra el suelo, clavándole alfileres en todo el cuerpo y en sus partes intimas, estirando y pateando sus genitales… Incluso llegó a explicar que una vez lo intentó matar, y solamente paró debido a que sus padres la descubrieron. Admitió que también había pensado seriamente en matar a sus padres en varias ocasiones y que maltrataba a sus mascotas habitualmente. No contenta solo con eso, llegó a matar a varios animales que merodeaban por el patio de su casa.

Ante todos estos hechos que ella misma iba relatando, Beth reconoció no sentir ningún tipo de remordimiento ni culpa, su tono de voz ante todas sus declaraciones era frío y calmado, como si estuviese explicando cualquier anécdota trivial. Preguntada sobre el motivo por el cual actuaba de esta forma, respondía que quería hacer sentir todo lo que ella sintió en el pasado durante los abusos de su padre. Asimismo, ante todas las preguntas del doctor referidas a si ella era conciente de que estos actos producirían sufrimiento en la otra persona, admitió con serenidad que sí, que era eso, precisamente, lo que ella desea.

Internamiento en un centro especial y tratamiento psicológico

Después de una larga entrevista, el psicólogo obtuvo la información suficiente como para llevarle a decidir internar a la niña en un centro de tratamiento de niños con distintos trastornos de comportamiento. Beth fue diagnosticada con un grave trastorno del apego, el cual se caracteriza por el desarrollo de la incapacidad de establecer relaciones sanas y adecuadas, debido en este caso a la historia de abuso sexual y maltrato por parte de su padre.

El trastorno del apego precisa recibir atención psicológica urgente, pues sino podría convertirse en un peligro para la propia Beth y para sus familiares, debido a la completa falta de empatía que manifestaba, que podría ser equiparable a trastornos como la sociopatía o la psicopatía. El motivo por el cual Beth no fue diagnosticada como psicópata en ese momento es porque en esa época aún no se conocía la existencia del trastorno disocial de la personalidad (trastorno antisocial de la personalidad antes de los 18 años), sobre el cual todavía perdura un extenso debate entre los académicos de la salud mental.

Tratamiento psicológico para controlar sus impulsos antisociales

El tratamiento que le impusieron a Beth fue muy estricto y ordenado. Especialmente diseñado para niños con su mismo trastorno, a los cuales les es muy complicado respetar reglas y hábitos. Durante la noche, y para impedir que lastimase a otros niños, Beth era encerrada en una habitación. Asimismo, debía pedir permiso para todo, desde ir al baño hasta incluso para beber agua.

Con el paso del tiempo, las restricciones fueron siendo menos estrictas y Beth fue mejorando progresivamente.

Beth pudo recuperarse totalmente y hoy en día es una persona con una vida común

Al final del video podemos observar el gran avance del tratamiento a Beth. Al cabo de los años, podemos ver a Beth como una persona con capacidad para empatizar y para ser conciente de las consecuencias de sus actos. Obviamente, su aparente ‘maldad’ tenía su génesis en el maltrato continuado del que fue víctima siendo un bebé, y su caso sirve para ilustrar las calamitosas consecuencias del maltrato físico y psicológico a corta edad.

Actualmente, Beth lleva una vida normal y trabaja como enfermera. Sus méritos profesionales le han hecho merecedora de varios galardones.

Este caso nos hace llegar a las conclusiones siguientes: la importancia de una buena crianza, especialmente en los periodos críticos del niño. Pero también nos habla sobre la efectividad (al menos en este caso) de la terapia psicológica, incluso en casos de extrema gravedad y que pueden parecer irreconducibles.

¿Cuáles fueron las claves psicoterapéuticas de su recuperación?

Esta total recuperación psicológica de la pequeña Beth pudo lograrse haciendo tomar conciencia a la niña sobre sus actos, aumentando su autoestima, además de cimentar los hábitos y conductas sociales funcionales, por ejemplo consiguiendo que fuera capaz de aceptar ciertas normas y poder gestionar, canalizar y entender el motivo de su ira

En mis consultas, cuando observo indicios de que se pueda estar dando una situación de maltrato psicológico y emocional, suelo usar una serie de preguntas que hago que se lleven a casa como tarea.

El objetivo es que mis pacientes valoren cuantos ítems de esa lista se cumplen, solo durante la semana que queda hasta la siguiente sesión. Han de ir anotando al lado de cada pregunta, las situaciones y fechas en las que se producen esos comportamientos para así crear un registro de las dimensiones del problema.

Identificar el maltrato psicológico camuflado

Es llamativo que un alto porcentaje de mis pacientes, al llegar a la tercera o cuarta cita, acuden con un  elevado grado de ansiedad, ya que se hacen conscientes de la situación de maltrato psicológico en la que se encuentran, y la mayoría de los criterios los asumían como cuestiones “normales” que se dan en una relación de pareja.

Este es uno de los aspectos más dañinos del maltrato psicológico: como no es maltrato físico, es más difícil de detectar  y de identificar como algo que no debería darse en una relación sana. Es por eso que es muy necesario tomarse un tiempo en reflexionar sobre hasta qué punto estams viviendo o reproduciendo formas de maltrato psicológico.

Las 30 señales de que tu pareja puede estar maltratándote psicológicamente

Este es un breve listado de tipos de comportamiento que sirven para identificar los casos de maltrato psicológico en una pareja. Están planteados en forma de preguntas para que sean más accesibles y fáciles de relacionar con las vivencias de cada persona.

1.  ¿Controla el dinero que gastas? ¿tienes que pedirle el dinero a tu pareja? ¿pides permiso a la hora de comprar algo, ya sea para ti o para la casa?

2.  ¿Te dice cómo tienes que vestirte? ¿si vas de alguna manera que no le gusta se enfada contigo por ello y decides cambiarte de ropa? ¿Hay prendas que ya no te pones porque sabes que a no le gusta que vayas así y vas a tener problemas por ello?

3. ¿Se enfada si inviertes más tiempo en tus amistades o familiares del que considera necesario?

4. ¿Mantienes relaciones sexuales aunque no te apetezcan porque si no, se enfada?

5.  Contabiliza las veces que haces cosas que no te apetecen o con las que no estás de acuerdo para evitar una discusión.

6.  ¿Controla tu móvil y tus redes sociales?

7.  ¿Tienes que informarle de tus horarios?

8. ¿Le quita importancia a tus logros personales o profesionales?

9. Cuando haces algo por tu pareja, ¿te lo agradece o te hace sentir que es tu obligación?

10. ¿Organiza tu tiempo libre? ¿Sientes que en los ratos de ocio tienes que consultarle en que invertir tu tiempo?

11. ¿Cuando tienes algún problema lo minimiza con comentarios del tipo: eso no es nada, te quejas de vicio, etc.?

12. ¿Cuando se ha dado una discusión, en la mayoría de las ocasiones cedes tú aún teniendo la razón porque podría pasarse días sin hablarte y haciéndote el vacío?

13. ¿Si tiene un problema fuera del ámbito de la pareja, te hace sentir responsable de ello?

14. ¿Te hace sentir que no sabrías seguir adelante si no estuvieras a su lado?

15. ¿Te sientes culpable cuando enfermas?

17. ¿Usa el  chantaje emocional a menudo para lograr sus objetivos?

18. ¿Te recuerda una y mil veces los errores que has cometido?

19. ¿Has dejado de contar tus problemas de pareja a tu entorno porque sabes que si se enterase se enfadaría?

20. ¿Temes como decirle algunas cosas porque sabes que su reacción puede ser desproporcionada?

21. ¿Notas que cuando un mismo hecho lo realiza otra persona lo valora más positivamente que si eres tú quien lo realiza?

22. ¿Te sientes incómodo/a si te mira alguien del sexo opuesto por si acaso tu pareja se diera cuenta y pudiera ser motivo de otra discusión?

23. ¿Sientes que necesitas su aprobación en cada cosa que haces, o incluso piensas?

24. ¿La manera en la que se dirige a ti ha cambiado transformándose en imperativa?

25.  ¿Sientes que no puedes ser tú mismo/a cuando estás con tu pareja?

26. Ligada a la anterior, ¿sientes que aún sin que esté, cuando quieres ser tú mismo/a piensas en que tal vez le moleste y dejas de hacer las cosas que querías?

27.  ¿Te trata como si fuera tu padre/madre en lugar de tu pareja?

28. ¿Las decisiones importantes las toma sin tener en cuenta tu opinión?

29. ¿Te hace dudar de tus capacidades?

30.  ¿Sientes miedo?

Consecuencias del maltrato emocional y psicológico

Una vez realizada la tarea, y una vez en consulta, valoro con las víctimas las consecuencias de este maltrato psicológico, que suelen ser estas:

A su vez, estos efectos del maltrato psicológico hacen que el clima dentro de la relación de pareja siga empeorando aún más, lo cual acarrea consecuencias graves para la víctima.

Tomando conciencia para poder abandonar las dinámicas de maltrato

El primer paso para hacer frente al maltrato psicológico es saber identificar sus señales, algo difícil ya que son dinámicas no se producen de un día para otro y son señales sutiles de las que apenas nos damos cuenta.

La intención de este artículo es poder llegar a ser conscientes de ello, y si nos sentimos identificados/as poder ser capaces de romper con la dependencia emocional que nos genera. El primer paso es poder identificar la existencia del maltrato psicológico para asumir la idea de que se han de producir cambios muy drásticos.

El fenómeno del amor es, sin duda, el más estudiado, complejo, incomprendido y multidimensional que existe. Es un fenómeno que ha engendrado infinidad de obras artísticas: pintura, escultura, literatura, poesía… Pero también es algo muy complejo. Tanto, que muchas veces en vez de hablar sobre el concepto del amor en sí se habla acerca de los tipos de amor diferentes que existen.

La idea es que en nuestra cultura el amor no tiene una definición completa, sino que posee muchos significados diferentes, y es un concepto que se emplea en contextos y relaciones muy variables. El amor tiene matices, y estos hacen que, si queremos entender bien este fenómeno, debamos clasificarlo según una serie de criterios. Eso hace que renunciemos a la posibilidad de entender el amor como algo único, muy bien definido y fácil de comprender, pero a cambio nos permite entender mejor sus manifestaciones desde un punto de vista práctico.

Amor: un sentimiento complejo

El estudio psicológico ha realizado esfuerzos constantes con el objetivo de acotar el significado y las implicaciones del concepto amor (por qué amamos, a quién amamos, cómo amamos), aunque lo cierto es que esta tarea siempre se ha visto envuelta en dificultades debido a que hay miles de concepciones, opiniones y maneras de enfocar dicha temática. Además, las opiniones que tienen las personas acerca de lo que es el amor también influyen en el modo en el que estas lo experimentan, por lo que no se puede realizar un análisis “puro” sobre lo que conforman los diferentes tipos de amor.

Los psicólogos canadienses Beverly Fehr y James A. Russell [1] dedicaron muchos años de su vida a indagar sobre el concepto del amor. Elaboraron conjuntamente un estudio en el año 1991, donde pedían a una serie de participantes que redactaran una lista con tantas clases distintas de amor como se les ocurrieran en ese momento. Este experimento sirvió para crear una gran lista con 93 clases distintas de amor. Posteriormente, a otros participantes se les cuestionó sobre cuán típico les parecía cada uno de los prototipos de amor descritos en la lista, esto es, en qué grado pensaban que representaba mejor la esencia del amor.

Los resultados de esta encuesta revelaron que el amor considerado como más prototípico fue el amor maternal. Correlativamente, los siguientes tipos de amor más prototípicos y conocidos fueron el amor paternal, la amistad, el amor de hermana, el amor romántico y amor de hermano. Otras tipologías de amor, como por ejemplo el apasionado, el sexual o el amor platónico, fueron razonadas como amores menos prototípicos según los resultados del estudio.

default Tipos de Amor

Elementos del amor

Las investigaciones de Fehr y Russell no son, ni de lejos, las únicas que inquieren sobre cómo percibimos los distintos tipos de amor. Los psicólogos P. Shaver y J. Schwartz [2] realizaron en 1992 una serie de estudios empleando un procedimiento parecido. Analizaron detenidamente los juicios de parecido o semejanza entre distintas palabras vinculadas a las emociones, descubriendo que amor, cariño, afecto, atracción y cuidado constituían un bloque bastante uniforme. En consecuencia, los estudios de Shaver y Schwartz concluyeron que la concepción que tenemos del amor resulta muy compleja, y no existe una delimitación manifiesta entre el amor y sentimientos o emociones parecidas.

La clasificación más importante y que congrega a un mayor número de expertos acerca de cuáles son los tipos de amor es la Teoría Triangular de Sternberg [3]. Esta categorización se construye en base a tres dimensiones o elementos esenciales en el amor, que son éstos:

1. Pasión

La pasión es el estado de excitación física y mental descrita durante siglos por escritores, poetas y filósofos, pero también por científicos. La atracción entre dos cuerpos y el deseo sexual son sus partes básicas. Algunos investigadores, como Bratslavsky y Baumeister, definieron la pasión en el amor como un agregado de sentimientos de gran intensidad enfocados a la atracción hacia otra persona, caracterizados por la activación biofisiológica y la aspiración de unirse a ella a todo nivel (sexual, sentimental…).

Sin embargo, hay que señalar que, en caso que la persona sea deseable como pareja sexual, la pasión incorpora dos elementos: la atracción y el apetito sexual. En cambio, pueden existir sentimientos de pasión carentes de estos dos elementos, como la pasión hacia un hijo.

2. Intimidad

Este elemento constitutivo del amor se expresa como un sentimiento de unión, proximidad y afecto hacia la otra persona, así como la preocupación para incrementar su bienestar, para proporcionar y recibir apoyo sentimental y comunicar las opiniones y emociones personales, así como escuchar y atender a las del otro. Los investigadores reportaron que este elemento del amor engloba una concepción de empatía mutua, actitudes amables y benévolas hacia la otra persona, y la comunicación permanente del afecto compartido.

3. Compromiso

El compromiso puede expresarse a corto plazo como la decisión explícita de querer compartir tiempo y espacio, o a largo plazo como el compromiso de cuidar y alimentar ese amor. Estos dos componentes no tienen por qué darse siempre conjuntamente. El compromiso es un elemento que puede manifestarse a pesar de que intimidad y pasión hayan desaparecido.

Algunas veces, la relación que hay entre dos personas puede ir progresando a lo largo del tiempo, y la pasión y la intimidad ir deteriorándose. En este caso, solo permanecería el compromiso, entendido como la voluntad de proseguir en la relación. En el caso de culturas en que se llevan a cabo matrimonios de conveniencia pactados entre dos familias, el componente del compromiso se manifiesta al inicio de la relación, y el tiempo dirá si pasión e intimidad también aparecerán.

Tipos de amor

En la Teoría Triangular de Sternberg, el amor se representa con cada uno de estos elementos en su forma genuina, formando los tres vértices de un triángulo equilátero. No obstante, las relaciones amorosas reales los tipos distintos de amor se entrelazan y se combinan entre sí, dando lugar a diferentes clases de amor (o formas de amar). Estos tipos de amor serían los siguientes:

1. Amor romántico

Se constituye a partir de la combinación entre intimidad y pasión. Este tipo de amor surge cuando los amantes tienen una atracción tanto física como emocional, a pesar de que este sentimiento de vinculación no viene de la mano de compromiso. El ejemplo recurrente de este tipo de amor lo podemos encontrar en muchos arquetipos surgidos de la literatura, comoRomeo y Julieta, del autor británico William Shakespeare.

2. Amor compañero

Se basa en la combinación de los elementos de intimidad y compromiso. En este caso, es un amor cuya ambición es la preocupación por la felicidad y el bienestar del otro. Es un cúmulo de necesidades como el apoyo social, el apoyo emocional, la comprensión mutua y la comunicación. Las personas que viven este tipo de amor se sienten íntimamente unidas y comparten tanto sus emociones, sus conocimientos o sus posesiones.

3. Amor fatuo

Se fundamenta en la mezcla de compromiso y pasión, sin que haya podido transcurrir el tiempo necesario para que aflore la intimidad. Este tipo de amor se expresa cuando, por ejemplo, dos personas contraen matrimonio al poco tiempo de haberse enamorado, y todavía no ha surgido el componente de la intimidad. Por ello, en estos casos sigue dedicándose bastante esfuerzo a ofrecer la mejor imagen de uno mismo ante los ojos de la otra persona.

default Tipos de Amor

¿Existe el “amor perfecto”, según la teoría de Sternberg?

Esta combinación de intimidad, pasión y compromiso desencadena lo que Sternberg definió como amor completo o amor perfecto. Según el autor, es la clase de amor que casi todas las personas aspiran a vivir. No es ninguna exageración afirmar que el amor perfecto es difícil de conseguir, y mucho más de mantener. Pero, después de todo, no siempre buscamos este tipo de amor en todas las relaciones íntimas que tenemos a lo largo de la vida; de hecho, esta clase tan particular y única de amor la reservamos para unas pocas relaciones que colman nuestras expectativas a nivel emocional y sexual, y tratamos de priorizarlas. Son aquellas relaciones que, terminen bien o no tan bien, dejan una huella imborrable en nuestra memoria.

Cada uno de los tres elementos axiales del amor que hemos descrito suele tener una progresión distinta a lo largo del tiempo de la relación. Es notorio que la intimidad se va desarrollando progresivamente a medida que avanza la relación, y puede ir aumentando con el tiempo, pero este crecimiento suele ser más abrupto en las primeras etapas del noviazgo.

En lo que hace referencia a la pasión, ésta se expresa de un modo muy intenso en el inicio, y crece de forma acelerada, pero más tarde decae lentamente conforme la relación va pasando por etapas más avanzadas en el tiempo, hasta estabilizarse. Por su parte, el compromiso aumenta de forma lenta al principio (de una forma incluso más lenta que la intimidad), para alcanzar un punto de equilibrio y estabilidad en el preciso instante en que las recompensas y los costes de la relación son claramente perceptibles.

Nuestro cerebro y el amor

Hace unas semanas publicamos un interesante artículo sobre lo que ocurre en nuestra mente cuando experimentamos amor. Además, te proponemos también una lectura sobre algunos datos curiosos que la ciencia ha aportado acerca del amor y el enamoramiento, que se centran en el componente más psicobiológico de este fenómeno.

 

Estos elementos constitutivos fueron reportados durante un estudio sobre las descripciones que hacían unos individuos sobre la personalidad de otros (Goldberg, 1993), y es uno de los modelos sobre los rasgos de personalidad humanos más reconocidos.

Los cinco grandes rasgos de personalidad, también llamadosfactores principales, suelen recibir los siguientes nombres: factor O (apertura a las nuevas experiencias), factor C(responsabilidad), factor E (extroversión), factor A(amabilidad) y factor N (neuroticismo o inestabilidad emocional), formando así el acrónimo “OCEAN”.

Cada uno de los rasgos está constituido por un conjunto de rasgos de personalidad más específicos. Por ejemplo, el factor E (extroversión) incluye cualidades concretas como la búsqueda de emociones, la sociabilidad o el optimismo.

El modelo de los cinco grandes que desarrolló Raymond Cattell (en la fotografía), pretende describir la personalidad, y los profesionales de la psicología han ido aportando nuevas evidencias y enfoques a través de los años diferentes metodologías para analizar estos rasgos de personalidad de cada individuo.

Los 5 factores de la personalidad

Existe un cierto acuerdo entre los expertos en personalidad en afirmar que la personalidad puede categorizarse en estos 5 grandes rasgos que fueron descritos en la teoría del Big Five personality traits.

La definición de cada uno de ellos es la siguiente:

(Factor O): Apertura a la Experiencia

Muestra en qué grado un sujeto tiende a buscar nuevas experiencias personales y concibe de una manera creativa su futuro. La persona abierta a la experiencia tiene una relación fluida con su imaginación, aprecia el arte y la estética, y es consecuente con sus emociones y la de los que le rodean. Prefieren romper con la rutina y suelen poseer conocimientos sobre amplios temas debido a su curiosidad intelectual. Su opuesto es la Cerrazón a la Experiencia (o al Cambio).

(Factor C): Responsabilidad

Refiere a cuán centrado está el sujeto en sus objetivos, además de cuán disciplinado se muestra para la consecución de dichos fines. Podríamos decir que la persona con alta puntuación en el factor C es un individuo organizado, con capacidad de concentración, que termina sus tareas y que piensa antes de tomar una decisión.

(Factor E): Extraversión

Define el grado en que el sujeto se muestra abierto con los demás y canaliza su energía en contextos sociales. Dicho de otro modo, el factor E examina cuánto le agrada a un sujeto estar rodeado de otras personas, cuánto le gusta expresarse ante los demás, etc. Su opuesto es la Introversión, que se caracteriza en personas reservadas, que a menudo son tachados de antipáticos. Suelen ser ciertamente independientes, prefieren la rutina y el ambiente familiar.

Prefieren estar solos y no les agrada formar parte de bullicios de gente, lo cual no quiere decir que sean menos felices. Frecuentemente se muestran tan animados como el que más en círculos estrechos de amistad. Son más reflexivos que los extrovertidos, y tienden menos a la acción.

(Factor A): Amabilidad

Es el grado en que la persona se muestra respetuosa, tolerante y tranquila. La persona amable es aquella que confía en la honestidad de los otros individuos, tiene vocación para ayudar y asistir a quien lo necesite, se muestra humilde y sencillo, y es empático hacia las emociones y sentimientos ajenos.

(Factor N): Estabilidad emocional

Define en qué grado una persona afronta sin problema las situaciones complicadas de la vida. Los sujetos tranquilos, no muy proclives a sentir rabia o a enfadarse, suelen permanecer animados y gestionan muy bien sus crisis personales.

Dentro de los rasgos de personalidad, el Factor N es aquél que encontramos con alta puntuación en las personas moderadas y sosegadas.

 

Es común pensar que la resiliencia es algo parecido a una capacidad innata, una facultad que nace de manera espontánea en algunas personas que tienen que afrontar situaciones adversas.

Sin embargo, la resiliencia no es un rasgo de la persona que nazca con ella, ni forma parte del temperamento típico de esta. Se trata de un proceso en el que el individuo entra en una dinámica de interacciones con los demás y con el entorno de manera que es capaz de superar las adversidades.

Dicho de otra forma: la resiliencia psicológica no se tiene, sino que es algo que se desarrolla y se aprende a mantener.

Es por eso que uno de los pilares de la resiliencia se encuentra directamente en los hábitos de la persona que logra desarrollarla. Estos hábitos característicos de las personas entrenadas en la resiliencia pueden ser tan variados y flexibles como maneras hay de vivir la vida, pero a grandes rasgos se pueden nombrar diez que son aplicables a la mayoría de los casos.

Las personas entrenadas en resiliencia…

¿Qué cosas tienen en común este tipo de personas?

  1. Toman medidas para mejorar su autoestima

Son capaces de reconocer que las acciones que hagan hoy cambiarán la manera de percibirse a sí mismas el día de mañana. Por eso, orientan parte de sus acciones hacia la mejora de la autoestima y la autoconfianza, y lo hacen de manera más o menos consciente, para asegurarse la eficacia de estas medidas y ser constantes en esta tarea.

  1. Se sumergen en tareas creativas

La creatividad es una de las formas de hacer que todo es nuestros pensamientos se enfoquen hacia la resolución de un reto novedoso. La percepción de estar creando algo original hace que este hábito sea altamente estimulante, y la sensación de haber terminado una pieza de trabajo que es única en el mundo es altamente placentera. Las personas resilientes lo saben y por eso les gusta alternar las costumbres del día a día con un poco de novedad y exigencia a sí mismas.

  1. Mantienen una actitud estoica cuando conviene…

Las personas capaces de desarrollar una buena resiliencia son capaces de detectar aquellas situaciones en las que es prácticamente imposible hacer que el contexto cambie a corto o a medio plazo. Esto posibilita que no se planteen ilusiones vanas y que sus esfuerzos para adaptarse a lo que les pasa se centren en gestionar su manera de experimentar lo que ocurre en esta nueva situación.

  1. … ¡Pero no dejan de buscar metas!

Aceptar situaciones que en un principio parecen abrumadoramente malas, como una ruptura tras un largo noviazgo o el brote de una enfermedad, no significa que a partir de ese momento todos los aspectos de la vida de esa persona giren en torno a ese contexto percibido como negativo. Las personas resilientes muestran propensión a sacarle partido a la atención selectiva: en vez de estar todo el día pensando en las cosas malas que les ocurren, se centran en los objetivos a desarrollar. A fin de cuentas, fijarse metas con un significado personal, por muy insignificantes o trascendentales que sean estos objetivos, es lo que nos permite gestionar bien nuestros hábitos y tomar las riendas de nuestros actos. La resiliencia consiste, en parte, en orientarse hacia el horizonte de lo posible.

  1. Se rodean de personas con actitud positiva

Las personas resilientes lo son, entre otras cosas, porque han pasado por alguna situación dura que les ha movido a entrenarse en su propia gestión emocional. Eso significa que asumen la existencia de una fuente ansiógena que puede generarles tensión, y lejos de pretender ignorarla o intentar suprimir su recuerdo (algo prácticamente imposible), simplemente, dirigen la atención hacia otro lado. Por ejemplo, hacia personas de actitud positiva. Envolverse en una comunidad receptiva y que apoya a sus miembros es una buena manera de facilitar la gestión de las emociones. Hacer que haya un flujo el optimismo y ansias de superación personal que vaya desde el entorno hacia uno mismo hace que todo resulte más fácil.

  1. … ¡Pero también con todo tipo de seres humanos!

Vivir la vida con normalidad incluye no estar limitado por una burbuja de amistades y conocidos que cumplan unas características muy determinadas. Por eso, alguien con un buen dominio de las estrategias de afrontamiento no tendrá mayor problema en interactuar con todo tipo de gente de vez en cuando.

  1. Están todo el día haciendo cosas

¡Mientras cuando toca dormir, claro! Mantener una actitud activa las ayuda a centrarse y llegar a los objetivos deseados, lo cual a la vez repercute positivamente sobre su propia autoestima y la autoconfianza.

  1. Practican deporte y/o algún tipo de meditación

La meditación parece tener múltiples beneficios, entre los que se encuentran la facilitación de aparición de pensamientos positivos y la reducción del estrés, tal y como queda explicado en este artículo. El deporte, por su parte, también sirve para relajarse y ganar en autoconfianza. Ambos hábitos, además, no dejan de ser rutinas muy sólidas para el día a día o, dicho de otro modo, pequeñas metas cotidianas.

  1. Usan el humor para empoderarse

El humor es un valiosísimo recurso para quitarle importancia a las cosas a la vez que se obtiene una sonrisa a cambio. Hacer bromas sobre algo relacionado con los problemas personales es perfectamente saludable, teniendo en cuenta que se aborda el tema obteniendo una respuesta emocional que es agradable y nos libra del peso del estrés. Eso sí, en tanto que estrategia de resiliencia deberían ser bromas espontáneas y genuinamente graciosas. Auto-imponerse la tarea de hacer humor puede ser un mecanismo de defensa si sólo se tratan las bromas como una máscara.

  1. Reservan momentos para pensar acerca de lo que pueden hacer a largo plazo

Enfrentarse a las adversidades significa mirar más allá del estrés o la tristeza que puede experimentarse de vez en cuando. Por eso, alguien que haya conseguido entrar en una dinámica de resiliencia planifica sus objetivos y hace que algunos de estos queden proyectados hacia el largo plazo. Esto ayuda a mantener los pensamientos fijos en aquellas cosas que pueden ser cambiadas a mejor y, además, el hecho de poder cambiar materialmente el contexto hace que sea más fácil plantar cara a las situaciones negativas.

  1. Invitan a los demás a participar en sus proyectos

Las personas resilientes transforman en hábito el hecho de animar a los demás a participar en sus proyectos, sean estos simples y a corto plazo o ambiciosos y basados en un objetivo que se tardará en alcanzar. El sentido de esto es contagiar la actitud positiva a los demás y, al mismo tiempo, hacer que esta actitud positiva vuelva a uno mismo a través de la satisfacción de los otros, como un eco. Además, los proyectos que involucran a muchas personas a menudo son más absorbentes y estimulantes que los que se realizan en solitario, ya que las expectativas que los demás ponen en nosotros nos animan a continuar.

  1. Se empapan de cultura

Para desarrollar resiliencia no hay nada como explorar formas de pensamiento y dea acción alternativas. Y, para conseguir esto, vivir la cultura es fundamental; de este modo se descubren pensadores, autores y artistas que nos descubren su mundo mental y nos enseñan que la vida puede ser experimentada de muchas más formas de las que creímos en un principio. A fin de cuentas, a medida que crecen las opciones de pensamiento entre las que se puede elegir, crece también nuestra libertad y nuestra capacidad para experimentar las cosas de manera satisfactoria. En este sentido, las personas resilientes siempre se rodean de formas de expresión cultural estimulantes.

 

hilo rojo 300x225 Almas Gemelas, que son y como es el amor entre ellas ?

¿Existen las almas gemelas?

Dice una antigua leyenda asiática  que las almas gemelas son las dos mitades de un alma que se quebró y que se buscan a través del tiempo  para volver a unirse para siempre.

También otra historia oriental nos dice que las almas gemelas eran dos almas tan semejantes que cuando se materializaban en el plano físico lo hacían en distintos sexos para atraerse como imanes.

Otra antigua y preciosa historia dice que cuando fuimos creados éramos una sola energía pura, que poco a poco y en lo más profundo de su ser, en su corazón, creo una nueva energía dentro de ella. Necesitaba amor, tener su otra parte similar que le arropase, que le diese el amor que como alma demandamos.

Para ello tuvo que dividirse y convertirse en dos seres con distintas personalidades pero con un fondo común.

Cada uno de esos seres se fue por diferentes caminos de evolución, hasta que, llegado el momento, se volviera a encontrar con su otra mitad, con su alma gemela, para no separarse jamás.

Por lo que podemos ver, la idea de almas que están predestinadas a reencontrarse una y otra vez forma parte de casi todas las tradiciones espirituales.

Estas bonitas leyendas quizás no nos acercan a lo que es necesario para una vida plena y un correcto crecimiento espiritual.  El verdadero amor es hacia el Universo, hacia los demás, no siendo dependientes de un amor personal. No podemos justificar nuestra infelicidad en la ausencia de ese alma gemela o energía complementaria.

¿Existen las almas gemelas?

Creer si existen las almas gemelas o no es un asunto delicado. Las creencias son las que configuran nuestro mapa mental, donde las llamas gemelas tienen cabida o no. Lo que es cierto y creo que no discutirá nadie es que las energías del mismo signo se atraen. Quizás sea una explicación que satisfaga más a los que perciben la realidad a través de su raciocinio que para aquellos que cabalgan por la vida dejándose llevar por sus emociones, por su intuición y su corazón.

Pese a que este planeta lo poblan más de siete mil millones de almas, dejemos que nuestro alma crea en las almas gemelas y sigamos adelante…

Almas que vibran

Las almas gemelas no son dos  partes de un mismo espíritu. Tampoco son, necesariamente, espíritus de distinto sexo, pues los espíritus no tienen sexo. El alma es nuestra esencia, nuestra energía. es nosotros.

Teoría espirituales explican que las almas vibran. Todos nosotros vibramos de una u otra forma, aunque las almas lo hacen de forma sutil o densa, dependiendo de su amor o egoísmo.

Cada vibración es diferente a otras,  pero existen almas que tienen vibraciones afines. Son almas cuya vibración está en resonancia, se complementan.  Esas son las almas gemelas. Podemos decir entonces que las almas gemelas son aquellas que vibran en una única frecuencia, en el mismo tono.

La idea de que hay una persona mágica para ti de la que te enamorarás al instante y con la que nunca discreparás, simplemente puede no ser realista, al igual de que solo existan 2 almas gemelas entre si. Podemos tener muchas almas gemelas, y no necesariamente enamorarnos de ellas.  Creer que solamente dos son las almas que  pueden estar en resonancia entre sí,  es limitar la afinidad de los espíritus. Está tu alma gemela, mi alma gemela y otras muchas que también vibran en la misma frecuencia, no lo olvides.

Lo maravilloso precisamente es eso,  que todos tenemos varias almas gemelas a la nuestra. Cuando una de esas almas se convierte en una pareja romántica, ya habremos encontrado algo especial.

Lo que sí existe – al menos para mucha gente – es una persona que conoces instintivamente, con la que te conectas al nivel más profundo, y que te permite crecer como persona en la relación. Cuando esa persona, ese alma, se convierte en tu pareja romántica, ya habrás encontrado algo verdaderamente especial.

El amor entre las llamas gemelas es la energía más pura e inteligente. Entre las llamas gemelas existe una conexión espiritual que permite que el amor este presente aún en la distancia y en el sufrimiento.

Un alma gemela auténtica es la persona que te saca todo lo que tienes reprimido, que te hace volver la mirada hacia dentro para que puedas cambiar tu vida. Es la persona más importante que vayas a conocer en tu vida, porque te tira abajo todos los muros.

Pero ¿Vivir con un alma gemela para siempre? Ni hablar. Un alma gemela llega a tu vida para quitarte un velo de los ojos y se marcha.

Elizabeth Gilbert en su libro “Comer, rezar, ama”

Dicen que el alma gemela es el complemento energético de tu alma, y que al reencontrase y unirse completan tu alma y elevan el nivel vibracional de la Tierra. Quienes los ven desde fuera perciben esas vibraciones, ese energético hilo rojo del destino  que les une.

Con nuestra alma gemela sentimos tal afinidad  emocional y espiritual que la comunicación resulta muy enriquecedora y el amor (no tiene por que ser de pareja) crece exponencialmente.

¿Has leído nuestro artículo acerca del amor y Pablo Neruda?

El amor y la felicidad son almas gemelas, o nacen una de otra.

Predestinación, almas gemelas y karma

Hablar de almas gemelas, de atracción magnética o amores a primera vista pueden ser síntomas de que estamos ante una relación kármica poderosa.

Si entendemos el karma como un aprendizaje del alma, podemos afirmar que las diferentes relaciones que pasan por nuestra vida y dejan marca en uno u otro sentido son kármicas.

Nuestra pareja kármica por tanto será desde este punto de vista una persona con la cual hemos llegado a crear una relación muy fuerte, nuestro alma gemela, que aparece en nuestra vida para arreglar esa situación kármica, resolviendo situaciones generadas en el pasado. Es un encuentro entre tu alma gemela y mi alma gemela para equilibrase mutuamente.

Tú, mi amor, eres el viento que no supe prever y que ha soplado con más fuerza de lo que nunca hubiera imaginado. Tú eres mi destino.

Nicholas Sparks

Características de las almas gemelas

Cuando llegue esa persona que te corresponde, tu corazón te lo va a decir y tu alma se agitará…

Es una persona que conoces instintivamente, como si os hubieseis criado juntos,  con la que te conectas al nivel más profundo, y que te permite crecer como persona en la relación.

A continuación te queremos aportar algunas características de las almas gemelas.

  1. No necesitan hablar para comunicarse.

Las almas gemelas conectan entre ellas en todos los campos energéticos posibles, vibran en la misma frecuencia energética. No necesitan hablar para relacionarse entre ellas. Se podría decir que casi pueden leer sus mentes. Conectan con pasión. La mirada llevan un código encriptado que solo un alma gemela es capaz de descifrar. A veces la intensidad de esas miradas es de tal calado que no son capaces

A nivel emocional interactúan dando respuesta a señales emocionales que sienten en el otro. Responden a sus necesidades, por ejemplo con un abrazo real o estrechando las manos con pasión.

Esta comunicación puede llegar a existir a través de sueños, sensaciones y telepatía. Los mensajes van por un canal especial, reservados a ellos. Déjate llevar por tu intuición para reconocerla.

Una de las personas que podría ser una de tus almas gemelas es tu gran amigo o amiga. Tanto como si lo es como si no, te animo a que le escribas desde el corazón una carta dando las gracias por su amistad.

  1. Tu parte más profunda emite señales de que has encontrado un alma gemela.

Las señales energéticas que emiten están por encima de cualquier atisbo de duda que pudiera surgir. Tu alma gemela ha llegado y punto. No hay dudas. Por lo general, hay signos reveladores que te permiten saber cuando ese alma está frente a ti. Una intuición, una corazonada será la sutil señal que recibirás.

El encuentro con el alma gemela se trata, sobre todo, de un impulso para el despertar espiritual de las almas. para ellos esta relación es su mayor tesoro.

Encontrar a alguien a quien amas y que te corresponda es una experiencia maravillosa. Pero encontrar una verdadera alma gemela es aún mejor si cabe. Un alma gemela es alguien que te entiende como nadie, que te ama como nadie, que estará a tu lado siempre, pase lo que pase. Dicen que nada dura para siempre, pero tengo una fe inquebrantable en que a veces el amor sigue vivo incluso cuando dejamos de existir.

  1. Las almas gemelas sienten lo mismo

Están en la misma onda, la química es única y hace que ante muchos acontecimientos su sensación sea la misma. El gran reto de las almas gemelas, es crecer cada una por separado para poder evolucionar juntas y hacer un Universo mejor.

Las almas gemelas no son las únicas que te hacen feliz, no. Ellos son los únicos que te hacen sentir lo mejor (…) Tienen un sabor parecido al de la esperanza.

  1. Desde el primer instante se encuentran bien al lado del otro.

Ocurre cuando al conocer a alguien parece como si llevase al lado tuyo toda una vida, o varias.  Se comparten desde el primer instante emociones, necesidades y anhelos.

Sabiendo que no podía verlo, la observó por tanto tiempo como se atrevió y se vio incapaz de apartar los ojos de ella. ¿Por qué exactamente? No podía decirlo. De alguna manera indefinible se sentía atraído por ella, como si ya la conociera, como si hubieran sido amigos cercanos, almas gemelas, en algún lugar en una existencia anterior. Su mera presencia parecía calmar sus pensamientos, salvándolo de las vicisitudes de su mente. Se apareció ante él como un familiar, un espíritu afín. Tal vez era algo en su cara, sus ojos. Ella parecía saber… ¿Qué, exactamente? No estaba seguro. Parecía entender. O más bien, detectó en ella la capacidad de comprender.

  1. La relación no tiene por que ir viento en popa.

La relación de alma gemela, no tiene por que ser idílica. Lleva dentro de ella una enseñanza, un conflicto que arreglar y eso no será fácil.  Las circunstancias de la vida y problemas les unirá pues vibran en la misma frecuencia, y eso les unirá para superar los problemas. La relación en si misma es un aprendizaje para evolucionar.

No tiene por que compartir puntos de vista, pueden tener diferencias irreconciliables, pero su filosofía vital será la misma, su propósito eterno. Aún así tus más profundas miserias las sacará a flote tu alma gemela.

Cuando todo va bien entre  ellos, les une una maravillosa sensación de calma interior. Son capaces de sentir como nadie su integración con el otro ser, de tener la sensación de que son solo uno frente al mundo.

  1. Pueden conocerse desde hace tiempo, pero de pronto el amor aparece.

Las almas van, vuelven y se vuelven a encontrar. Quizás nunca se atrajeron pero cuando llega su momento, este es mágico y el amor se convierte en muy poderoso.

Cuando dos personas han sido creadas para estar juntas, lo estarán. Es su destino.

Dependiendo de nuestro nivel de desarrollo espiritual, una persona puede ser nuestra alma gemela en una etapa de nuestras vidas y en otra dejar de serlo. No tiene por que ser una relación eterna.

  1. Tu amor más puro es hacia esa persona. 

Insisto no tiene por que ser una relación de pareja, puede ser entre amigos, entre padre e hijo… lo cierto es que nuestro amor más puro lo recibirá esa persona. Aceptas todo de esa persona, no te permites juzgarla y si lo haces es con benevolencia. La aceptación es total.  Su amor verdadero es inmortal, no morirá nunca.Siempre estuvo ahí y siempre estará. Seguirán buscándose, vida tras vida, siglo tras siglo para recordarlo.

Simplemente están tu alma gemela y mi alma gemela. No hay nada más.

  1. No existen secretos entre ellos.

Podremos leer en sus ojos como en un libro abierto. No pueden ocultarse nada.  Desde el primer instante. Existe una energía que les arrastra y les hace sentirse muy bien con la otra persona. ¿Secretos? No son necesarios. La necesidad de ser transparentes como el cristal con el otro les llena.

Ese momento cuando conoces a alguien, y te das cuenta que sientes algo dentro tuyo, algo profundo, y descubres que él también. Lo sientes como si conocieses a un extraño que has conocido durante toda tu vida.

  1. La casualidad no existe.

La sincronicidad del Universo es un hecho. Cuando menos lo esperas y en circunstancias que jamás habrías pensado que ocurriesen ocurre el reencuentro. Un viaje que realizas en el último minuto en la otra punta del mundo, un paseo por donde jamás habías ido… También cabe que sin llegar a encontrase  hayan estado en los mismos lugares al mismo tiempo. Todo ocurrirá en el momento adecuado.

  1. Los periodos de separación pueden ser largos.

Pueden ser etapas largas y muy dolorosas por la ausencia, pero también de aprendizaje. Cada alma gemela tiene que aprovechar estos periodos para sanar heridas emocionales, para evolucionar en pos del crecimiento espiritual de ambos.

El camino de las almas, de todos nosotros es el de mejorar, el de generar un mayor autoconocimiento, un mayor crecimiento personal. La experiencia de ausencia de nuestro alma gemela nos traerá consigo una gran posibilidad de mejora, de auto análisis que no debemos desaprovechar si esto ocurre.

  1. Existe la certeza del reencuentro con tu alma gemela.

Este hecho les da una fuerza sobrenatural para seguir adelante. Esa seguridad le permite ver la luz en el día a día sin su alma gemela cerca. Existe un motivo por el que seguir luchado, por el que seguir viviendo. Creen en ellos mismos. En su alter ego.

  1. Tienen contestadas de serie las mejores preguntas para conocer mejor a alguien… es algo innato en ellas.

¿Y cómo es posible reconocer esa otra parte?

Por el brillo en sus ojos.

Es la tradición del Sol. Así es como, desde el inicio de los tiempos, las personas reconocían su verdadero Amor.

Efectivamente, corremos el riesgo del fracaso, de las decepciones, de las desilusiones… pero nunca debemos dejar de buscar el Amor.

Quien no desista de la búsqueda, vencerá.

Somos responsables de reunir a la otra parte, aunque sea por unos instantes. Porque esos instantes traen un amor tan intenso que justifica el resto de nuestros días.

La herencia de la creación es el Amor. Es la fuerza que nos reúne otra vez para condensar la experiencia esparcida.

El Amor es el único puente entre lo invisible y lo visible.

El verdadero Amor permite que cada uno siga su propio camino, sabiendo que esto jamás alejará a “Las Partes”.

Porque más pronto o más tarde, las dos partes estarán juntas.

¿Por qué perder tanto tiempo buscando? Vive tu vida, tu alma gemela llegará… en algún momento de tu existencia infinita.

La menopausia se sucede cerca de los 50 años cuando la menstruación, y con ella la vida reproductiva de la mujer, finaliza. Es una etapa más por la cual toda mujer debe pasar. Pero la menopausia puede suponer un verdadero suplicio. Los cambios que se producen afectan a la mujer de una manera importante. Descubre a qué síntomas psicológicos de la menopausia hay que prestarles atención.

El climaterio

El climaterio se sucede antes y después de la menopausia. Es una fase poco conocida, pero muy necesaria para tener en cuenta. Esta se produce por el agotamiento ovárico y la disminución en la producción de estrógenos. Se puede decir que el climaterio prepara o alerta a la mujer de lo que inminentemente pasará: la menopausia.

mujer con sofocos 1024x683 Guarda algo de locura para la Menopausia !A todos nos suenan los sofocos, el insomnio, la sequedad vaginal, los cambios físicos… Es aquí cuando empiezan a sucederse problemas en el ámbito sexual algo que ¡no debemos dejar de lado!

¿Qué síntomas psicológicos de la menopausia pueden surgir?

La menopausia es tan solo otra etapa. Muchas mujeres temen llegar a ella pues creen que la menopausia es una puerta a la vejez. ¡Qué decir entonces de las mujeres que sufren menopausia precoz! El desánimo, la depresión y otros muchos síntomas hacen acto de presencia.

1. Alteraciones del estado de ánimo

Este es el primero de los síntomas psicológicos de la menopausia. Durante esta el estado de ánimo se vuelve muy cambiante. Esto causa problemas no solo a quien lo padece sino a los que están a nuestro alrededor. La incomprensión hace acto de presencia. Nos enfadamos sin saber por qué, estamos más susceptibles que de costumbre…

¡No te preocupes! Es normal. Una vez que aceptes la menopausia todo irá mejor. Las alteraciones del estado de ánimo pueden verse potenciadas por el rechazo a esta etapa así que ¡asúmela! Piensa que no puedes escapar de ella.

2. Ansiedad

La ansiedad es muy habitual en las mujeres con menopausia. Esto se da por el miedo a padecer una situación bochornosa. ¿Salir a la calle? ¿Y si tengo calor? ¿Y si empiezo a sudar excesivamente? Todo esto provoca ansiedad a la mujer que, temerosa de que los síntomas de la menopausia aparezcan en el momento menos oportuno, no puede evitar sufrirla.

mujer con sintomas de la menopausia Guarda algo de locura para la Menopausia !

3. Irritabilidad

Con todos lo síntomas a flor de piel la mujer en la menopausia es sumamente irritable. Cualquier cosa, por nimia que parezca, puede provocar el estado “a punto de explotar”. La sensibilidad a los ruidos, decir cosas que lastiman a los demás sin quererlo son algunos de los ejemplos que podemos poner para ilustrar esta irritabilidad que sufre la mujer durante la menopausia.

La irritabilidad es uno de los síntomas psicológicos de la menopausia, pues esta etapa hace que las mujeres se encuentren particularmente sensibles
 Compartir

Debido a los sofocos y la sudoración nocturna nuestro sueño puede verse afectado. Esto puede originar problemas mayores como apnea del sueño o privación del sueño total. Las dificultades para dormir pueden provocar ansiedad y que la irritabilidad aumente de forma considerable. Esto afectará en nuestras relaciones sociales y familiares.

5. Falta de deseo sexual

Durante la menopausia suceden varios problemas que pueden hacer que tu deseo sexual disminuya. La sequedad y la pérdida de elasticidad vaginal, la excitación tiene una respuesta más tardía, disminuye la tensión muscular… Estos y otros problemas ocasionan la falta de deseo sexual.

falta de deseo sexual Guarda algo de locura para la Menopausia !

Pero, ¡no te preocupes! Todo esto se puede tratar y así debes hacerlo. Si no les prestas atención puede originar disfunciones sexuales importantes que te provocarán frustración por no poder disfrutar del sexo, ¡no lo permitas! Muchas mujeres optan por olvidarse de todo contacto sexual. Nada más lejos de la realidad, durante la menopausia ¡se puede disfrutar!

6. Falta de concentración

En la menopausia la concentración y la memoria disminuyen de forma notable. Recordar o prestar atención a varias cosas a la vez puede resultar algo ¡muy difícil!
 Compartir

El estrés puede provocar esta falta de concentración y memoria. Es una etapa en la que se ven desbordadas. Continuar con las obligaciones cotidianas mientras se afrontan los síntomas y cambios a causa de la menopausia resulta una tarea muy complicada y difícil.

¡Cambia tu actitud frente a la menopausia! Es una etapa más, con sus pros y sus contras. No permitas que ella pueda contigo y te lleve al umbral de la depresiónConoce los síntomas y ¡busca una solución! Nunca debes escapar de ellos sino enfrentarlos y solucionarlos.

La menopausia puede ser una fase maravillosa si actúas con valentía y no con cobardía. Los síntomas psicológicos de la menopausia pueden ser fáciles de sobrellevar si nos hacemos conscientes de ellos y nos tomamos esta etapa con mucha más filosofía.

  • He leído, vivido en mi matrimonio y hasta platicado con mis amigas sobre la llamada “crisis de la edad adulta”. Pero, ¿qué es esto? ¿qué consecuencias puede tener en la familia? Y lo más importante, ¿sabes cómo enfrentarla?
  • Cuando pienso en esta crisis, recuerdo algunos acontecimientos que he tenido cerca de mi vida, como cuando el esposo de una amiga compró un coche deportivo, o cuando una amiga se pagó todo un mes en un lujoso Spa, mientras que otra de ellas adquirió diversas joyas y otro tipo de lujos, destrozando su economía familiar. Viene a mi mente también el momento en que una cercana y amada familia experimentó un proceso de divorcio, debido a que el esposo decidió irse con una adolescente.
  • Después de leer algunas cosas sobre el tema, entiendo que la llamada “crisis de la edad madura”, se da por diversos factores. Si bien la edad es uno de ellos, lo interesante es saber que también influyen en ella experiencias de la niñez y la juventud.
  • En un estudio realizado en el año 1999 y publicado por el periódico The Washington Post, menos del 10% de las personas investigadas habían presentado las crisis psicológicas de la edad madura, ya fueran por edad o envejecimiento. En este sentido, otras investigaciones, como la realizada por el doctor Lachman, publicada en Annual Review of Psychology,en 2004, señalan que tener problemas psicológicos previos, durante la infancia y juventud, podría ser un factor de predisposición para presentar la crisis de la edad madura.
  • Cómo enfrentar en familia la crisis de la edad madura

  • Estos últimos aportes, me llevan a preguntarme algo que me parece sumamente importante: ¿Esto quiere decir que la crisis de la edad madura se presenta debido a problemas psicológicos que tienen su origen en la niñez? ¿o simplemente es algo que ocurre de forma natural debido a la edad? Cualquiera que sea la respuesta a estas interrogantes, surge entonces una mayor: ¿Qué hacer como familia para enfrentar este tipo de crisis?
  • Después de reflexionar un poco sobre este tema, me gustaría compartirte algunos consejos que quizá te ayuden con tu “niño o niña” interno, al enfrentarte con esta crisis de la edad madura:
  • 1. Cualquier tiempo pasado no fue mejor

  • Es importante creer en tu “yo” de hoy, seas hombre o mujer, a pesar de las cosas que puedas haber vivido en el pasado. Ahora es momento de caminar con tu familia, con tu pareja e hijos aprenderás a madurar. Recuerda que las decisiones del pasado no se pueden cambiar y que, sin importar el lugar en donde estés ahora, tus decisiones de hoy construirán tu futuro.
    2. No te obsesiones con metas imposibles
  • Si bien es cierto que hay decisiones en la edad adulta que proyectan una visión a futuro, es importante platicarlas con tu pareja e hijos. De una u otra forma, estas decisiones pueden afectar a la familia, por lo que si estás pensando cumplir algún sueño del pasado, reflexiona: ahorrar para comprar un auto deportivo o un lujo excesivo, ¿te permitirá seguir cubriendo los gastos de alimentación de tu pareja e hijos?
  • 3. Estás en tu mejor etapa profesional y personal

  • Si tu pareja es quien enfrenta esta crisis, recuerda que es importante reconocer sus logros y hacérselo saber. Dar a una persona fuerza en sus creencias y capacidades personales es motivarla para que nunca falte nada en su familia. Viene a mi mente una bella canción de Miguel Bosé, que dice: “Creo en ti, como el águila en sus alas al volar”. Creer en uno mismo, nos permite avanzar y crecer.
  • 4. Pon en primer lugar a tu familia

  • En ocasiones, al vivir en pareja escuchamos frases como: “Mi padre nunca me dio esto”, “Mi madre nunca se ocupó de tal cosa”. Si bien muchos hemos pasado por situaciones difíciles y dolorosas a lo largo de nuestra vida, es importante tener presente que en este momento lo más importante es tu familia y sus necesidades. Tener esto presente, te ayudará en los momentos en que puedas llegar a sentir esta crisis, que en el peor de los casos puede terminar con tu familia, que es lo más preciado.
  • Espero que estas palabras te inspiren a reflexionar en el valor de la familia y, si es el caso, te ayuden a sobrellevar esta crisis y evitar una posible separación. Reflexiona en compañía de tu pareja, esta crisis se da tanto en hombres como mujeres y siempre la comunicación te ayudará a resolverla en compañía de quienes amas, y te aman.

Contacto

Ayuda 100% confidencial, profesional y con calidez humana.
Lic. Miguel Ángel Pla
Correo: direccion@miguelpla.com
Teléfonos:
Consultorio (81) 8143-0123
Celular 811-165-9270
Esquina Ave Sertoma y Ave la Clínica Hospital San Lucas
Segundo Piso Consultorio 202
Entrada por Ave Sertoma, frente al estacionamiento del Hospital San José

Para su mayor comodidad tenemos dos opciónes de consulta:
Consulta Presencial y Consulta Telefónica

Nombre
Correo
Teléfono
Mensaje

Su mensaje fue enviado exitosamente.
Error! Por favor revise los campos.
MIGUEL PLA PSICOTERAPUETA © DERECHOS RESERVADOS 2014