Nuestro Blog

La psicosis es una enfermedad mental grave cuyo principal efecto sobre el paciente es la pérdida de contacto con la realidad, lo que hace que la persona tenga delirios e ideas falsas sobre los acontecimientos que está viviendo y sobre su identidad, al tiempo que hace que el enfermo sufra alucinaciones que va a hacer que vea o escuche cosas que no existen.

La enfermedad suele aparecer durante los primeros años de vida, pero es a partir de los 10 años cuando la sintomatología se manifiesta en mayor medida y cuando quienes rodean al enfermo se dan cuenta de su falta de contacto con la realidad.

El origen de la psicosis no está claro, aunque en principio parece que se debe a un sufrimiento muy profundo sufrido en la infancia, que lleva al individuo a establecer mecanismos de defensa tan brutales que le hacen perder el contacto con la realidad, para librarse de ese sufrimiento.

Síntomas de la psicosis
Los síntomas son muy variados y normalmente impiden que el enfermo pueda interactuar socialmente con otros sujetos, así como llevar una vida normal. Los más habituales son:

Cambios bruscos y profundos de la conducta, con un replegamiento sobre sí mismo que le lleva a no hablar con nadie.
Creencia, sin fundamento, de que los demás hablan de él o están tramando algo contra él.
Soliloquios (hablar solos) creyendo que lo están haciendo con otras personas, escuchar voces, tener alucinaciones tanto visuales como auditivas, todo ello acompañado de periodos de confusión mental u otros episodios en los que se producen pérdidas de memoria.

Tratamiento de la psicosis
El tratamiento dependerá de cada enfermo, ya que en cada uno la psicosis puede tener diferentes manifestaciones, aunque habitualmente se utilizan medicamentos antipsicóticos así como terapias psicocorporales que ayudan a los enfermos a llevar una vida normal y mejorar sus relaciones sociales.

La relación que se tiene con la pareja es sumamente importante en la vida de toda persona que cuente con una ya que con la pareja es con quien normalmente se convive la mayor parte del tiempo, sobre todo si se vive junto a ella y la relación no sólo es de pareja sino también se tiene al lado un amigo(a), confidente y amante. Por lo que si ahora mismo estás dudando si funciona bien o no tu relación de pareja, seguramente te has estado sintiendo incómodo(a) en ella y no te lo estás pasando nada bien.

Pero, realmente, ¿cómo puedes saber si tu relación está funcionando? En este artículo voy a darte algunos consejos si en tu cabeza está la siguiente duda: “mi relación ya no funciona, ¿qué hago?”

Por qué mi relación de pareja está desgastada
Antes de pasar a darte a conocer algunos indicadores que pueden ayudarte a saber si realmente tu relación de pareja está funcionando o no, es necesario que tomes en cuenta una serie de cuestiones que probablemente puedas estar pasando por alto. A continuación, te damos las principales explicaciones para saber cuando no funciona una relación de pareja.

Los problemas y desacuerdos son parte de la relación de pareja
En una relación de pareja puede ser que sobre todo al principio todo sea “color de rosa”, los dos se lleven estupendamente bien y no exista ningún tipo de problema o malentendido entre ambos. Sin embargo, conforme va pasando el tiempo, se conoce más a la persona en su totalidad y la relación comienza a volverse más profunda, es perfectamente normal que surjan algunos conflictos.

Lo raro sería que nunca tuvieran desacuerdos o algún tipo de problema ya que no se puede pensar exactamente igual que la otra persona. Lo importante no es evitar los problemas sino aprender juntos a solucionarlos para cada vez hacerlo mejor. Si discutes mucho con tu pareja por tonterías, es importante que intentéis hablar y solucionar el conflicto.

El nivel de enamoramiento ha disminuido
Después de haber superado la etapa del enamoramiento en una relación en donde aparecen las famosas mariposas en el estómago, se percibe a la otra persona con la más genial de mundo, el deseo sexual que se experimenta por el otro es desenfrenado, entre otros síntomas del enamoramiento.

Al cabo del tiempo,se pasa a la etapa del amor más puro y sincero. Es decir, ahora se percibe a la persona tal y como es con sus defectos y virtudes, se siente tranquilidad y no tanta excitación al ver a la persona, el deseo sexual disminuye por lo que ya no es exagerado como antes, etc. sin embargo, se sigue teniendo el deseo por estar con esa persona ya que se le acepta tal y como es y el amor pasa a ser algo más consciente y no tan emocional. Por lo que existe una posibilidad de que ahora mismo estés atravesando por esta nueva etapa y esto te genere confusión.

Monotonía
Suele suceder en muchas ocasiones que las parejas caen en un ciclo bastante monótono y haya dejado de existir la sorpresa y la novedad en la relación. Esto no siempre quiere decir que el amor se haya terminado o que la relación haya dejado de funcionar sino que simplemente necesitan experimentar algunos cambios de rutina que puede darle un giro a la relación y salir así de la zona de confort.

Mi relación ya no funciona: ¿qué hago? – Por qué mi relación de pareja está desgastada

¿Cómo saber si mi relación ya no funciona?
A continuación, te mencionaré cuales son las principales señales que puedes tomar en cuenta para saber realmente si tu relación esta funcionando o no. Ten en cuenta que cada situación es diferente y estos indicadores únicamente son para que puedas darte una mayor idea acerca de ello pero no pueden determinar con total fidelidad que realmente tu relación no esté funcionando.

Falta de interés. Llevas tiempo notando que el interés que tienes hacia tu pareja o el que tiene tu pareja hacia ti cada vez es menor, al grado de que ahora mismo sientes que te es o le eres total o casi totalmente indiferente en todos los sentidos. Es decir, puede que por ejemplo no te importe si tu pareja se siente bien o mal, no deseas pasar tiempo con ella o ella contigo y por el contrario la evitas o te evita, ha pasado a ser la última en tu lista de prioridades o tu de ella, etc. es decir, sientes que a uno o ambos les da perfectamente igual si continúan o no la relación. Si quieres más consejos, te recomendamos este artículo para saber qué hacer si tu pareja está distante.
Problemas y diferencias sin solución. Cuando notas que ahora mismo has llegado al punto de que realmente no te importa o a tu pareja no le importa como antes tratar de darle solución a sus problemas. Sientes que las diferencias que existen entre ustedes los han sobrepasado y no les interesa procurar por el bienestar de la otra persona.
Toxicidad. Cuando en la pareja existe un nivel alto de toxicidad desde hace bastante tiempo que no se ha podido solucionar. Con toxicidad me refiero a que por ejemplo uno o ambos esté todo el tiempo tratando de ejercer el control sobre el otro, que nunca haya existido confianza en la pareja, experimentar continuamente una falta de libertad personal y encontrarse cada vez más agotado emocionalmente en compañía de la otra persona.

Sensación de estarse limitando. Otro indicador importante para saber si tu relación no está funcionando es que te sientas limitado(a) ya sea porque tu pareja te esté impidiendo o tratando de impedir todo el tiempo que hagas las cosas que realmente deseas (o al contrario que tu se lo hagas a ella), que tengas las sensación de que no puedes tomar tus propias decisiones porque siempre interfiere en ellas tu pareja o viceversa y en pocas palabras, que uno o ambos esté experimentando la sensación constante de agobio y falta de comprensión por parte del otro.

Evitar su compañía. Puede que tu, tu pareja o ambos eviten constantemente su compañía y prefieran compartir su tiempo con otras personas. Inlcuso tienen la sensación de que siempre para que la puedan pasar bien juntos necesitan a un tercero para no aburrirse.
Ideas y expectativas totalmente distintas. El hecho de tener planes y objetivos vitales en común con la pareja es un pilar fundamental que debe de existir en toda buena relación ya que es un indicador de que ambos se dirigen hacia el mismo camino y se sienten a gusto con ello. Sin embargo cuando esto no sucede, existe un desequilibrio importante en la pareja. Un ejemplo de esto puede ser que tu pareja quiera tener hijos y tu no o viceversa.

Mi relación no funciona, ¿qué hago?
Cuando una relación de pareja no va bien, es normal que nos sintamos preocupados y nos esforcemos para que esta sea lo más satisfactoria posible.

Si aún tienes dudas sobre cómo abordar esta situación, es recomendable que acudas a un terapeuta de pareja para que pueda recomendarte ejercicios y técnicas de terapia de pareja adecuadas a tu caso personal.

¿En ocasiones te ves desbordado por la ansiedad? ¿En tu día a día te ves como si estuvieras continuamente en una montaña rusa?
Te voy a dar nueve claves para que mejor regules tu ansiedad.

La dieta. Come sano para tener digestiones poco sobrecargadas y no molestas y así prevenir la ansiedad. Utiliza el momento de comer como momento de descanso y de disfrute. Se consciente del sabor de la comida, disfruta de la comida y saborea. Aprovecha el momento de la comida para hacer vida social o familiar. No abuses del alcohol.

Haz un descanso de calidad. Ten en cuenta que el descanso no es un lujo, es una necesidad. El descanso nos ayuda a regular las emociones y a pensar con más claridad. Aprovecha tus fines de semana, tus vacaciones y practicar ocio. Todo esto te va a generar bienestar. Práctica las relaciones sociales como una buena alternativa al estrés laboral. En la medida que nos relacionamos con los demás, no sentimos mejor. En la medida que nos aislamos, no sentimos peor. Trata de relacionarte con las personas que están en tu entorno. Trata de dejar el trabajo en la oficina o en tu puesto laboral. Desconecta y haz otras cosas distintas.

Haz ejercicio físico. El hacer deporte ayuda a regular la ansiedad. Puedes empezar por caminar 20 o 30 minutos al día, con esto va a ser suficiente. Y además, si lo haces al aire libre te va hacer que te sientas mejor. Estar en contacto con la naturaleza, al ser humano le genera bienestar.

Organiza bien tu día a día. Intenta no poner más actividades de las que eres capaz de hacer. Llega a tiempo a tus citas. No podemos hacer todo, no te sobrecargues de actividades.

Aborda los problemas y toma decisiones. No postergues los problemas y afróntalos. Toma decisiones y hacerlo de la siguiente manera: primero plantéate el problema, segundo las alternativas de solución, y de estas escoge la que sea menos mala, y una vez tomada la decisión quédate con esa decisión, no vuelvas a darle vueltas. Si vuelves a darle vueltas te va a generar ansiedad.
La interpretación que hacemos de los problemas. Lo que hacemos normalmente es que anticipamos las consecuencias negativas de los problemas. Y esto nos genera lo que llamamos la ansiedad anticipatoria. Tienes que valorar cuando tienes ansiedad ante un problema es algo natural incluso te diría sano. No evites los problemas, enfrentarlos.

Atribuciones y autoestima. Atribuyen los éxitos a ti. Etiqueta tus comportamientos, no a ti. Sí, por ejemplo, eres malo cocinando, no digas que eres un inútil: Eres malo cocinando. Quiérete y cuidarte como haces con las personas que más quieres. Esto te genera autoestima. Y en la medida que genera autoestima también tendrás más seguridad, y la seguridad es el antídoto contra la ansiedad.

En la relaciones con los demás intenta agradecer y valorar las cosas positivas que hacen. Etiqueta comportamientos, no a personas. Ten encuenta que hay una relación de cinco a uno. Si tú dices una cosa negativa a alguien tendrías que decirle cinco positivas para contrarrestar esta cosa negativa (que le dijiste).
Entrenamiento en las técnicas de regulación de la activación. Procura hacer relajación progresiva y respiración profunda.

Al convertirse la pareja en una de las personas más importantes para nosotros ya que no solo se trata de una pareja sino que esa persona también se vuelve un compañero(a), un amigo(a), un confidente, por lo tanto debemos de poner atención al tipo de relación que establecemos con ella. Es indispensable que cualquier relación, sobre todo en la de pareja, exista un ambiente de tranquilidad y armonía en donde el respeto sea un pilar fundamental para ambos.

Con respeto no sólo nos referimos a no agredir verbal o físicamente a la persona ya que también existen otras actitudes que aunque parecen sutiles también son consideradas como una falta de respeto hacia el otro, como por ejemplo las críticas, las burlas, entre otras situaciones que veremos más adelante. Por lo que si no logras identificar si hay o no falta de respeto en tu pareja, en este artículo cuándo hay falta de respeto en la pareja, vamos a darte a conocer en que aspectos puedes basarte para saberlo y finalmente puedas ponerle un alto a esta situación.

Algunas de las señales en las que puedes basarte para analizar si en tu relación verdaderamente está existiendo una falta de respeto ya sea por tu parte, de parte de tu pareja o de ambos, son las siguientes:

Críticas destructivas. Cuando aparecen críticas hacia el otro metiéndose por ejemplo con aspectos de su persona, con su apariencia, con su forma de vestir, etc. También pueden ser otro tipo de críticas relacionadas con la situación económica de la otra persona, su nivel cultural, criticar sus actitudes, entre otras cosas. Muchas veces la manera de decirle las cosas al otro puede resultar bastante frívola e hiriente y hay que tener en cuenta la intención con la que se dicen las cosas.

Burlas y humillaciones. Estas pueden ser desde burlarse de la manera de pensar del otro, de sus creencias e ideología. Por ejemplo cuando se critíca la religión de la otra persona, la percepción que tiene de la vida, etc. También pueden existir las burlas relacionadas con lo que hace o deja de hacer la otra persona, cuando comete errores e incluso cuando no pero la persona que agrede trata siempre de ridiculizar al otro. Por ejemplo decirle cosas como: “que tonto(a), nunca haces las cosas bien”, utilizar el sacarmos, etc.

Hablar mal de la familia. Otra manera de faltar al respeto a la pareja es hablando mal de su familia por el motivo que sea, cuando la otra parte se llega a burlar de uno o más de los miembros de tu familia o simplemente se dedica a estar criticándolos.
No aceptar sus diferencias. Es normal que no compartan los mismos gustos y preferencias, sin embargo la falta de respeto comienza cuando uno o ambos desprecian los gustos del otro al grado de juzgarlos por tenerlos y meterse con ellos.

Poner apodos. Muchas parejas gustan de ponerse sobrenombres para llamar al otro como manera de demostrarse su cariño, sin embargo en muchas ocasiones esos apodos o sobrenombres pueden resultar bastante ofensivos para la otra persona que incluso sin darse cuenta pueden llegar a deteriorar la autoestima del otro.

Revelar los secretos del otro. Otra manera de faltarle el respeto a tu pareja o en la que ella te lo puede estar faltando a ti es que cuente a los demás tus secretos personales. Se trate de quien se trate, ya sea que se los diga a su mejor amigo(a), a su familia o a la persona que sea, si es algo que se lo has confiado y que no quieres que nadie más lo sepa, el hecho de que lo hable con alguien más ya implica una falta de respeto.

Mentir. Cuando en una pareja se encuentran las mentiras de por medio existe ya un problema enorme de falta de confianza. Cuando tu pareja te miente constantemente es evidente que no está respectando ese pacto de unión y confianza que toda relación de pareja debe de tener.
Insultos. Cuando una pareja se enfada puede llegar a ofender y a insultar al otro sino piensa antes de hablar. Esta falta de respeto es bastante grave ya que una vez que se empieza a insultar al otro cada vez será más difícil ponerle un alto.
Cuándo hay falta de respeto en la pareja – Formas de faltar el respeto en la pareja

Cómo recuperar el respeto en una relación de pareja
Cuando hay falta de respeto en la pareja es importante trabajar para recuperar una dinámica sana y sanar una relación tóxica, por esa razón te ofrecemos algunos consejos claves para que puedas prevenir que en tu relación de pareja surja la falta de respeto por parte de ambos:

Pensar antes de hablar. Cuando ambos estén enojados y comiencen a discutir, es necesario que no actúen ni digan cosas por impulso, traten de mantener la calma, de ser necesario salgan y váyanse a otra habitación en donde puedan estar solos, respirar profundo y cuando se encuentren más tranquilos hablen nuevamente. Esto va a hacer que el riesgo de llegar a ofenderse e insultarse disminuya considerablemente ya que se van a permitir pensar mejor las cosas antes de hablar y no sacar el coraje impulsivamente.
Expresa lo que sientes a tu pareja. Hazle saber a tu pareja como te sientes con su manera de actuar, dile que es lo que te molesta y en que momento te está ofendiendo incluso sin darse cuenta. No se lo digas a manera de discusión o de reproche, simplemente habla con ella y cuéntale que es lo que te hace sentir y cómo te gustaría que te tratara a partir de este momento.
Pon el ejemplo. Demuéstrale a tu pareja que la respetas ya que si le exiges respeto y tu no lo haces, es más probable que ella tampoco lo cumpla. Por lo que es necesario que actúes en concordancia y que respetes a tu pareja en todo momento ya que así aumentan las posibilidades de que ella también lo haga y en caso de que haya comenzado a faltarte al respeto comience también a cambiar de actitud.
Poner un alto. Si tu pareja te falta al respeto constantemente, ya has hablado con ella en varias ocasiones, le has expresado tu sentir y le has puesto el ejemplo mostrándole siempre respeto y continúa así. Es necesario que tomes una determinación y que valores que tanto te hace bien esa relación ya que si te está afectando más que lo que te aporta cada vez te hará más daño estar ahí. Sin embargo antes de tomar tu decisión es necesario que le pongas un alto a tu pareja y que no permitas que te siga faltando al respeto. Puedes decirle cosas como: “no me gusta que me hables así”, “te voy a pedir que no vuelvas a hablarme de esa manera”, “Yo no te estoy faltando al respeto así que tu no lo hagas tampoco”, etc. Todo eso se lo tienes que decir de manera seria y segura, sin bromear o titubear. En este caso, deberéis aprender la psicología de la comunicación en pareja.
Cuándo hay falta de respeto en la pareja – Cómo recuperar el respeto en una relación de pareja

Empatía para evitar faltar el respeto
El poder ponerse en el lugar del otro es algo que les cuesta a muchas personas ya que en ciertas ocasiones nos preocupamos únicamente por nuestros intereses personales y dejamos de lado los del otro. En el caso de la pareja, el poder ponernos en su lugar es algo esencial en la relación, sobre todo cuando estamos hablando de respeto. Es sumamente recomendable que se practique la empatía dentro de la relación de pareja ya que de esta manera, con el tiempo la relación se puede volver cada vez más sólida y estable.

Por lo que cada vez que se pretenda herir intencionalmente al otro, lo primero que tenemos que hacer es imaginarnos cómo nos sentiríamos nosotros si nuestra pareja nos fuera a tratar así y por el contrario hay que ponerse a pensar en que tipo de conductas preferiríamos que tuviera con nosotros que nos harían sentir mucho mejor. Puede que al principio este ejercicio cueste llevarlo a cabo, sobre todo sino se está acostumbrado a hacerlo, sin embargo con el tiempo se convierte como en una especie de hábito positivo que sin duda mientras más lo pongamos en práctica más va a enriquecer la relación con el paso del tiempo.

La infidelidad en la pareja es una de las situaciones más difíciles de superar debido a que hace referencia a la traición de uno de los miembros de la pareja hacia el otro. Por lo que ese pacto de amor, exclusividad y confianza se rompe y esto genera una enorme desilusión que por supuesto viene acompañada de un gran dolor emocional.

Así que si te estás preguntando cómo actuar ante una infidelidad, seguramente te encuentres en esta situación tan dolorosa y delicada en la que no encuentras que hacer, te sientes confundido(a) y te cuesta detenerte a pensar de manera objetiva que es lo que vendrá a continuación y cual va a ser la decisión que vas a tomar a partir de ello. Es por esto que en este artículo cómo actuar ante una infidelidad, vamos a darte a conocer una serie de consejos que sin duda te ayudarán a saber como afrontar esta situación.

¿Cómo actuar ante una infidelidad en el matrimonio? 5 consejos
A continuación, te mostraremos algunos consejos prácticos que puedes comenzar a llevar a cabo para saber cómo actuar ante una infidelidad.

1. Tómate un respiro
Si acabas de descubrir que tu pareja es infiel, ya sea porque lo comprobaste por ti misma(o) o porque él(ella) te lo ha confesado, seguramente estarás sumamente afectada(o) y confundida(o) en este primer momento. Por lo que es necesario que antes que hagas cualquier cosa, pongas un alto y te tomes un respiro para asimilar esto que ha ocurrido.

2. Desahógate
Si sientes muchas ganas de llorar o de gritar por ejemplo, ¡hazlo! No te limites y quieras guardarte esto que ahora mismo estás sintiendo. Es normal que ahora mismo sientas mucho dolor y tristeza por lo que ha pasado y tienes que aprender a gestionarlo, la mejor manera de hacerlo es desahogarte y sacar todo eso que ahora mismo sientes.

3. Habla con tu pareja
Una vez que te hayas desahogado y te hayas tranquilizado un poco, es necesario que hables acerca de lo que ha ocurrido con tu pareja. Exprésale con sinceridad cómo te sientes en estos momentos y pídele que te de una explicación acerca de lo que ha hecho y que resuelva todas las dudas que tengas acerca de su infidelidad y de lo que piensa y siente acerca de su relación de pareja.

4. Tómate tu tiempo
Tómate tu tiempo para hacer una reflexión acerca de cosas importantes como por ejemplo, acerca de tus sentimientos, de cómo te has sentido hasta ahora en la relación, si realmente vale la pena darle otra oportunidad a tu pareja, si por lo menos antes de la infidelidad te habías sentido lo suficientemente querida(o) y valorada(o) por tu pareja, entre muchas otras cosas que es muy importante que tengas que en cuenta para que finalmente puedas llegar a una conclusión en donde verdaderamente salgas beneficiada(o) y estés actuando en coherencia contigo misma(o).

5. Toma una decisión
Finalmente, después de haberte tomado el tiempo que hayas considerado necesario para tomar una decisión, ya sea que hayas decidido continuar con la relación o no, tienes que hacérselo saber a tu pareja para que en caso de que decidieran seguir juntos y superar esa situación, ambos lleguen a ciertos acuerdos que los ayudarán a lograrlo. Descubre aquí cómo superar una infidelidad.

Cómo actuar ante una infidelidad – ¿Cómo actuar ante una infidelidad en el matrimonio? 5 consejos

Cómo tratar a tu pareja después de una infidelidad
La infidelidad es una de las principales causas de la ruptura de las relaciones amorosas y por lo tanto es un tema bastante delicado a la hora de tratarlo y sobre todo cuando se pretende superar la infidelidad y restablecer la relación. Si a pesar de todo sientes te sientes desorientado(a) y no sabes que hacer ante esta situación o simplemente te gustaría recibir la orientación y el apoyo de un profesional, es recomendable asistir a terapia psicológica.

Incluso, si ya has tomado una decisión como por ejemplo, perdonar a tu pareja y continuar con la relación, ambos pueden acudir a terapia de pareja para que puedan ser orientados de manera profesional y vayan superando esta situación de la mejor manera posible.
En caso de haber decidido terminar la relación o que tu pareja haya decidido abandonarla, el asistir a terapia psicológica va a servirte de gran apoyo para que puedas superar el proceso de duelo que vas a comenzar debido a la separación.
Finalmente, como es evidente, la finalidad de la terapia en sí, será la de aumentar tu bienestar psicológico y emocional estando en la situación que te encuentres y que puedas también encontrar aquellas respuestas que aún no tienes claras debido a la confusión y al dolor que estás experimentando causado por la misma infidelidad y las emociones que ella conlleva.

¿Existen distintos tipos de depresión?

La depresión es un trastorno del estado de ánimo o afectivo que, en la mayoría de los pacientes, se presenta en fases. Esto significa que hay períodos de estado de ánimo normal que se alternan con episodios depresivos. A veces, además de aparecer episodios depresivos, aparecen episodios de manía que se caracterizan por euforia (un estado de ánimo elevado), hiperactividad, irritabilidad y agitación. En este caso, no se diagnostica una depresión unipolar, sino una depresión bipolar (episodio depresivo en el contexto de un trastorno afectivo bipolar).

1. Episodio depresivo
El tipo más común y típico de depresión es el episodio depresivo. Un episodio depresivo puede empezar rápidamente en algunos días o más lentamente durante unas semanas, y suele tener una duración de varias semanas o meses. Algunos de los síntomas depresivos deben de estar presentes de manera continua al menos durante 2 semanas para poder hablar de un episodio depresivo. La mayoría de las personas que experimentan un episodio depresivo, tendrán más episodios a lo largo de su vida (trastorno depresivo recurrente). Este riesgo de recurrencia puede reducirse con el tratamiento apropiado.

2. Trastorno depresivo recurrente
Cuando hay una recurrencia de un episodio depresivo, hablamos de trastorno depresivo recurrente.

3. Distimia
La distimia se caracteriza por sintomatología depresiva menos severa en comparación con la de un episodio depresivo o del trastorno depresivo recurrente. A pesar de esto, el trastorno se inicia normalmente en la adolescencia y es persistente, ya que los síntomas suelen durar desde al menos 2 años hasta décadas. Algunas personas con este trastorno, a veces sufren adicionalmente episodios depresivos. En estos casos donde aparece distimia + episodios depresivos, se diagnostica doble depresión.

4. Depresión Bipolar
El trastorno afectivo bipolar (trastorno maniaco-depresivo) es un trastorno severo. Es menos frecuente que los trastornos unipolares.
Existen dos formas diferenciadas: bipolar I y bipolar II.
Los pacientes con trastorno bipolar I sufren episodios tanto depresivos como maníacos. Los episodios maníacos pueden aparecer después de haber tenido diversos episodios depresivos, por lo que el diagnóstico inicial de depresión unipolar se debe cambiar a trastorno bipolar. Este cambio en el estado de ánimo puede ocurrir muy rápido (de la noche a la mañana) después de un episodio depresivo o después de meses o años de un estado de ánimo normal. Las fases maníacas se caracterizan por un estado de ánimo excesivamente elevado, conectado con hiperactividad, inquietud, irritabilidad, locuacidad y disminución de la necesidad de dormir.
La manía afecta al pensamiento, juicio y comportamiento social, causando problemas serios y dificultades. La práctica sexual indiscriminada e insegura, o las decisiones financieras imprudentes, son algunas de las conductas habituales de una fase de manía.
La mejor manera de describir esta “confusión emocional” alternante es “pasar de estar en la cima del mundo a estar en las profundidades de la desesperanza”.

Trastorno bipolar II. Si los síntomas maníacos son menos pronunciados y no provocan problemas psicosociales, no diagnosticamos un episodio maníaco, sino hipomaníaco. Algunas veces, los episodios hipomaníacos ocurren inmediatamente después de un episodio depresivo.

5. Depresión psicótica
Un tipo especial de depresión es la llamada depresión psicótica o delirante. La depresión psicótica se caracteriza por ideas o pensamientos falsos (delirios) y, a veces también por alucinaciones. Los delirios suelen estar centrados en sentimientos de culpa desproporcionados (por ejemplo, “sólo soy una carga para mi familia” o “he cometido un error terrible”), o centrados en un miedo exagerado de estar económicamente arruinados (delirio de pobreza), o centrados en el miedo exagerado de padecer una enfermedad severa e incurable (delirio hipocondríaco). Los delirios suelen estar presentes aunque haya evidencias de lo contrario (por ejemplo, disponer dinero suficiente). Los pacientes con depresión psicótica casi siempre necesitan ingresar en una unidad de psiquiatría debido a la severidad de este trastorno y al alto riesgo de suicidio. La depresión psicótica puede aparecer tanto en depresión unipolar como bipolar.
6 . Depresión atípica
Los pacientes con este tipo de depresión tienen los mismos síntomas depresivos que los pacientes con depresión típica, con dos excepciones: mientras que los pacientes con depresión típica experimentan una falta de apetito (a menudo seguida de una pérdida de peso) y dificultades para dormirse, los pacientes con depresión atípica muestran incremento del apetito y la ingestión de alimentos e incremento de la necesidad de dormir (hipersomnolencia). Este tipo de depresión puede ocurrir tanto en la depresión unipolar como en la bipolar.
7. Trastorno Afectivo Estacional
Los pacientes con trastorno depresivo estacional (SAD, por sus siglas en inglés), muestran los síntomas atípicos descritos en la depresión atípica y, además, los sufren solamente durante una cierta estación del año, en la mayoría de los casos otoño o invierno. Normalmente, cuando las fases depresivas acaban, la persona suele volver a su estado anímico y funcionamiento normal.

La infidelidad es una de las situaciones más difíciles por las que una pareja puede atravesar. Cuando la pareja es infiel, se rompe totalmente el pacto de exclusividad que se tenía con el otro y por supuesto el respeto que existía en la relación. En el caso de la infidelidad emocional, es un sentimiento que no se encuentra concretado y que aparece incluso sin que nos demos cuenta al frecuentar demasiado a otra persona externa a la pareja ya sea por cuestiones de trabajo, porque ya se tenía anteriormente una amistad con esa persona, etc.

En este artículo : señales de infidelidad emocional, vamos a darte a conocer algunas claves para que puedas detectar si tu pareja te está siendo infiel emocionalmente, algunas de estas señales te sorprenderán.

6 señales para detectar una infidelidad emocional
Existen 2 tipos de infidelidad, la infidelidad sexual, que se produce cuando la pareja tiene una aventura amorosa por una noche o de manera esporádica en donde no existen sentimientos involucrados de por medio y la infidelidad emocional. La infidelidad emocional aparece cuando se genera una conexión especial con otra persona que no es la pareja, en donde no hay contacto sexual.

A continuación te daremos a conocer cuales son las señales de infidelidad emocional que puede estar emitiendo tu pareja si te es infiel emocionalmente:

Nombra constantemente a la otra persona. Notas que se la pasa hablando acerca del otro(a) de manera constante. Puede ser que se la pase contando todo lo que han vivido, lo que les ocurre recientemente, que haga comparaciones contigo, etc.
Te llama por su nombre. Es habitual que sin querer se confunda y te llame por el nombre de la persona en cuestión.
Habla mucho con él(ella). Notas que se la pasa hablando mucho tiempo con su compañero(a) o amigo(a), que le cuenta todo lo que le ocurre y deja de contarte las cosas a ti.
Aumento o disminución de las relaciones sexuales. Puede ser que de la noche a la mañana tu pareja sienta el deseo de tener muchas más relaciones sexuales contigo de lo que lo hacían habitualmente debido a que proyecta la atracción física y el deseo que siente por la otra persona hacia ti. También puede ocurrir todo lo contrario y que derrepente el deseo sexual hacia ti haya casi desaparecido.
Está más distante. Otra señal es que tu pareja se comporte de manera distante contigo. Cuando una persona se porta distante con nosotros, a veces no es necesario que diga o incluso que haga algo, simplemente se siente y se percibe que hay algo diferente en él(ella).
No se interesa por ti. Notas que ahora te demuestra muy poco interés y no es porque esté teniendo algún tipo de problema o atravesando una situación difícil, simplemente pareciera que le da igual lo que ocurra o no contigo y a veces sientes que, directamente, tu novio no te hace caso.
Señales de infidelidad emocional – 6 señales para detectar una infidelidad emocional

Infidelidad emocional: cómo superarla
A pesar de que la infidelidad emocional es una de las situaciones más dolorosas por las que se puede atravesar, siempre hay maneras de sobrellevarla y de que finalmente esta situación no termine con nuestra autoestima y amor propio. A continuación te mencionamos algunas claves para que superas lograrlo.

Habla con tu pareja. Propón a tu pareja que se sienten un día a hablar de lo que sucede, explícale que es lo que percibes con su manera de actuar, la forma en la que ha cambiado contigo y como te está haciendo sentir esa situación. Evita reclamos y no recurras nunca a la violencia, por el contrario, dile de manera asertiva y sincera como te sientes en estos momentos y pídele que te de una explicación. Finalmente lleguen a una conclusión y determinen cual sería la mejor solución.
Hacer un esfuerzo. Si finalmente han decidido superar la infidelidad y continuar con la relación y cortar de raíz la relación de tu pareja con la otra persona, es necesario que no solo él(ella) haga un esfuerzo por recuperar la relación y renovarse. Ambos tienen que poner de su parte para darle una buena segunda oportunidad a la relación y hacerla crecer.
Señales de infidelidad emocional – Infidelidad emocional: cómo superarla

Terapia psicológica para superar la infidelidad emocional
En la mayoría de las ocasiones no es fácil recuperarse de una infidelidad emocional, sobre todo cuando existe un profundo amor hacia la pareja. No es fácil aceptar que esto puede estar ocurriendo, incluso puede no serlo para la persona que está siendo infiel emocionalmente. Por lo que cuando han intentado salir adelante a pesar de ello y no se logra o cuando finalmente la pareja ha decidido terminar la relación y el dolor es demasiado profundo, siempre es recomendable recibir atención psicológica.

Terapia de pareja para la infidelidad emocional en el matrimonio
El objetivo que tendría en este caso la terapia psicológica es en el caso de que se decida recuperar la relación, superar esa herida que se le ha dejado a la persona víctima de infidelidad, mejorar la perspectiva tan destructiva que se tenía acerca de lo sucedido, que ambas partes puedan hacer las pases de manera sana y sincera y brindarles herramientas para que puedan hacer crecer su relación. En el caso de que se haya producido una ruptura, se ayudaría a la persona afectada a que logre nuevamente rehacer su vida, superando así la depresión por infidelidad. Se trabaja con su autoestima y amor propio y finalmente se logra que el dolor de la ruptura le permita salir adelante y vaya con el tiempo disminuyendo.

No existe una única manera de vivir una infidelidad, cada persona experimenta su propia respuesta en una situación de este tipo. Sin embargo, existe una circunstancia posible en un momento de desencanto: aquellas personas que conocen la infidelidad de sus parejas pueden sentir cómo esta actitud se traduce en un daño hacia la autoestima. Por ello, en un momento en el que muchas personas se enfocan en el propio amor de pareja, en relación con la decisión que quieren tomar después de una infidelidad, conviene cambiar el giro de la atención para cuidar el amor propio.

¿Cómo recuperar la autoestima después de una infidelidad? En este artículo, te daremos las principales claves para subir tu autoestima y seguridad

Cómo recuperar mi autoestima y ser feliz
Superar una infidelidad utilizando AMP
5 Frases para recuperar la autoestima después de una infidelidad
Cómo recuperar mi autoestima y ser feliz
¿Cómo sentirte mejor después de pasar por una situación de este tipo?

1. No dejes que esto determine tu vida para siempre
Este es un suceso puntual que ha ocurrido en tu biografía. Sin embargo, no es tan importante el hecho en sí como tu forma de interpretarlo. Si lo magnificas, haces que el dolor se multiplique hasta el punto de recordarte todos los días eso que ha pasado. Por el contrario, si intentas ponerlo en el contexto de toda una vida, entonces, la dimensión de esta situación es más relativa. Tu vida no se reduce a esta secuencia. Por tanto, toma la decisión libre y consciente de adoptar una actitud positiva en momentos difíciles como este.

2. Tú no eres responsable de la decisión de tu pareja
Si tu pareja te ha sido infiel, esto es algo que trasciende a tu propio campo de influencia. Se trata de su decisión. Por tanto, no asumas una responsabilidad que no te corresponde. Incluso aunque la relación no pasara por un buen momento, la infidelidad no es una consecuencia que se produce a modo de causa y efecto a partir de este punto.

3. Comprométete con tu propia vida
Si el compromiso es la clave de la confianza en una relación de pareja, el compromsio también es el factor determinante en el vínculo de amistad que estableces contigo. No dejes que nada distraiga tu atención de aquello que es urgente: comprométete con tu vida y con tu presente. Para ello, cuídate a nivel físico y mental.

4. No estás solo
El desamor puede producir una percepción de soledad, sin embargo, puedes encontrar fuentes de apoyo incondicional en amigos y familiares. Esta experiencia de compañía puede ir más allá del plano de las relaciones sociales. Por ejemplo, un libro, una película, un lugar, una frase de amor de un autor célebre, una fotografía, pueden ser píldoras de esperanza en este momento.

5. Emprende un nuevo proyecto personal o profesional
La tendencia de mirar hacia el pasado puede ser recurrente para aquella persona que ha sufrido una infidelidad y esta circunstancia ha afectado a su autoestima. Por el contrario, para romper con esta tendencia de mirar al pasado es recomendable poner la atención en el presente y en el futuro próximo. Rompe el guión previsible de días en los que el recuerdo de aquel momento vuelve a tu mente, por medio de la implicación en una nueva meta que te ilusione de algún modo. Esta es una buena ocasión para abrir la puerta de una nueva experiencia.

Cómo recuperar la autoestima después de una infidelidad – Cómo recuperar mi autoestima y ser feliz

Superar una infidelidad utilizando AMP
La AMP (actitud mental positiva) es una técnica en psicología que consiste en cambiar el foco de pensamientos y creencias para recuperar la autoestima después de una infidelidad. Si el modo en el que interpretas la realidad puede condicionarte en una situación de este tipo es porque tus creencias pueden definir la realidad más que la realidad misma.

¿Qué creencias conviene revisar en una situación así? – ¡Cambia tu perspectiva!
Llegas a la conclusión de que tu pareja nunca te ha querido de verdad. El dolor motivado por una herida de este tipo puede ser tan intenso que algunas personas concluyen que este hecho tiene la capacidad de borrar cualquier tipo de gesto de amor previo.
Es imposible superar una infidelidad. No existe una única línea de actuación después de vivir un episodio de este tipo. Sin embargo, aunque muchas parejas rompen su relación tras la desconfianza que queda en la base de este vínculo, otras consiguen darse una segunda oportunidad y pueden superar una infidelidad y seguir con su pareja.
Sentimiento de inferioridad. Una persona puede compararse con quien su pareja le ha sido infiel. En esta comparación, se infravalora a sí misma dejando que ese hecho defina su valor integral.
Sentimiento de culpabilidad. Al propio dolor del desamor, algunas personas suman la carga de la culpa porque tienen esta rumiación mental después de pasar por un episodio que ha roto su expectativas.
Cómo recuperar la autoestima después de una infidelidad – Superar una infidelidad utilizando AMP

5 Frases para recuperar la autoestima después de una infidelidad
Nadie es responsable de tu infelicidad si tú no le concedes este poder por iniciativa propia.
La visión de la infidelidad puede cambiar si observas este episodio desde el aprendizaje que conecta con el deseo de quererte más a ti mismo.
Que tu pareja te haya sido infiel no es excusa para que tú también seas infiel contigo al no darte la importancia que mereces en tu propia vida.
Incluso en este momento, sigues siendo protagonista del cuento de la vida. Solo tienes que comportarte como tal en lugar de adoptar el papel de un personaje secundario.
Eres una persona especial, al margen de lo que ha ocurrido.

En toda relación de pareja hay elementos que le permiten crecer y otros que la devalúan. De la proporción entre ambos podemos predecir el futuro de la misma.

¿Cuáles son las señales de alarma en una relación?
Fundamentalmente son cuatro los soldados que atacan la relación:

la crítica/queja
el desprecio
la actitud defensiva
la actitud evasiva
Sabemos que las parejas felices constituyen un predictor de salud importante:

Una pareja infeliz aumenta un 35% las probabilidades de caer enfermo, incluso de acortar en 4 años la vida. Una relación de pareja infeliz constituye un factor estresante que nos agota física y mentalmente. Y el estrés prolongado, como está demostrado, disminuye nuestra capacidad inmunológica. A diferencia, las parejas felices presentan una capacidad inmunológica mucho más elevada y por consiguiente menos propensión a la enfermedad.

Acompañando a estos cuatro jinetes, observamos cuatro escenarios en los que aparecen:

Consideración de los problemas de pareja como ”muy graves” y sin solución
Hablar es “inútil”, ya no merece la pena
Cada miembro de la pareja lleva vidas por separado dentro del núcleo familiar
Sentimiento de soledad

Es frecuente que en estos escenarios aparezca un co-protagonista: una tercera persona. Es importante destacar que no suele ser la causa, sino la consecuencia. Habitualmente se suele responsabilizar a esta tercera persona del fracaso de la relación, cuando en realidad es la consecuencia de una relación moribunda y agonizante.

Entonces ¿Ya no hay solución cuando se llega a este punto? Si la pareja quiere hacer un (último) esfuerzo hay esperanza. Focalizar bien el esfuerzo para no “hacerlo en vano” es esencial.

¿Dónde poner el punto de mira? ¿En las discusiones? ¿En la forma de hablar? Si bien es importante saber hablar bien y discutir “inteligentemente” no es el punto clave. La clave radica en elevar la cantidad de momentos positivos vividos en pareja. Fomentar y aumentar al máximo exponente aquellos momentos en los que no se discute.

Además, es necesario trabajar para recuperar la relación y consolidar cada paso avanzado. Cerrar la brecha requiere esfuerzo.

El siguiente paso es trabajar para recuperar el cariño y la admiración hacia la otra persona. A veces es suficiente con recordar aquello que tiempo atrás sentimos. Sin embargo otras veces cuando la indiferencia y el desprecio han consolidado su espacio en la relación, es necesario trabajar con técnicas que nos permitan desenterrar lo que ha quedado enterrado.

Tanto si decidís recibir ayuda profesional como si no, siempre podéis arrancar el motor del cambio con estas seis claves que os ayudarán a combatir las etapas de crisis de pareja:

1- Proporción 5 a 1: las parejas felices tienen cinco interacciones positivas por cada interacción negativa.

2- Hablar: al finalizar el día, habla con tu pareja de aquello que te pasó durante la jornada, comparte el momento como si hablaras con un amigo/a, no para “desahogar” tus malos momentos con tu pareja. Presta atención a lo que tu pareja te cuenta

3- Celebra: haz una fiesta de todo lo bueno que le sucede a tu pareja. Muestra alegría a las noticias positivas de tu pareja.

4- Tomar decisiones en común: ¿Quién toma las decisiones en la pareja? Conversar y tomar decisiones en presencia del otro, conversando. La comunicación y el nivel de confianza aumenta.

5- Evoca recuerdos cómicos, chistosos: ser capaz de rememorar momentos graciosos o cómicos es positivo para la relación, si bien tienes que tener cuidado con el tipo de humor que empleas, puedes encontrar el efecto indeseado…

6- Disfrutar del sexo: el sexo no es lo único que incrementa la satisfacción y felicidad en la pareja, existen otros aspectos más relevantes. No obstante, las parejas que están insatisfechas con sus relaciones sexuales se muestran insatisfechos en su relación.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la depresión?
La depresión es una enfermedad que afecta a la mente y al cuerpo, produciendo cambios a nivel del sueño, el apetito y la percepción que tenemos de nosotros mismos y el mundo en general. La depresión no es una señal de debilidad ni tampoco es una elección personal. La depresión va más allá del sufrimiento normal: si estás deprimido tendrás algunos signos y síntomas que pueden durar semanas o incluso meses y años si no se sigue el tratamiento adecuado.

Algunos signos y síntomas frecuentes en la depresión son:

Tristeza, ansiedad o sentimiento de vacío persistentes
Pérdida de interés en actividades que antes producían placer, incluyendo la actividad sexual
Fatiga o pérdida de energía
Pérdida de apetito (pérdida de peso) o aumento del apetito (aumento del peso)
Problemas para dormir, insomnio, problemas para mantener el sueño o dormir demasiado
Pérdida de la expresión emocional (emociones aplanadas)
Sentimiento de desesperanza, pesimismo, culpa o inutilidad
Retraimiento social
Problemas para concentrarse, recordar o tomar decisiones
Irritabilidad
Problemas físicos persistentes como jaquecas o cefaleas, problemas digestivos, dolor crónico, que no responden al tratamiento
Pensamientos o ideación suicida, intentos de suicidio o auto-lesiones.
La depresión suele acompañarse de ansiedad y de dificultades en las relaciones familiares, amistades y a nivel laboral.
Algunos síntomas son más comunes en los niños (problemas de conducta), adolescentes (irritabilidad), o personas mayores (retraimiento, apatía o ideas delirantes). La depresión incluye también procesos biológicos y los síntomas físicos son frecuentes.

Síntomas físicos asociados a la depresión:

Sensación de tensión interna
Reducción del apetito y pérdida de peso
Pérdida de interés sexual
Cefaleas/Jaquecas
Mareos
Dolor de espalda
Problemas para respirar
Problemas de corazón
Problemas gastrointestinales
Dolor abdominal
En ocasiones, las personas que tienen depresión suelen reconocer primero algunos de estos síntomas físicos. Sin embargo, muchas veces estos síntomas no son reconocidos y relacionados con la depresión. Además, las molestias físicas (por ejemplo: dolores de espalda), previos a la depresión, es normal que se agudicen durante un episodio depresivo.

A pesar de que los síntomas físicos están presentes en, aproximadamente dos tercios de los casos de depresión, a veces puede ser difícil para el médico de atención primaria establecer esta relación. Comenta esto con tu médico.

Los síntomas de ansiedad también son muy frecuentes en la depresión y pueden expresarse a nivel físico como una opresión en el pecho, falta de aire, nauseas o sensación de mareo.


Contacto

Ayuda 100% confidencial, profesional y con calidez humana.
Lic. Miguel Ángel Pla
Correo: direccion@miguelpla.com
Teléfonos:
Consultorio (81) 8143-0123
en Monterrey N.L.
Esquina Ave Sertoma y Ave la Clínica Hospital San Lucas
Segundo Piso Consultorio 202
Entrada por Ave Sertoma, frente al estacionamiento del Hospital San José

Para su mayor comodidad tenemos dos opciónes de consulta:
Consulta Presencial y Consulta Telefónica

Nombre
Correo
Teléfono
Mensaje

Su mensaje fue enviado exitosamente.
Error! Por favor revise los campos.
MIGUEL PLA PSICOTERAPUETA © DERECHOS RESERVADOS 2014