HomofobiaHomosexualidadLesbianismo

Las autoridades sanitarias y de derechos humanos del mundo han propuesto que se dedique un día a hacer conciencia sobre la homofobia y sobre la homosexualidad. La homosexualidad es aquella orientación sexual que tiene una interacción y atracción sexual, romántica, afectiva, sentimental, etcétera hacia el mismo sexo.

En 1991 el Dr. Simon Levay hizo un estudio donde mostraba que el hipotálamo en el cerebro de muchos homosexuales era diferente uno de los núcleos, el INAH3, tanto en los sujetos que eran lesbianas, homosexuales y en los heterosexuales, esto dio pie, y fue el inicio de una serie de investigaciones, donde, finalmente, se demostró que los homosexuales son seres diferentes y no es estrictamente una enfermedad,  y entonces, esta historia de quererlos cambiar, se vino por tierra. La tensión de curar una orientación diferente, desapareció, y lo que se empezó a hacer fue una educación de la comunidad, de los padres, de la sociedad y de ellos mismos para aceptar la condición.

Los sujetos homosexuales tienden a pasar por diferentes momentos para poderse reconocer como tales, al principio lo saben solamente ellos, empiezan a decirlo a otros y finalmente logran tener una relación de tipo homosexual y vivir en esa realidad.

Esta etapa que pasan lo seres que tienen esta identidad también tienden a pasar un proceso que va al corazón de sus padres y es cuando un muchacho les dice que es homosexual, estos tienen un shock psicológico junto con toda la familia y viene un estado de negación, se dicen que no puede ser y enseguida viene un rechazo que llamamos homofobia y después, con el tiempo, empiezan a tolerar al sujeto. Lo aceptan y, finalmente, en el último momento, es cuando aceptan de corazón esa conducta.

Los temores que los padres tienen con los muchachos y mujeres homosexuales, es precisamente ese, que sean rechazados, como ellos mismos han rechazado a sus hijos, piensan que la sociedad los va a utilizar, tienen temor que sean discriminados en sus escuelas, que sean maltratados en su trabajo, que sean posibles portadores de una enfermedad que los lleve a la muerte, como el SIDA, tienen miedo que ellos sean promiscuos, tienen miedo también que al no reproducirse tengan problemas al final de sus vidas y se queden solos, todas esas son situaciones míticas que a la vez son reales.

La homosexualidad llamada “de closet” es quizá uno de los problemas más serios porque los muchachos tienen temor a conversarlo y decirlo a la gente, y tienen un enorme sufrimiento y estos sí tendrán una enfermedad, pero no por ser homosexuales, si no, por su conducta de ocultamiento; serán tímidos, tienen miedo a ser expuestos. Antiguamente trataban de emparejarse heterosexualmente para ocultar su condición homosexual, por fortuna esto es cada vez menos frecuente a medida que hay mayor educación al respecto.

Los padres se sienten culpables, se juzgan diciendo: “¿yo que hice para que mi hijo fuera homosexual?” Quiero decirles a los padres que no son culpables,  ni responsables de esta situación; en la misma familia donde nacen homosexuales, también nacen heterosexuales y por supuesto no tienen estrictamente nada que ver con la educación de los padres.

La tolerancia es una situación importante, para eso tenemos que hacer estas conversaciones, estas pláticas en la televisión, en YouTube, etcétera, para que la gente tenga una aceptación social y podamos integrar  laboral, social y sobre todo afectivamente dentro de nuestro corazón a estas personas.

La homofobia es terrible, puesto que crea un sentimiento negativo, frecuentemente, recae en situaciones de agresión hacia los homosexuales, bisexuales y los sujetos transgénero esta es una situación prejuiciosa igual que el racismo, igual que una condición de rechazo que hay de marginación, hay grupos que son diferentes como lo que ha habido con los negros, con los judíos, con lo que hay actualmente con las poblaciones hispanas en Estados Unidos. Es lo mismo, hay un rechazo impulsivo, casi digamos, inconsciente, de los grupos en base a esto, que es grave.

Una de las causas principales de la homofobia son las religiones que de alguna manera son promotoras al decir que esto es una ofensa a Dios, que por supuesto es falsa. Hay reiterado rechazo de las familias, por ejemplo en México, 4 de cada 10 personas rechazan a las personas que son homosexuales. Esta agresión de marginar, molestar y rechazar a las personas homosexuales llega con frecuencia al asesinato y sabemos que incluso en países como Irán, Arabia Saudita, Sudán y Yemen, lo ven como un delito e incluso existe la pena de muerte para estas personas.

Si desea más información le invito a que acuda a una sesión de terapia. Envíe un correo electrónico a la cuenta: direccion@psicoterapiamp.com o un mensaje al número (811) 5165494

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario