Celotipiasentimiento de inseguridadSin categoría

Los celos son generalmente normales, todos los padecemos, es un sentimiento universal. Surgen cuando tenemos temor de perder a aquella persona que amamos y de la cual tenemos dependencia.
Hay diferentes tipos de celos, hay celos hacia las amistades. Los niños pequeños tienen celos de sus hermanos que acaban de nacer porque su madre los desplaza en su atención, el esposo también tiene celos a veces de ese pequeño porque también está siendo menos atendido que en el pasado, también se tiene celos cuando nuestra compañera o compañero tiene demasiado apego a su familia paterna y visita mucho a los suegros, etc. Obviamente, también tenemos enorme sentimiento de inseguridad cuando nos enfrentamos a las relaciones afectivas que en el pasado tuvo nuestra pareja como los ex novios o ex novias.
El sentimiento de amenaza de saber que puedo perder al ser que yo amo, o que tengo la sospecha de que ella o él me va a dejar me hace estar expectante, incluso hasta de una mirada o una conducta de mi pareja, que me está diciendo que puedo estar siendo traicionado y eso produce un sentimiento de tristeza porque estoy perdiendo aquello y tengo por supuesto un sentimiento importante de desconfianza.
¿Cuáles son las características del celoso? Existen sujetos que dentro de su forma de ser tienen un rango de personalidad que los lleva permanentemente a ser celosos y tienen una grave tendencia al control del otro, son desconfiados, tienden a ser impulsivos, a pensar muy rápidamente y no pensar adecuadamente y a actuar demasiado pronto, son sujetos que son demasiado inseguros, con poca capacidad, se comparan con otros y generalmente tienen un sentimiento de dolor al sentirse que no son igual de competentes que otras personas y por supuesto, tienen miedo a ser celados.
El mecanismo de los celos necesita de dos personas alguien que cele y alguien que sea celado. ¿Cómo es esa persona que es celada? Generalmente, es una persona que sufre de ese control de esa persona agresiva que está permanentemente exigiéndole fidelidad, entonces, aceptan el control del celoso y empiezan aceptar a vestir como ellos desean; el celoso le puede imputar que ella mira hacia cierto lugar y que no debe hacerlo, por ejemplo, cuando se va a un restaurante o cuando están en una reunión social, entonces, la mujer empieza aislarse, empieza a no ver hasta cierto sitio, empieza a vestirse de una manera demasiado recatada a grado a veces, que les obligan a no ver a sus amigos, a no ver a su familia y terminar enclaustradas por temor de que aquel celoso se ponga agresivo sea violento con ellas y ese es preámbulo de la violencia doméstica y en ocasiones, también, de homicidios.
Los celos patológicos incluyen una distorsión de la percepción, el celoso observa y mira cosas que no existen, ellos ven intenciones en los gestos, en las miradas, en la forma de vestir, etcétera, de tal manera que están permanentemente agrediendo al otro diciendo que el otro es el que está provocándole esa condición al ser demasiado coqueto, al hablar por teléfono, al meterse al internet, al sentirse abandonado, etcétera, y se forma un circulo que son los celos. El control de una persona es aceptado por otra y acepta también la limitación de su libertad; el sujeto celoso no se satisface con esas limitaciones y quiere más, empieza a agredir infundadamente sobre sentimientos de infidelidad y termina con violencia doméstica y en ocasiones con homicidios. Sin embargo, los celos tienen un lado positivo, gracias a ellos uno va con su pareja buscando cuales son los límites de la relación y uno empieza a saber cuándo puede hacer ciertas cosas y cuándo no para no agredir y para no hacer sufrir o llorar a nuestro compañero. Muchas veces la terapia en pareja o la terapia conductual ayuda mucho para que se conozcan más como pareja, sobre todo porque los sentimientos son ocultos, son interiores en sujetos que no se atreven a mencionarlos porque tienen vergüenza de sentirlos, puesto que son infundados.
Al momento que la pareja empieza a conocer que su compañero o compañera tiene estos sentimientos de insuficiencia e inseguridad, se debe de platicar y actuar antes que se vuelva un problema para la pareja. Sin embargo, con mucha frecuencia, el sentimiento de celos es destructivo y ahora tenemos también a la tecnología metida en este mecanismo, con el internet, con los teléfonos celulares, con los mensajes que sorprenden diciendo recaditos de una persona a otra y esto por supuesto, trae un sentimiento enorme de desconfianza, de violencia, deseos de vengarse y destrucción de muchas parejas. Se calcula que uno de cada tres conflictos entre las parejas se debe precisamente a desconfianza y celos.
La psicoterapia en los celos normales es importante, puesto que va a permitir que esta experiencia dolorosa sea algo que haga crecer a la pareja, que la haga superar esa condición de tal manera que tengan una mejor comunicación y en el futuro tengan una mejor relación.
Si usted está pasando por alguna situación como se menciona en el artículo, no espere más, haga una cita enviando un correo a la cuenta direccion@psicoterapiamp.com o un mensaje al número (811) 516-5494

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario