BASURA EMOCIONALRELACIONES TÓXICAS

Desasiéndonos de la basura emocional

Así como la forma correcta de deshacernos de los residuos que se producen en el hogar es depositándolos en los distintos contenedores para su adecuado desecho, reciclado o proceso; las basuras emocionales deben seguir también un proceso.
La basura emocional es todo residuo toxico que queda de una incorrecta gestión(administración) emocional o de la ausencia de ésta
Algunas de estas basuras son las quejas, rencor, resentimiento, mal humor, desgano, desánimo, rumores, juicios negativos, furia, rabia, menosprecio, cinismo, etc.
Te imaginas ¿Qué pasaría si a diario en lugar de depositar los residuos que se generan en tu casa en su lugar correcto, las llevas a una habitación, las acumulas, y cierras bien la puerta?.

¿Qué ocurriría? empezaría a oler mal toda la casa, la vida sería imposible tanto para quienes ahí habitan como para los vecinos! ¡que tontería hacerlo! La basura se descompone, seguro se quejarían. Por sentido común, esto no sucede, las ponemos en contenedores.
Pero, con nuestras basuras emocionales, ¿Qué hacemos? No somos conscientes de que cuando nuestro interior está contaminado, el mal olor también sale y molesta a nuestros vecinos. No nos damos cuenta de su existencia, las negamos, las ocultamos, dejamos que se pudran sin deshacernos de ellas, permitimos que contaminen nuestra “casa interior”. Por higiene emocional, también debemos deshacernos de esas basuras emocionales.

En la vida, a veces nos sentimos atrapadas por situaciones externas: una mala relación de la que no sabemos cómo salir, un jefe tirano, unos padres demasiado exigentes, amistades complicadas…

Son relaciones y situaciones que están fuera de nosotros, que nos complican la vida, nos estimulan a mejorar para poder sobrellevarlas y resolverlas, forman parte de los baches del camino de la vida.

POR QUÉ ERES ESCLAVA DE TUS EMOCIONES
Pero lo que realmente nos atrapa y nos tiraniza está en nuestro interior. Para conseguir bienestar, serenidad, paz dentro de una misma, es fundamental hacer un ejercicio sincero y honesto.

Las 4 emociones que afectan a tu forma de comer

El objetivo es identificar las emociones negativas que te tienen tiranizada. Para que te hagas consciente de tu mayor enemigo no está fuera, sino dentro de ti, y son esas emociones negativas que no permiten que alcances tu libertad interior. Porque si te sientes libre interiormente, nada te podrá esclavizar.
Para liberarnos del miedo, los celos, la inseguridad, el orgullo, la falta de autoestima o la rabia debemos mirar hacia dentro, en lugar de malgastar el tiempo analizando o criticando a los demás.

Cómo eliminar la basura emocional

Es tarea importante para tener limpia nuestra “casa” emocional. Como podemos deshacernos de esta basura?
Esta es la tarea de la ecología emocional, gestionar adecuadamente todo lo que hay en nuestro interior. Las emociones mueven energías, tenemos que dejar que fluyan, permitir que la energía se libere, se exprese y no quede atrapada.

CÓMO LIBRARSE DEL PATRÓN NEGATIVO
¿Cómo podemos hacerlo? Te daré algunas claves muy útiles que te pueden funcionar:

Evita las situaciones que te producen emociones negativas, sé práctica y no te metas en la boca del lobo.
Es importante vigilar los pensamientos y sentimientos, y detectar cuándo te has quedado encallada en uno de ellos.
Identificar la situación que te genera negatividad te ayudará a resolverla

Cuando no hayas podido evitar que lo anterior te suceda, procura tomar consciencia de qué es lo que ha hecho sentirte así, es decir identifica el problema o la situación que te lleva a desarrollar sentimientos o emociones negativas.

Apunta en un papel en qué momento del día ha ocurrido y qué lo ha desencadenado.
Cuando lo identifiques, mira el problema de forma más relativa, sin tomártelo tan en serio, para que no ejerza sobre ti ese dominio tan fuerte y apremiante, pues de lo contrario puede crearse un círculo vicioso alrededor de ese pensamiento que consumirá toda tu energía, te dejará agotada y encima no habrás resuelto nada

Tanto el hecho de acumular basura como el de soltarla indiscriminadamente para aliviar la tensión, son conductas irresponsables y poco inteligentes.

Los residuos emocionales deben eliminarse sin contaminar el medio relacional, esto es sin intoxicar a los demás.
Usando como filtro las siguientes características, podremos realizar una gestión adecuada de nuestras emociones:

LA PRUDENCIA es el valor de saber cuándo hacer y decir las cosas para que salgan bien.
El valor de la prudencia, es el que nos permite saber cuándo es momento de algo, momento de actuar, de hablar, de caminar o de parar.
Una persona prudente, es la que cuida sus palabras y acciones para no hacer algo mal, es la que toma en cuenta que todo tiene su instante para producirse.

EL AUTO CONTROL EMOCIONAL es la capacidad que -si no se posee, se puede desarrollar- nos permite controlar nuestras emociones y evita que éstas nos controlen a nosotros y anulen la posibilidad de elegir lo que queremos sentir en cada momento de nuestra vida. Nosotros somos los actores o hacedores de nuestra vida ya que de las pequeñas y grandes elecciones depende nuestra existencia; tenemos la importante posibilidad de ser felices o no, a pesar de los acontecimientos externos.

LA SENSIBILIDAD es la propensión natural del ser humano a dejarse llevar de los afectos de la ternura y la compasión. Ser sensible a las necesidades emocionales de los otros es una característica de personalidad positiva, en la medida que permite identificarse con los sentimientos ajenos y tener una vinculación profunda con las otras personas.

EMPATIA es la capacidad que tiene el ser humano para conectarse a otra persona y responder adecuadamente a las necesidades del otro, a compartir sus sentimientos, e ideas de tal manera que logra que el otro se siente muy bien consigo mismo.
Puedes actuar de forma impulsiva, herir utilizando a los demás como “contenedor de tu basura emocional”, puesto que tienes libertad. Pero si tu forma de actuar es responsable y gestionas tus emociones caóticas y les das una salida no violenta, estarás haciendo una adecuada gestión emocional para deshacerte con responsabilidad de esa tóxica basura emocional.
Si bien no somos responsables de lo que sentimos, sí somos responsables de lo que hacemos con ello.

¿Qué decides: crear o destruir?
Te recuerdo que la Ecología Emocional nos propone ser personas CAPA, esto es: creativas, amorosas, pacíficas y autónomas.

Así como la temperatura de la tierra se calienta, también se eleva la temperatura de nuestras emociones, provocando calentamiento emocional global.
El calentamiento emocional global es producto de la contaminación emocional crónica.
Estamos en presencia de un calentamiento emocional global, cuando existe aumento en los siguiente síntomas:

– Agresiones verbales: gritos, ofensas, insultos, groserías, burlas
– Agresiones físicas: golpes, patadas, manotazos, puñetazos, empujones
– Agresiones psíquicas y morales: humillar, difamar, calumniar, criticar destructivamente, menospreciar
– Ansiedad exacerbada: fobias, manías, agorafobia, claustrofobia, angustia, depresión.
– Enfermedades físicas: cáncer, diabetes, enfermedades del corazón y otras.
Para prevenir un calentamiento emocional global, es necesario limpiar nuestro clima emocional, haciendo uso de energías limpias y renovables, y evitando desprender gases emocionalmente contaminantes, como quejas, rumores, insultos, juicios de valor y menosprecios, que aumentarán la temperatura emocional e impactarán directamente en el clima de todos.

¿Qué son las energías limpias y renovables?

Las emociones mueven energías afectivas dirigidas a la acción. La palabra emoción, viene del latín “moveré” que significa mover; por ejemplo cuando sentimos alegría queremos acercarnos a las personas, cuando tenemos miedo tendemos a huir.
Cada vez que nos movemos por alegría, amor, esperanza, confianza, generosidad, estamos utilizando energías limpias y renovables.

Cuando nos movemos a partir del miedo, obligación, resentimiento, hipocresías o por interés, utilizamos energía contaminante y tóxica. Este tipo de energía nos enfermará física y emocionalmente, afectando también a nuestras relaciones.

Reflexionemos, ¿nos movemos por energía limpia y ecológica? O ¿por energía contaminada y tóxica?
Gestionar nuestras emociones es una de las mejores estrategias para equilibrar el clima emocional global; invirtiendo tiempo y voluntad, mejoraremos como personas, y cambiando desde lo individual, sanaremos nuestro entorno.
En nuestro día a día, lanzamos al medio ambiente gran cantidad de productos contaminantes (quejas, victimismo, lamentos, juicios, agresiones) que no procesamos correctamente.
Son fruto de nuestra incompetencia para gestionar nuestras emociones caóticas (celos, envidia, miedo).
Nuestra realidad es un reflejo de cómo vivimos y sentimos, por eso el mundo sufre tanto. Tenemos que asumir la responsabilidad de autogestionar y dedicar un rato cada día a nuestra higiene emocional. Toda emoción tiene un impacto en el mundo exterior, y depende de cada uno de nosotros comprometerse a gestionarla de forma sostenible, esto es mantenernos equilibrados interna y externamente.

“Si cada día nos arreglamos el pelo, ¿por qué no hacemos lo mismo con el corazón?” Mahatma Gandhi
Cuenta el periodista Sidney Harris que un día acompañó a un amigo a buscar el periódico a su quiosco habitual. Su amigo saludó amablemente al quiosquero, le pidió el periódico. El hombre se lo dio de mala manera, gruñendo. Su amigo, no obstante, le dio las gracias y le deseó un buen fin de semana. Al marchar, Sidney le dijo a su amigo:
– Dime una cosa, ¿este hombre es siempre tan mal educado?
– Si –respondió su amigo- suele comportarse habitualmente así.
-Entonces, ¿por qué eres tan amable con una persona así?
– Muy sencillo, porque no quiero que sea él quien decida cómo me debo comportar yo.
Si el amigo de Sidney hubiera respondido con más contaminación emocional al quiosquero, generaría el fenómeno del calentamiento emocional global.Este relato ilustra el modo de afrontar la contaminación emocional de otras personas y cómo la decisión de protegernos de sus emisiones esta en cada uno de nosotros.

TÉCNICAS PARA «LLAMAR» AL POSITIVISMO
Si seguimos por el camino de torturarnos con los mismos pensamientos, nos convertimos en víctimas de nuestro propio «rollo mental» y dejamos de ser creativas, de vivir el instante y de conectar con nuestro potencial. O sea, dejamos de brillar, y eso no es lo que queremos, ¿verdad?

Ser positivo ayuda a estar sano… pero sin pasarse

Cada vez que te sobrevenga un pensamiento o una emoción negativa vas a intentar dejarlos pasar, de manera que poco a poco irán perdiendo intensidad y podrás valorar mejor lo que te conviene, e incluso tomar decisiones para cambiar algún aspecto de tu vida. Al principio es difícil, pues estamos habituadas a un modo de pensar y de sentir y llevamos años tiranizadas por nuestras tendencias emocionales y creencias.
Y una clave importante: siempre debes estar atenta a tus palabras. Procura usarlas de manera constructiva y positiva, tanto para lo que dices sobre ti como sobre los demás y sobre los fenómenos que te rodean.
LIBÉRATE DE LAS CARGAS
Todo esto podemos aplicarlo también a los conflictos emocionales que arrastramos del pasado.

Soltar los resentimientos, los miedos, las tristezas o las culpas del pasado ayuda mucho a vivir con plenitud.

Por el contrario, si no lo hacemos se van agravando a medida que envejecemos y nos llevan a la rigidez, al agarrotamiento y a la enfermedad, porque la juventud no es sólo la ausencia de enfermedad, sino también la ausencia de ese esfuerzo agotador de arrastrar las cargas del pasado.

¿Te pasan? Las 5 «trampas» que te tiende tu cerebro

Nos podemos ir de este mundo mañana mismo, y es mejor hacerlo sin dejar asuntos pendientes con nadie. Este pensamiento es muy liberador, porque los rencores y los problemas encerrados son grandes pesos y nos dificultan conseguir la libertad y la paz interior que anhelamos.
Así que cerremos los temas, hablemos con quien tengamos que hablar y hagámoslo con el corazón en la mano y el perdón y la humildad en la mente.

GANA CONFIANZA
Esta sensación interna que empieza a emerger cuando somos más libres, cuando somos más nosotras, surge en forma de una mirada más abierta hacia la vida, como si todo fuera más cercano, como si distinguiéramos menos entre el mundo y yo.

La confianza hace que miremos el mundo de otra forma y logremos disfrutar y comprender mejor

Es como si de manera natural compartiéramos más las alegrías y las penas de los demás. No se trata de ir por ahí sonriendo y abriéndole los brazos a todo el mundo (eso es muy naif), sino de una sensación que se produce espontáneamente cuando retiramos la «basurita emocional» y sin darnos cuenta empezamos a estar en el mundo de otra forma, sin juzgar tanto, compartiendo más y con más confianza, menos sometidas a la dualidad del me gusta/no me gusta.

SER FELIZ ES ACEPTARSE UNO MISMO
Sentirnos felices con lo que tenemos y aprender a agradecer incluso las dificultades que nos hacen mejorar, es una de las claves para vivir en paz.
Vivir alineada con una misma, satisfaciendo las necesidades de nuestra esencia, es fuente de salud y de bienestar interno, y no hacerlo es fuente de enfermedad y malestar. De hecho, muchas enfermedades se desarrollan justamente por negar lo que somos.

ALIMENTA TU CUERPO DE FORMA ADECUADA
Tu cuerpo y tus emociones están interrelacionadas, ¡nunca lo olvides! Cuanto más limpio comes, más limpias serán tus emociones.

Lo que comes afecta directamente a la salud de tu sistema nervioso, y de él depende tu capacidad para reaccionar frente a las circunstancias de la vida.
Una alimentación rica en nutrientes y limpia para tu organismo, es fuente de tranqulidad interna.
Si alimentas tu cuerpo de forma equilibrada y balanceada, estarás ayudando a fomentar las cualidades que hay en ti y los pensamientos positivos, y estás ayudando a la vez a estar alerta para expulsar toda la basura emocional que haya y que quiera aparecer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario