Ideas ObsesivasTOCTrastorno Obsesivo Compulsivo

El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) es un problema muy frecuente de observar. Se calcula que cuando menos el 4% de los alumnos de la secundaria lo padecen.

Tiene dos síntomas que son las obsesiones y las compulsiones. La idea obsesiva, repetida e  involuntaria sin el consentimiento del paciente es la obsesión, en la forma ideativa. Y el acto compulsivo, la orden de llevar a cabo cierto de tipo de manifestaciones como lavarse las manos o cerrar las puertas lo llamamos: el acto compulsivo.

Este aparece en la voluntad del paciente, tiende a ser como una preocupación irracional y frecuentemente se va a repetir.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes del TOC?

  • Ideas de contaminación (creer que los gérmenes están en toda partes
  • Agresión
  • Ideales sexuales sobre su propio comportamiento
  • Simetría y exactitud
  • Limpieza o lavado
  • Revisión

Se ha demostrado que la actividad cerebral en estos sujetos es diferente. Al comparar un cerebro normal con un cerebro obsesivo, observamos una alteración metabólica muy importante en la región pre frontal y en los ganglios basales. Esto nos lleva a la conclusión de que el espectro obsesivo tiene otras conductas que son repetitivas y que no pueden ser evitadas como:

  • Tics
  • Síndrome Tourette
  • Trastorno dismórfico (feos imaginarios)
  • Tricotilomanía (se sacan el cabello)
  • Juego patológico
  • Bulimia y anorexia

Ejemplos de obsesiones son el miedo a gérmenes, a ser heridos o herir a otros, y pensamientos perturbadores religiosos o sexuales. Ejemplos de compulsiones son contar o limpiar cosas, lavarse el cuerpo o partes de éste repetidas veces, ordenar las cosas de un modo en particular, y/o verificar todo una y otra vez.

Las personas con Trastorno Obsesivo Compulsivo tienen estos pensamientos y llevan a cabo estos rituales por lo menos una hora la mayoría de los días y a menudo por más tiempo. La razón por la que el Trastorno Obsesivo Compulsivo interfiere con sus vidas es que ellos no pueden detener estos pensamientos o rituales, de tal modo que, por ejemplo, en ocasiones faltan a la escuela, el trabajo, o reuniones con amigos.

¿Cuándo empieza el Trastorno Obsesivo Compulsivo TOC?

Para muchos, el Trastorno Obsesivo Compulsivo comienza durante la niñez o adolescencia. La mayoría de las personas son diagnosticadas alrededor de los 19 años de edad. Los síntomas del TOC pueden aparecer y desaparecer y mejorar o empeorar en diferentes momentos.

Causas del Trastorno Obsesivo Compulsivo TOC

El Trastorno Obsesivo Compulsivo a veces viene de familia, por causas genéticas, pero nadie sabe con seguridad por qué algunas personas lo tienen mientras que otras no. Cuando las sustancias químicas del cerebro no están en un cierto nivel, pueden hacer que una persona tenga Trastorno Obsesivo Compulsivo. Los medicamentos a menudo ayudan a que estas sustancias químicas se mantengan en los niveles correctos.

Pronóstico

  • Dos de cada tres mejora
  • Uno de cada tres tiene una respuesta parcial
  • Requieren altas dosis de ISR’s

El tratamiento es la combinación de farmacología y psicoterapia. Un 5% a 10% de casos son extremadamente graves y resistentes a los anteriores tratamientos. En estos casos puede estar indicada la neurocirugía y/o la estimulación cerebral profunda.

Aunque los niños y adolescentes con trastorno obsesivo compulsivo representan un grupo heterogéneo con una amplia gama de manifestaciones clínicas tanto en el inicio como en el curso de la enfermedad, siempre se ha aceptado que los criterios diagnósticos son similares a los de los adultos. El tratamiento en estos casos es una combinación de farmacología y terapia de conducta.

Manifestaciones clínicas del TOC: Ideas Obsesivas

El síntoma básico del trastorno obsesivo compulsivo son las ideas obsesivas que se caracterizan por su carácter insólito, intruso y parásito, así como por su capacidad de producir malestar y displacer. Son ideas reiterativas, persistentes, y el paciente las reconoce como propias y, por tanto, tiene consciencia de enfermedad. El enfermo se resiste al fenómeno que le genera ansiedad e interfiere en las diferentes actividades de su vida. Esta interferencia es variable, por cuanto algunos pacientes están totalmente afectados y otros conservan cierta adaptación a algunas esferas de su vida (trabajo, etc.).

Las ideas obsesivas pueden manifestarse en forma de impulsos obsesivos (agresivos o sexuales), que en ocasiones surgen en el seno de una idea de contraste (p.ej. el religioso que tiene pensamientos de agresión en lugares sacros); imágenes y representaciones obsesivas (p.ej. no poder desprenderse de la visión horrible de una película); temores obsesivos, ligados generalmente a miedo a la contaminación de gérmenes, a contraer enfermedades o a padecer distorsiones en la imagen del cuerpo (dismorfofobia); ideas obsesivas en torno a temas variados, y dudas que generan las comprobaciones, que se comentan en el apartado de rituales. De hecho, el fenómeno de la duda fue considerado tan importante en siglo XIX que a esta patología los franceses la denominaron folie de doute (locura de la duda).

Manifestaciones clínicas del TOC: Rituales

El segundo síntoma básico del trastorno obsesivo compulsivo son las compulsiones o rituales. Sólo el 15% de estos pacientes tienen pensamientos obsesivos pero no rituales. Las compulsiones se definen como acciones estereotipadas y repetitivas, no placenteras ni útiles, que el enfermo realiza para prevenir que ocurra algún hecho objetivamente muy improbable. Van dirigidos a conjurar que el paciente o alguien querido sufra daño. Suelen producir resistencia, pues el paciente es consciente de su absurdidad e interferencia con la vida cotidiana.

Estadísticamente, las acciones compulsivas del TOC más frecuentes son las comprobaciones, secundarias a dudas obsesivas (p.ej. comprobar reiteradamente si la luz o el gas están bien cerrados) y los rituales de limpieza, que pueden durar horas, secundarios a los temores de contaminación. Ordenar cosas innecesariamente, no pisar la encrucijada de las baldosas, andar tres pasos y retroceder uno, tocar los vértices de los muebles son, entre otros, acciones compulsivas rituales dirigidos a prevenir catástrofes y amenazas que proceden de los pensamientos obsesivos.

Tratamiento del Trastorno Obsesivo Compulsivo TOC

Antes de la década del 1960 los tratamientos del trastorno obsesivo compulsivo eran muy variados y poco específicos. Ansiolíticos, antidepresivos de todo tipo, antipsicóticos, psicoanálisis, alucinógenos y cirugía se utilizaban con resultados variados y discutibles. Sin embargo, desde 1967 el trastorno obsesivo compulsivo se trata con clomipramina, y en los últimos diez años se han añadido nuevos fármacos antidepresivos que actúan sobre la inhibición de la recaptación de serotonina u otros. La eficacia se sitúa alrededor del 50-60% de los casos. Así mismo, creemos importante combinar el tratamiento farmacológico con terapia de conducta (exposición in vivo con prevención de respuesta), cuyo umbral de mejorías combinado está en torno al 60%.

Los casos muy resistentes e invalidantes se pueden tratar con psicocirugía, hoy en día muy perfeccionada y con un grado de mejoría de alrededor del 40-50%, una cifra esperanzadora si se tiene en cuenta que el estado de los pacientes que llegan a la psicocirugía es grave o muy grave, y ya han probado previamente todos los tratamientos adecuados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario